‘Gazpacho agridulce: una autobiografía chino-andaluza’

Vivir entre dos culturas no es fácil pero eso no quita que se pueda sacar el humor de las situaciones cotidianas que esa situación crea. Eso es lo que debió pensar Quan Zhou Wu, una joven diseñadora gráfica de Algeciras nacida en el 89 en el seno de una familia china, propietarios de un restaurante. En el seno de una familia china y en un taxi camino al hospital, lo que marcaba el principio de una vida accidentada y llena de recuerdos hilarantes.

Gazpacho andaluz - Astiberri - Quan Zhou Wu

En ‘Gazpacho agridulce: una autobiografía chino-andaluza’ Quan explica su vida como china y andaluza, sus aventuras con su tranquilo padre y su enérgica madre (a los que llama Papá y Mamá Zhou) una hermana mayor, otra menor y su hermano pequeño. La lengua usada en casa, tradiciones como el Ratoncito Pérez, el amor y la adolescencia y hasta el cortejo de sus padres en la China profunda son tratados con humor y cariño en esta autobiografía que repasada la vida de Quan desde su nacimiento accidentado hasta que se fue a Madrid a estudiar.

El estilo de dibujo de la autora es caricaturesco y colorido, a veces con aspecto un poco de boceto. Se centra bastante en los personajes y apenas en el paisaje y prioriza la expresividad sobre un acabado pulido. Hay detalles añadidos a nivel de lenguaje interno (como mantener una fuente diferente para el chino y el castellano o reproducir marcas y logos conocidos). Los rostros, con expresiones que recuerdan al  manga de humor, son capaces de transmitir muchísimo.

Gazpacho andaluz - Astiberri - Quan Zhou Wu

No es la primera vez que tengo la oportunidad de disfrutar de la obra de Quan Zhou Wu, cuyas tiras se siguen publicando en la edición online del periódico El País (en la sección “Migrados”), además de en el Tumblr de la autora. Quan tiene una manera desenfadada de entender temas complicados como la identidad y las expectativas familiares. No evita temas complicados como el racismo, los problemas derivados de la integración (mucho o muy poco, y según para quién), pero sí es cierto que habla de ello de una manera que creo que conecta al instante con todo tipo de público, puesto que escribe en un estilo de humor que funciona, más allá de la universalidad de las experiencias que explica. He de decir que quizás el estilo de la autora funciona mejor en forma de pequeñas tiras temáticas como las de El País que en una historia algo más continuada como la de este cómic que reseñamos hoy. Eso se percibe especialmente a nivel visual, las tiras dejan algo más de margen alrededor de los personajes, mientras que las páginas de ‘Gazpacho agridulce: una autobiografía chino-andaluza’ están algo cargadas, lo que dificulta al lector encontrar puntos de referencia. Con todo, esta obra se puede considerar de apoyo a las tiras, además de una posibilidad para la autora para explorar más allá en temas de composición y color.

Gazpacho andaluz - Astiberri - Quan Zhou Wu

En la obra de Quan Zhou Wu hay cierta nostalgia por la infancia y un humor más bien blanco. Hay también parte de los temas (cotidianidad pasada por el filtro del humor y cierta reticencia a acetar la tradición) que recuerdan a los que tratan otras autoras de su generación, como Agustina Guerrero, Pedrita Parker, Laura Pacheco, Moderna de Pueblo, el colectivo Caniculadas (cuya obra ‘Institutos’ reseñamos en LCDE) o Ana Oncina (autora de las populares aventuras de Croqueta y Empanadilla). Estas autoras están redefiniendo el panorama de la tira cómica en nuestro país, abriéndose a lectores a partir de fanzines, revistas, periódicos, suplementos y primeras publicaciones, siempre apoyadas de Internet y sus infinitas posibilidades de promoción.

Astiberri ofrece una cuidada edición de las que nos tiene malacostumbrados (si bien hay algún bocadillo recortado en el margen de la página) de este ‘Gazpacho agridulce: una autobiografía chino-andaluza’ de Quan Zhou Wu: papel grueso, tapa blanda pero generosas solapas y 136 páginas a todo color, por 14 €. El libro forma parte de la colección Sillón Orejero.

[review]

¿Qué estará pensando el camarero chino ese que mira tan fijamente? ¿Será verdad que no entienden español? ¿Estarán hablando de nosotros? ¿De veras nos quieren invadir? Estas y seguro que otras muchas preguntas más se formula uno cada vez que entra en algún negocio chino, cuestiones que no van a ser respondidas… nunca. Pero llega al fin este cómic con el que conocerás a los Zhou, una familia inmigrante de clase media que se instala en un pueblo andaluz a principios de los 90.

Las chicas Zhou hablan en Gazpacho agridulce de cómo es nacer y crecer en España siendo china y andaluza. Mamá Zhou describe, mientras, su sufrida historia de cómo es criar a niñas españolas de corazón que no paran de darle disgustos. Sobrada de desparpajo y un verbo entregado al humor, el tono cómico dominante no le impide a Quan abordar las amistades interraciales, la crisis de identidad, la perpetuación del apellido familiar, la tensión entre el binomio integración y la pervivencia de la cultura china, y sí, también el por qué hay tantos niños chinos en los comercios chinos.

Gazpacho agridulce se desarrolla enteramente en un pueblo andaluz y, por supuesto, en el restaurante chino que regenta Mama Zhou. Está dividido en capítulos a modo de menú del día del restaurante que la matriarca de la familia dirige: entrante: La infancia en el pueblo; primer plato: Adolescencia; tercer plato: Adiós al pueblo, y el postre de guinda: La historia de amor de los papás Zhou, en la China profunda de los años 80.

Gazpacho Agridulce

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!