Legenderry: Una aventura Steampunk

¡Marchando una de portada1
¡Marchando una de portada1

Los héroes de Dynamite han vuelto, pero, desde luego, como nunca los habías visto antes. Esta editorial americana se ha convertido en el referente de nostálgicos y adictos al pulp, ya que su catálogo de personajes están extraídos, precisamente, de aquella época dorada de seriales de radio y novelillas de bolsillo. Nombres tan reconocibles como La Sombra, Avispón Verde, Spider o El Zorro se pasean por las propuestas de Dynamite, en un entrañable ejercicio de recuperación de todos esos héroes de antaño que hacían las delicias del público antes siquiera de que los cómics de superhéroes fuesen el referente cultural que son hoy en día.

Aparte de este plantel de estrellas de antaño, Dynamite se enriquece por cierto espíritu travieso, y no es extraño que practique juegos con los personajes para fabricar curisosos What If…? como el que nos ocupa hoy en día. Para la ocasión, los editores de Dynamite han encargado al laureado Bill Willingham un ejercicio de diversión imaginativa, en el que los héroes de la casa son transportados por la magia de la narración a un entorno muy diferente del que sirve de contexto para sus aventuras. Willingham arranca a estos caracteres de esencia pulp y los sitúa en un imposible mundo steampunk, en el que el famoso escritor plantea un curioso crossover en el que los personajes mantienen su cara más reconocible en un entorno completamente nuevo. Ya hemos visto como Dynamite daba la vuelta a Battlestar Galactica gracias también a una reconstrucción en clave steampunk, y a sus personajes clásicos (como alguno de los que aparece en Legenderry, pero en su versión moderna) se han visto las caras en el magnífico crossover que fue Masks.

A estas alturas, hablar del término steampunk es dar vueltas sobre un concepto por todos conocido, pero por si hay algún despistado, daremos unas pinceladas de los puntos fuertes que describen el género. Por simplificar, es una extraña mezcla de ciencia ficción y fantasía pura y dura, que describe una era victoriana hipertecnificada, llena de aparatos imposibles e inventos adelantados a su época respecto a nuestra historia real. Todavía no existe un uso generalizado de la electricidad, así que la fuente de energía principal es el vapor, así que, aunque estos mundos están llenos de cachibaches muy imaginativos, su diseño y funcionamiento son bastante anacrónicas. A estas alturas, el ambiente steampunk ha trascendido su origen literario, hijo gamberro de las obras de Julio Verne y H.G. Whells, y su influencia es reconocible en disciplinas que van desde el cómic, el arte, la moda, el cine (aunque todavía no hemos visto ninguna película con una ambientación steampunk pura y dura, me temo) o la arquitectura, e incluso iconos del noveno arte no han podido evitar las posibilidades de esta era victoriana alternativa. Como ejemplo, Alan Moore, que se metió de lleno en un mundo bastante influenciado por esta corriente en su magnífico La Liga de los Caballeros Extraordinarios (que, al parecer, tendrá nueva adaptación cinematográfica tras el desastre del primer intento. ¿En qué narices estaba pensando James Robinson para escribir tamaña bosta?).

Alguno de los protagonistas de la aventura
Alguno de los protagonistas de la aventura

Total, que a estas alturas no nos extraña encontrarnos en cualquier salón del cómic cosplayers adornados con extraños engranajes de relojería. El steampunk ha venido para quedarse y en Dynamite lo saben.

Will Willigham es otro de los factores de este libro del que sobran las palabras. Ha ganado todos los premiso habidos y por haber y tiene a sus pies a crítica y público gracias a su extensa (y maravillosa) Fábulas, un viaje al interior de las historias que puso patas arriba a la industria del entretenimiento. En esta colección, Willingham se descubría como un excelente malabarista narrativo, reconstruyendo con ingentes dosis de imaginación y elegancia los cuentos clásicos, para convertir los clichés y arquetipos de la tradición en personajes redondos y llenos de matices. Me declaro fan absoluto del mundo creado por Willingham, así que no dudé ni un segundo en agenciarme esta nueva aventura de este magnífico guionista con un montón de personajes a los que llevar a su terreno.

En Legenderry, Willingham inventa todo un mundo que no escapa de sus influencias estéticas del Londres victoriano o de las ciudades de la costa este estadounidense del mismo periodo histórico. Nos narra la búsqueda de la inocente y cándida Magna Spadarrosa, misteriosa mujer de nubloso pasado, en pos de su desaparecida hermana Sonja. Pero esta aventura no está exenta de peligros, ya que despiadados asesinos tienen intenciones bastante claras de poner fin a las investigaciones de Magna, superada por los acontecimientos. Pero la joven no estará sola, ya que contará con la ayuda de celebridades tan importantes como Vampirella, Flash Gordon o el Hombre Enmascarado, entre otros muchos valientes compañeros de batalla. A lo largo de estos siete números, Willingham nos descubre que la desaparición de Sonja es la primera pieza de una conspiración a nivel mundial, perpetrada por alguna de las mentes criminales más peligrosas del planeta unidas, empeñados en la dominación de las tierras de Legenderry.

