El Capitán Trueno nº 2

Capitán-Trueno-nº-2Precedido por las mismas palabras del guionista Víctor Mora que ya mostramos en el análisis del primer volumen, en este nuevo tomo de El Capitán Trueno, llevado a cabo por Signo Editores, se recoge el segundo medio centenar de cuadernillos apaisados de doce páginas, que van desde la aventura ‘¡En poder de Hirochi!‘, hasta ‘¡Takunga!‘. Al igual que sucedía con las cincuenta historietas narradas en el volumen anterior, su cadencia era semanal y costaba 1,25 pesetas. Hasta el número 56, titulado ‘¡¡Acosados!!‘, los cuadernillos pertenecen a la colección Dan. No obstante, a partir de la siguiente aventura: ‘¡El barco fantasma!‘, las tiras de que narran las hazañas del Capitán Trueno pasaron a formar parte del sello: ‘Super Aventuras: Revista para jóvenes

El autor continúa haciendo uso de la fórmula de acabar casi todas las aventuras en un punto de gran peligro para los protagonistas, con la intención de que los lectores de la época no se desenganchasen de la colección. Dada la longevidad con la que contaron las tiras, parece que la artimaña surtía el efecto deseado.

el-barco-fantasma

Las historietas arrancan justo a continuación de como quedaron los protagonistas en el volumen anterior, en el cementerio flotante al que les arribó el Mar de los Sargazos. A partir de ahí, dan comienzo una serie de apasionantes aventuras contra enemigos formidables y monstruos espeluznantes que, en ocasiones, llegan a superar en calidad a las del primer tomo. Sin embargo, el punto fuerte del libro lo constituye el personaje de Sigrid, quien, por fin, pasa a ocupar su puesto, junto a Goliath y Crispín, entre los aliados incondicionales del Capitán Trueno. Muchos datos relevantes salen a la luz en el volumen, pero cabe destacar el origen de la joven, ya que su padre no es el pirata Ragnar, sino un rey llamado Thorwald, que llevaba años fallecido a causa del ataque de unos salvajes (aunque esta información no coge desprevenidos a los lectores de tomo, ya que ese dato se daba a conocer en uno de los artículos del volumen anterior). A partir de ese instante, todos los esfuerzos del Capitán Trueno y sus amigos llevan como objetivo llegar al antiguo reino de Thorwald y encontrar el tesoro que los padres de Sigrid ocultaron allí.

Como curiosidad, cabe destacar la importante labor que cumplen los compañeros de aventuras del protagonista, que no se comportan como simples secundarios que no sabrían dar un paso sin una orden de su jefe. Un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar en la historieta titulada ‘¡Los caníbales!‘, aventura completamente protagonizada por Crispín y Goliath, sin que el Capitán Trueno haga acto de presencia en todo el cuadernillo, lo cual no hace peligrar en ningún momento la calidad argumental.

los-caníbales

Como complementos, el volumen cuenta con las mismas características que el anterior: una sobrecubierta con doble solapa, un folleto suelto y dos artículos escritos por Antoni Giral. A continuación, realizo un análisis del contenido de cada uno:

-El primero (situado antes de las historietas) se llama ‘En formato “historiascopio”‘ y nos habla de los diferentes estilos de publicación que existían en aquella época, prestando especial atención al que da título este artículo, el cual consistía en dos medias páginas horizontales, cada una de un tebeo diferente, como imitación del sistema audiovisual utilizado en el CinemaScope, en las que, además, se hacía uso del bitono: mezcla de dos tintas de imprenta (normalmente, el negro y el magenta) que daban una tonalidad especial a los ejemplares.

-‘Un largo periplo continental‘ es el titulo del segundo artículo (situado entre las historietas seis y siete), que se centra, principalmente en Sigrid, a quien ya tuvimos ocasión de disfrutar, aunque brevemente, en el tomo anterior, sin ahondar en la profundidad que el personaje merece. También aquí se da explicación al grito ‘¡Santiago y cierra España!‘, que aparece en varias ocasiones en las aventuras del Capitán Trueno, con el que se invocaba al patrón de nuestro país, a la par que se hacía alusión a las embestidas del ejército contra el enemigo.

