‘Justicia auxiliar’, de Ann Leckie

Justicia Auxiliar‘, el libro que hoy reseño, es una de las obras de ciencia ficción que mas ha dado que hablar en los últimos años. Es la primera novela de Ann Leckie y ya se ha llevado más premios que autores con mucha más experiencia. Publicada originalmente en 2013, se llevó el Hugo, el Locus, el Nebula, el BSFA y el Arthur C. Clarke con pocos meses de diferencia (Si os interesa ver cómo funcionan, echadle un vistazo a esta guía). ¿Es ‘Justicia auxiliar’ tan buena novela? La respuesta corta es sí, aunque tiene defectos típicos de una primera novela. Vamos a analizarla.

justicia auxiliar ann leckie nova ediciones B

La honorable Breq se encuentra en una misión personal en un planeta helado, en busca de una herramienta para su venganza contra Anaander Mianaai, la Lord del Radch, un vasto imperio espacial. Antes de ser simplemente Breq, nuestra protagonista era la Justicia de Toren, una enorme nave espacial del Radch, con una IA compartida por miles de cuerpos, capaces de funcionar independientemente, pero que compartían recuerdos y conciencia. Tras un vil acto de traición, solo uno de los cuerpos de la antigua Justicia de Toren sigue en pie: Breq, que busca respuestas y sobre todo venganza.

El hecho de tener a una nave espacial como protagonista en primera persona de la novela no es exactamente una novedad en la ciencia ficción, pero la premisa de tener una enorme inteligencia artificial compartida por múltiples cuerpos resulta absolutamente fascinante. Es un concepto que cuesta de abarcar y que muy fácilmente hubiera podido resultar desastroso a nivel estilístico, pero en lugar de eso, el modo en que se nos cuentan las experiencias de Justicia de Toren como un conjunto y de Breq como parte de un todo resulta muy natural. Y el tema no se queda en un mero golpe de efecto, el concepto se aborda, se explora, se debate y forma parte esencial de la trama. El uso de auxiliares (los cuerpos muertos en los que se introduce la IA compartida de la nave) se considera una práctica de tiempos pasados, cruel y barbárica para algunos, para otros la parte práctica de tener una tripulación con un pensamiento único sigue siendo demasiado útil como para descartarse. A esto hay que sumarle el hecho de que la Lord del Radch, Anaander Mianaai, tiene miles de cuerpos con los que ejerce su liderazgo sobre el imperio.

justicia auxiliar ann leckie nova ediciones B 3

La cosa es que la creación del mundo no se acaba ahí, ni mucho menos. El enorme imperio galáctico del Radch está basado en el imperio romano en varios aspectos, como la asimilación de otras culturas, el clientelismo (parte importante de la novela) o la necesidad de expansión constante para mantenerse. El idioma de esta cultura no distingue entre sexos y usa el femenino para ambos sexos. Se parece a lo que Ursula K. Le Guin hizo con ‘La mano izquierda de la oscuridad’ con la diferencia de que en ‘Justicia auxiliar’ sí que habría sexos, pero no se los distinguiría, mientras que en la obra de Le Guin la cosa era un tanto más complicada. Este uso del lenguaje contribuye a crear cierto exotismo en torno al Radch, a imaginar una sociedad sexualmente ambigua y ajena, aunque en mi caso he tendido a simplificar y a pensar que todos los personajes del Radch eran mujeres.

