El Videoclub: Parque Jurásico I, II y III

Parque-Jurásico

Hay cosas que nunca pasan de moda, aunque lleven más de 65 millones de años extinguidas. Por supuesto, me estoy refiriendo a los dinosaurios, que fueron revitalizados en la gran  pantalla gracias a Steven Spielberg, los cuales logran hacer pasar un buen rato a los amantes del cine de aventuras con la saga de ‘Jurassic Park‘ (o ‘Parque Jurásico‘).

En este artículo haré un repaso a la trilogía original que tanto nos ha hecho disfrutar a costa de las dificultades de los protagonistas del film para sobrevivir:

1. Parque Jurásico:

Parque-Jurásico-I

Todo empezó en 1993, cuando Steven Spielberg, en colaboración con un grupo de paleontólogos de diversos museos de India, Sudáfrica e Inglaterra, se basó en la novela homónima de Michael Critchton, escrita en 1990, para sumergirnos en un mundo en que el hombre y el dinosaurio, dos especies que nunca han coexistido, se ven obligadas a una nada cordial convivencia en la que sólo se asegura la supervivencia del más apto.

El film está protagonizado por Sam Neill (que interpreta al doctor Alan Grant) y Laura Dern (como la doctora Ellie Sattler). Junto a ellos cabe destacar a Jeff Goldblum (que da vida al doctor Ian Malcolm), Richard Attenborough (que encarna a John Hammond), Martín Ferrero (que se mete en la piel de Donald Genaro), Wayne Knight (que hace el papel de Dennis Nerdy) y los niños Ariana Richards y Joseph Mazzello (que interpretan a los hermanos Lex y Tim Murphy, respectivamente). Como dato curioso, cabe resaltar el rol secundario de Samuel L. Jackson (como el ingeniero Ray Arnold).

La acción transcurre en la isla Nublar, situada cerca de Costa Rica, donde John Hammond, gracias al ADN de dinosaurio extraído de mosquitos fosilizados, ha creado una área temática en la que el hombre podrá contemplar en vivo cómo eran los seres que poblaban la Tierra antes de que fueran extinguidos en el proceso evolutivo del planeta, a la que ha dado el nombre de Parque Jurásico. Para comprobar la efectividad de la zona, John Hammod decide invitar a una visita inaugural a los paleontólogos Alan Grant y Ellie Sattler, al matemático Ian Malcolm, al abogado de los inversores Donald Genaro y a sus propios sobrinos, Lex y Tim Murphy.

Al principio todo parece ir de maravilla. Sin embargo, las cosas comienzan a complicarse cuando Dennis Nerdy, programador del parque que había sido sobornado por una empresa rival para robar embriones de dinosaurios, desconecta algunos sistemas de seguridad para poder escapar con su botín. Por desgracia, eso también supone que las verjas dejan de estar electrificadas, lo que permite a los animales prehistóricos campar a sus anchas por todo el parque.

Como es de esperar, la crisis originada crea muchas bajas, como la del abogado Donald. Sin embargo, aunque los dinosaurios sean los que se coman a la gente, la verdadera responsabilidad recae, como suele suceder en la vida real, en la intervención de la mano humana: Dennis Nerdy, por sabotear las instalaciones (aunque acaba pagándolo con su propia vida, debido a una de las criaturas del parque), y el propio John Hammod por querer jugar a ser Dios y quebrantar las leyes de la naturaleza.

La película, de más de dos horas de duración, resultó un éxito de taquilla tan rotundo que  a nadie le extraño que la productora Amblim Entertaiment decidiera afrontar el riesgo de rodar dos entregas más.

2. El mundo perdido: Parque Jurásico II:

The_Lost_World_Jurassic_Park

Cuatro años después, Spielberg volvió a ponerse detrás la cámara para rodar la segunda parte de la saga, que también sobrepasa las dos horas de duración. En esta ocasión, el protagonismo recae en Jeff Goldblum (que vuelve a dar vida a Ian Malcolm) y Julianne Moore (que encarna a la doctora Sarah Harding). También cabe destacar a la pequeña Vanessa Lee Chester (que interpreta a Kelly Curtis) y Arliss Howard (que se mete en la piel de Peter Ludlow). Richard Attenborough, Ariana Richards y Joseph Mazzello tampoco pierden la ocasión de dejarse ver por el metraje (de nuevo como Hammond, Lex y Tim, respectivamente) aunque en papeles mucho más reducidos.