El trabajo de Dávila con la página
El trabajo de Dávila con la página

Esta es la trama propuesta por Willingham, transformada en un divertimento en el que jugar con personajes reconocibles por todos. Es más, si no tienes ni idea de quién es quién, es una buena toma de contacto con este grupo de héroes, puesto que su esencia, salvo el cambio de contexto, no se ve muy alterada. Desde luego, es un punto ver como bestias pardas como Red Sonja o el Zorro comparten mandobles, porque en sus continuidades oficiales es algo bastante dificil de ver, teniendo en cuenta que sus aventuras están separadas por varios miles de años. Gracias a la magia del cómic, ahora esto es posible, además enmarcado en un mundo bastante curioso.

En el apartado artístico tenemos a Sergio Dávila, artista prácticamente desconocido que está dando sus primeros pasos en el mundo del cómic, aunque ya ha aportado su arte a trabajos de DC como Injustice: Gods among us, o colecciones regulares de Dynamite como Red Sonja, con la que se reencuentra en este trabajo. Desde luego, deja su impronta en la historia, y tiene momentos bastante buenos. Es capaz de trabajar de manera muy interesante la composición de página para resultados espectaculares, sobre todo cuando abre plano. Lo hace bastante a menudo, y eso da la impresión al lector de que estamos ante un dibujante al que no le importa correr riesgos, y eso se agradece. También es cierto que en ocasiones paga su osadía y el acabado final no es tan redondo como se espera, pero en general es un trabajo muy atractivo, con más alegrías que desengaños para el lector. Atentos a la evolución de este artista en el futuro próximo, porque dará que hablar. Otra muestra del talento que hay en España a nivel dibujantes, y que nos recuerda la tristeza de la inexistencia de una industria del cómic en condiciones en este país. Para que conozcáis mejor su trabajo más allá de este cómic, aquí os dejo el enlace a su blog personal.

Legendarry es muy divertido. Todo el mundo, me da la impresión, se lo pasa en grande con esta historia, que es un campo de juegos para que los autores hagan cosas que, de otra forma, no podrían ni plantearse. La propia dinámica de la colección invita a al ahora más para no perder la sensación de aventura y emoción continua, enmarcada en un mundo totalmente nuevo. El problema que veo a la colección es que se queda corta, por muchas razones.

La primea, su propia esencia de miniserie. No da para la exploración en condiciones de las posibilidades planteadas por Willingham, lo que nos lleva a momentos de lo que pudo ser y no fue. Por ejemplo, hablar de una tierra de los monstruos, colarte a Godzilla en una viñeta, y convertirlo en algo anecdótico y puntual es una canallada. Por suerte, parece que la colección ha funcionado bien, y ha propiciado la aparición de toda una línea basada en esta versión ucrónica de los personajes de Dynamite. Eso está bien, porque deja ganas de más.

Red Sonja estilo steampunk
Red Sonja estilo steampunk

Otra cosa que no me acaba de convencer es lo escaso de su contexto steampunk. Sí, está ahí, en los diseños, en la maquinaria y, sobre todo, en el increíble trabajo de vestuario de Dávila, pero Legenderry es más una narración pulp al uso que un despliegue de tecnología arcaica y disparatada. El tono es el adecuado, pero podría haber sido acentuado de una manera más clara por la propia historia de Willingham, centrado en que las cosas sucedan y sus personajes se alíen más que en la construcción adecuada del contexto.

¿Estropea esto la lectura de Legenderry? Para nada. Sigue siendo adictivo, muy divertido, algo gamberro y extrañamente elegante (sensación en la que el amigo Willingham es un auténtico experto), adornado todo por un trabajo a los lápices realmente atractivo. Los personajes son carisma puro, y Willingham sabe que esta clase de historias funciona el lector siente que no dejan de pasar cosas. Así que apuesta conseguida.

Bestias mutantes, clones asesinos, duelos a espada, dirigibles, selvas exóticas, perros mecánicos, artes marciales, ciborgs victorianos… ingredientes de sobra para una lectura que es diversión pura y dura.

Legenderry está editado en nuestro país por Aleta Ediciones, en un tomo único editado en rústica. Recopila los 7 números de la edición original USA, y se acompaña de todas las portadas de la colección a manos de autores como Joe Benitez, Alé Garza o Johnny Desjardins. 228 páginas a todo color que se traducen en un precio de venta al público de 19,95 euros.

[review]

¡TUS PERSONAJES FAVORITOS DE DYNAMITE COMO NUNCA LOS HABÍAS VISTO ANTES!

¡Bill Willingham, el autor ganador del premio Eisner por Fábulas, reimagina los personajes más icónicos de la escudería Dynamite con ayuda del español Sergio Dávila, en un espléndido y extenso universo steampunk! Una misteriosa mujer llamada Magna Spadarrosa recorre los muchos reinos de su mundo para encontrar a su hermana perdida, Sonja. Desde los glamurosos dirigibles a las ciudades mecánicas, pasando por junglas primordiales, Magna evita la persecución de extraños y crueles villanos, gracias a la ayuda de muchos valientes héroes.

¡Con la presencia de Red Sonja, Vampirella, Green Hornet, Kato, Flash Gordon, The Phantom, Silver Star, Capitán Victory, el Hombre de los Seis Millones de Dólares y el Zorro como nunca los habías visto antes!


Ver en Whakoom

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!