Todo este enorme sirve de esqueleto para la trama de ‘Justicia auxiliar’, el aspecto de la novela que más altibajos tiene. La historia intercala al principio presente y pasado, la preparación de la venganza de Breq y la historia que llevó a la Justicia de Toren a su destrucción. En la primera mitad del libro, el lector recibe enormes vertidos de información a la vez que ve desarrollarse una historia clásica de un ‘thriller’ de venganza, todo sazonado con un mundo exquisitamente detallado y fascinante; pero a partir de cierto momento la narración pierde fuelle, el ritmo decae y caemos en unas 100 páginas de preparación para el final que no consiguen desarrollar bien la tensión acumulada. Aun así, el final cumple y crea un nuevo escenario ideal para su continuación, ‘Ancillary Sword’ (segunda parte de la trilogía que acabará con ‘Ancillary Mercy’). Algunos defectos típicos de una primera novela se han colado también en ‘Justicia auxiliar’, como personajes con motivaciones cambiantes o poco claras, ‘macguffins’, agujeros de trama o el ritmo inestable del que hablábamos, aunque son cosas que se pueden solucionar fácilmente y que seguramente estén superadas hasta cierto punto en la segunda parte de esta trilogía.

justicia auxiliar ann leckie nova ediciones B 2

El estilo de ‘Justicia auxiliar’, por otro lado, es uno de sus puntos fuertes. Es algo bastante sutil, pero ‘Justicia auxiliar’ está narrada en primera persona por parte de una inteligencia artificial y eso implica el uso de cierto tipo de lenguaje, muy analítico y objetivo, que se aprecia especialmente cuando se narra desde el punto de vista de la Justicia de Toren. Al mismo tiempo, vemos que Breq, al ser solo una parte de ese conjunto de IA, empieza a pensar y a hacer reflexiones en términos más humanos y menos racionales. Este cambio implica un trabajo metódico y deliberado de caracterización que me ha parecido muy interesante. También hay momentos un tanto más flojos, como ciertas conversaciones forzadas o escenas de acción un tanto confusas, pero de nuevo hay que recordar que es una primera novela.

La edición de Nova de ‘Justicia auxiliar’ es excelente. Contiene un total de 416 páginas por 20 €, en rústica con solapas. La portada es la misma que la de la edición original, bastante genérica pero mejor que el destrozo de la edición alemana, por ejemplo. La traducción de Victoria Morera es muy buena, ha conseguido dar coherencia a todo el conjunto de términos de la obra y ha sabido mantener el juego estilístico del original. Ha mantenido muy bien el delicado equilibrio entre la fidelidad al original y la fluidez de la prosa, con apenas algún gazapo mínimo. A nivel de corrección, el número de errores es desdeñable, aunque se aprecia un abuso de la coma que entorpece a veces la lectura. La presentación de Miquel Barceló es una gran puesta en situación.

En definitiva, ‘Justicia auxiliar’ es una ‘space opera’ magnífica que, aunque no transciende su propio género, sí que introduce una serie de elementos muy novedosos, muy trabajados y bien implementados que elevan a esta obra a la cumbre de la ciencia ficción moderna. Explorando los límites de su propia creación, Ann Leckie hace un gran trabajo especulativo sobre una enorme variedad de temas. ‘Justicia auxiliar’ es una novela muy ambiciosa, cuyos defectos de primera novela no ensombrecen un conjunto espectacular. Su autora ha demostrado un potencial abrumador con el que espero que siga sorprendiéndonos en sus próximas obras.

[review]

 LA DESLUMBRANTE ÓPERA PRIMA QUE HA GANADO TODOS LOS GRANDES PREMIOS DE LA CIENCIA FICCIÓN: HUGO, NEBULA, ARTHUR C. CLARKE, LOCUS Y BSFA.

En un planeta helado y remoto, una soldado llamada Breq se está acercando al cumplimiento de su misión. En el pasado, Breq era Justicia de Toren, una crucero de batalla colosal con una inteligencia artificial que conectaba a miles de soldados que servían al Radch, el imperio que había conquistado la galaxia. Ahora, un acto de traición la ha hecho pedazos y solo cuenta con un único y frágil cuerpo humano, numerosas preguntas sin responder y un ardiente deseo de venganza.

«Una novela poderosa.»

New York Times

«Emocionante y conmovedora.»

The Guardian

«Éxito asegurado, apasionante y con estilo.»

NPR Books

¡No te vayas sin comentar!