Como en el caso anterior, el volumen continua ofreciendo una fiel reproducción de la edición de la colección original (inclusive la publicidad de la época y el característico tinte de tono azulado de las últimas viñetas de cada aventura). Por lo tanto, los aspectos negativos del tomo (que, como ya explicamos anteriormente residen en mostrar una lectura densa, debida a la presentación sobrecargada de las páginas, y la poca manejabilidad del tomo, a causa de su tamaño), siguen estando patentes. Afortunadamente, el estupendo trabajo de los autores logra hacer perdonar estos defectos.

Este tomo está editado en formato de lujo, con tapa dura, en blanco y negro (aunque incluye el color en las portadas interiores y en las imágenes integradas en los artículos), con un tamaño de 31×25 centímetros y con un total de 320 páginas. La colección al completo está a la venta por 1350 euros.

Víctor Mora, nacido en Barcelona, en 1931, logró la fama con exitosos cuadernos, tales como ‘El Capitán Trueno‘ (con los dibujos de Ambrós) y ‘El Jabato’ (con Francisco Darnís en la labor artística), ambas en 1956. También creó varios personajes para la Editorial Bruguera, entre los que podemos destacar ‘El sheriff King’ y ‘El Corsario de Hierro’. Es el autor literario de personajes que han traspasado nuestra frontera, como es el caso de ‘Sunday’ (junto a Víctor de la Fuente, en 1968) o ‘Dani Futuro’ (con Carlos Giménez, en 1969). Como novelista, tratando temas de reminiscencia social y política, ha escrito obras como ‘Els plàtans de Barcelona’ (en 1966), ‘Paris Flash-Back’ (en 1968) o ‘El tramvía blau’ (1984).

Miguel Ambrosio, más conocido como Ambrós, (nacido en Albuixech, municipio valenciano, en 1912, y fallecido en Barcelona, en 1992) comenzó a demostrar su valía como dibujante en  1947, gracias al cuaderno de ‘El Jinete Fantasma’ (escrito por Federico Amorós). Dado su estilo dinámico, limpio y bien dotado para las escenas de acción, en 1956 fue considerado la elección perfecta para encargarse de dibujar ‘El Capitán Trueno‘. En 1964, cuando llevaba cuatro años apartado de las viñetas, decidió regresar y colaborar con editoriales como Bruguera o Valenciana. En 197o, volvió a trabajar con Víctor Mora como dibujante de ‘El Corsario de Hierro’, aventuras que podían leerse en el semanario ‘Mortadelo’.

Beamount (nacido en Calahorra, municipio de Logroño, en 1922, y fallecido en Barcelona en 1994) empezó como colaborador en revistas como ‘Florita’ o ‘Merche’, a finales de la década de los cuarenta. Ya en 1957, durante tres años, entintó los lápices de Ambrós, tanto en la propia colección de ‘El Capitán Trueno‘ como en las apariciones del personaje en ‘Pulgarcito’.

[review]

El Capitán Trueno, adalid de la justicia, liberador del yugo de quienes profesan la esclavitud y desinteresado caballero andante, es uno de los personajes más populares de la historieta española.

Concebido por Víctor Mora y Ambrós en 1956, sus aventuras fueron publicadas ininterrumpidamente hasta 1968, para ser retomadas posteriormente y continuadas hoy en día, cuando el personaje permanece vivo en manos de otros autores y se ha convertido en protagonista de un largometraje.

Esta exclusiva colección, recoge una selección de sus mejores historietas, publicadas  por vez primera en estricto orden cronológico de aparición. Escritas por Víctor Mora, aparecieron tanto en el cuaderno ‘El Capitán Trueno‘ como en la revista ‘El Capitán Trueno Extra’, así como en otros títulos. Entre ellas, destaca la presencia de todas las entregas dibujadas por Ambrós, su creador gráfico, así como diversas aventuras ilustradas por, entre otros, Ángel Pardo y Fuentes Man. 

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!