En esta película descubrimos que la localización de Parque Jurásico no es la única poblada de dinosaurios, ya que existe la denominada Zona B, situada en la isla de Sorna, que es el criadero de los animales prehistóricos. Sin embargo, sucede algo raro, ya que, al haber sido abandonado el proyecto, no debería quedar ninguna criatura superviviente. Por ello, Hammond decide enviar a un equipo de cuatro personas para investigar. Ian Malcolm es uno de los elegidos, pero no tiene ninguna intención de ir allí hasta que descubre que su amada Sarah Harding forma parte de la expedición y ya se encuentra en  la isla de Sorna.

Malcolm adelanta el viaje con la única intención de traer a su chica de vuelta (sin saber que Kelly Curtis, su hija adoptada se ha colado en el transporte del equipo como polizón). Sin embargo, todo parece ir de maravilla en la isla, hasta que llega un segundo grupo de hombres con la idea de capturar algunos dinosaurios y abrir un nuevo parque, esta vez en San Diego.

Un desastre similar al de la isla de Nublar, pero a mayor escala, tiene lugar en la Zona B. Sin embargo, Peter Ludlow, hombre manipulador que está detrás del nuevo proyecto, logra su objetivo de llevarse criaturas a la civilización, las cuales siembran el pánico al escaparse en la gran ciudad. Afortundadmente, Malcolm y Sarah logran idear un plan para volver a capturar a los animales y devolverlos a la isla de Sorna. No obstante, al igual que sucede en la precuela con Dennis Nerdy, Peter Ludlow también fallece víctima de su codicia.

Por desgracia, como sucede en muchos casos, la secuela no se encuentra a la altura de la película original y, de hecho, está considerada como la peor de la saga.

3. Parque Jurásico III:

Parque Jurásico 3No obstante, pese a que  la segunda parte no obtuvo el éxito esperado, en 2001 se estrenó la tercera entrega, esta vez con Joe Johnston en la silla del director. La película, que dura poco más de hora y media, retoma a Sam Neill (como el doctor Alan Grant), al que acompaña Alessandro Nivola (que encarna a su ayudante Billy Brennan). Completan el reparto principal William H. Macy, Téa Leoni (que interpretan al matrimonio formado por Paul y Amanda Kirby) y Trevor Morgan (que da vida a Erik, el hijo de la pareja).Como dato curioso, cabe destacar que Laura Dern también repite en su papel de la doctora Ellie Sattler, aunque se trata de una muy breve participación. A lo largo del metraje se hace mención a los personajes de John Hammond e Ian Malcolm, aunque no aparecen en todo el metraje.

Todo comienza cuando un hombre y un niño, tras sufrir un accidente mientras hacían paracaidismo, desaparecen en la zona donde se encuentra la isla de Sorna. Paul y Amanda, los padres del chaval desaparecido, contratan mediante engaños a Alan Grant para que lidere a un grupo formado por tres personas más con la intención de explora la isla y encontrar al pequeño. A pesar de su reticencia a volver a pisar un terreno poblado de dinosaurios, el paleontólogo, acompañado de su ayudante Billy, acaba inmerso en una nueva aventura jurásica.

Afortundamente, el niño es encontrado con vida (aunque no se puede decir lo mismo del hombre que lo acompañaba). Sin embargo, Alan, Billy, Paul, Amanda y el pequeño Erik son los únicos que logran salir con vida de allí, gracias, en parte, a la oportuna ayuda de la doctora Ellie Sattler que, sospechando lo sucedido, envía un equipo a rescatarlos.

Aunque la película es mucho más entretenida que su predecesora, resulta poco creíble que un niño pueda sobrevivir dos meses en una isla poblada de dinosaurios, mientras que estos acaban sin problema con adultos supuestamente preparados para casos de la misma índole. No obstante, a este film sí se le puede otorgar el mérito de ser el único en el que los ataques de los animales prehistóricos no responden a una situación provocada por la codicia humana, si no a su propia naturaleza. Es cierto que Billy roba unos huevos de velocirraptor de un nido y esa es la causa principal de que los bichos los persigan, pero es la necesidad de dinero para financiar los proyectos de Alan, y no la avaricia, lo que mueve al ayudante a llevar a cabo el hurto.

Ha habido que esperar hasta el 2015 para que el parque temático vuelva a abrir sus puertas. En esta ocasión, el título cambia a ‘Mundo Jurásico‘ y podemos leer la crítica realizada por nuestro compañero Fernando Castillo en este enlace. Por fortuna, las expectativas puestas en el proyecto han sido debidamente compensadas, ya que el éxito de taquilla resultante ha asegurado la secuela que se tenía previsto llevar a cabo. Esto deja patente que los dinosaurios jamás se extinguieron por completo y, mientras sigan estando en la mente de guionistas y directores, los espectadores podremos seguir disfrutando de ellos tanto en el cine como en la televisión. Y es que, con semejantes criaturas acechando en los lugares más insospechados, nadie está a salvo.

Jurassic World

[review]

¡No te vayas sin comentar!