Los Minions: crítica

Los Minions: crítica
Los minions con un nuevo malote

Llega a nuestras pantallas veraniegas la esperada película de unos de los secundarios más famosos (y graciosos) del cine de animación: Los Minions.

Tras un par de divertidas y refrescantes películas en las que el protagonista era Gru, un villano (Gru mi villano faovorito en 2010 y Gru mi villano favorito 2 en 2013), los pequeños, amarillos y divertidos esbirros de Gru tienen su propio largometraje… y lo cierto es que no es lo que todos esperábamos.

Como ya hemos visto en varios de los tráilers que llevan tiempo circulando por la red, y que han avivado el interés por estas simpáticas criaturas, la película comienza contándonos cómo esta raza amarilla de esbirros llevan desde el principio de los tiempos buscando un villano al que seguir, obedecer, entretener y, en ocasiones, destrozar sin querer. Así pasaremos desde el origen de la vida hasta la Antártida, pasando por la época de los dinosaurios, la prehistoria, Egipto, la Edad Media (más o menos)…

Los Minions: crítica
Minions en busca de jefe

La cinta, dirigida por Kyle Balda (director de la también fallida Lorax) y Pierre Coffin (quien pone la voz a los minions en su versión original) y con guión de Brian Lynch (responsable de Hop o de El Gato con Botas), son 90 minutos de gags bien hilados en la trama principal, pero que no conquistan, no encantan al espectador como lo hacen en las dos películas anteriores.

Y es que estos petisos carambanales (huy, perdón) estos Minions funcionan muy bien como secundarios, con varios chistes y buenos golpes que salpiquen una historia que no es la suya… En cambio, su largometraje es una trama sosa y poco interesante (por previsible), que a pesar de estar bien dirigida en general no tiene la gracia que esperamos de ellos. Y es que, como muy bien saben los buenos humoristas, un chiste demasiado alargado dejar de tener gracia, y esto es esta película, varios gags (algunos muy buenos) pero que terminan aburriendo por ser siempre iguales: minions fuera de contexto y con el humor absurdo como bandera.

Pero existen más razones por las que esta película no es lo que la mayoría esperamos: lo divertido de los minions son, precisamente, ellos mismos. Durante buena parte de la película, donde asistimos a la clase de historia anteriormente citada. Y es esta primera parte tal vez la más divertida porque los minions son los absolutos protagonistas. De aquí pasamos a 1968 (Nixon, el movimiento hippie, los Beatles, etc) y nuestros queridos seres amarillos se adentran en la civilización humana (en busca de un jefe malvado a quien seguir y servir, claro). Es entonces cuando la película comienza a perder interés porque los supuestos protagonistas pierden su relevancia frente a la interrelación con seres humanos que no son tan divertidos como ellos. De hecho, los mejores momentos los tienen el resto de los minions en su búsqueda de Inglaterra.

Los Minions: crítica
Los Minions han encontrado a su villana: Scarlett Overkill

El mejor ejemplo de esta falta de gracia (humana) es la protagonista, Scarlett Overkill, con un magnífico diseño artístico pero carente de personalidad e interés. Poco a poco el espectáculo irá creciendo en magnitud, en espectacularidad, cuando lo que el espectador quiere es seguir a ras del suelo observando a los tiernos e ingenuos Minions, en vez de esas explosiones, persecuciones y luchas multitudinarias que sólo hacen que perdamos de vista a nuestros queridos protagonistas.

No es que le falte humor: los chistes son muchos y, como decía, bien hilados, pero sólo satisfacen al público infantil, a los más jóvenes, a pesar de tener ciertas bromas reservadas para los más mayores (los citados Beatles, Nixon, la broma sobre los astronautas en la luna….) pero que no dejan de ser unos breves destellos que, en una película con los minions como secundarios, habrían brillado mucho más intensamente. Aquí se limitan a hacernos sonreir y poco más.

El resultado es una película disfrutable para los más pequeños de la casa y poco más. Sin una trama realmente interesante y convincente, lo único que hace es que echemos de menos las películas de Gru. Aquí los minions (sobre todo en la segunda parte) son apartados en pro de una Scarlett Overkill desaprovechada, cuando deberían concentrarse en los personajes amarillos del título.

En fin, una película que comienza fuerte pero que va perdiendo fuelle según avanza, inexorablemente, y que tiene sus mejores momentos cuando los verdaderos protagonistas son los minions, y no los (co) protagonistas humanos.

La historia de LOS MINIONS se remonta al principio de los tiempos. Los Minions empezaron siendo organismos amarillos unicelulares que evolucionaron a través del tiempo, poniéndose siempre al servicio de los amos más despreciables. Ante su incapacidad para mantener a esos amos, los Minions acaban encontrándose solos y caen en una profunda depresión. Sin embargo, uno de ellos, llamado Kevin, tiene un plan.

Con una banda sonora confeccionada a partir de exitosos temas de los años sesenta, MINIONS está producida por Chris Meledandri y Janet Healy, de Illumination Entertainment, y dirigida por Pierre Coffin y Kyle Balda. El guión es de Brian Lynch.

Los Minions se estrenará en España el próximo día 3 de julio

[review]

Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!