America’s Got Powers

americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-criticaPese a ser, sin ningún ápice de duda, el género más prolífico de títulos del cómic americano, los superhéroes siguen todavía muy vivos al, por un lado, ser muy versátiles en cuanto a los personajes y tramas que se pueden construir mediante los mismos y, por otro, al permitir todo tipo de aproximaciones o enfoques distintos. De este modo, mencionando un caso muy típico, se puede optar por realizar un Batman más detectivesco, utilizando para este propósito a villanos como Acertijo o el Joker; o por un Caballero Oscuro más encarado a la acción, donde el Cocodrilo Asesino sería un buen antagonista.

No obstante, enfoques y tramas aparte, a lo largo de los últimos años, y muy especialmente en las editoriales independientes, los superhéroes se usan para reflexionar socialmente sobre un asunto muy en boga o se toma un punto de partida bastante innovador. Mismamente, las obras del popular guionista Mark Millar, tales como ‘Némesis‘, ‘Superior‘ o la saga ‘Kick Ass’ alteran substancialmente el punto de partida de buena parte de los cómics de esta índole. Sin explayarse mucho, basta decir que en la primera trata qué sucedería si alguien que encaja en el prototipo para ser denominado un superhéroe optase por dedicarse a cometer fechorías de toda clase; en la segunda va más allá del típico “muchacho débil logra poderes” y en el tercero muestra cómo serían los superhéroes en el mundo real a su juicio.

En esta ocasión, la obra que nos ocupa, ‘America’s Got Powers’ (América tiene poderes, podría resultar una traducción fiel) bebe notablemente del planteamiento rompedor con los convencionalismos que Millar exhibe en los títulos ya mentados, pero lo combina con dos elementos interesantes adicionales: los concursos televisivos y el control de los superhéroes. En esencia, todo empieza a partir de un cristal de origen extraterrestre que aterriza en la tierra hace que todos las mujeres embarazadas en un radio de ocho kilómetros den a luz, sin importar el tiempo de su embarazo. A su vez, existe otra particularidad bastante singular: todos los bebés nacidos a raíz de ese incidente tienen alguna clase de superpoder.

1-americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-critica

¿Todos? Bueno, todos salvo uno: Tommy Watts, al que se le conoce como Cero debido a su ausencia de habilidades. Y, precisamente a causa de esa divergencia, será el protagonista de esta historia. Básicamente, pasados diecisiete años del día de la llegada de ese enigmático cristal, y debido a una revuelta en la que varios jóvenes con superpoderes originaron múltiples daños, el Gobierno norteamericano ha optado por una estrategia de control de los mismos.

Es decir, por un lado los mantiene a todos (o casi todos) en varios recintos controlados y, con el fin de investigar acerca de ellos y de permitirles utilizar su poder, ha organizado un concurso televisivo, llamado ‘America’s Got Powers’ (de ahí toma el título esta miniserie). En este programa de lucha varios muchachos seleccionados tras pasar un arduo entrenamiento se enfrentan entre sí en diversas pruebas con la finalidad de formar parte del único grupo de superhéroes autorizado por el Estado. A causa de su particularidad, esto es, ser el único concurso en el que pueden tomar parte superhéroes es extremadamente popular en todo el mundo.

Sin embargo, las cosas se descontrolan más que notablemente en el estreno de la nueva temporada, puesto que, debido a la intención de tornarla más espectacular y brutal que las ediciones anteriores, se desencadena un gran caos en el que Cero, sorprendentemente, mostrará una habilidad nunca antes vista. Es en ese momento cuando la vida de Tommy se altera para siempre y ya nada volverá a ser igual.

4-americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-critica

Pese a la, en un principio, buena e interesante premisa inicial, lo cierto es que desde el punto de vista argumental el recopilatorio se queda con un mero calificativo de “correcto”.  El motivo crucial para ello no es tanto el guión en sí sino la construcción de los personajes, casi todos basados en arquetipos y con poca o nula evolución. De este modo, sin explayarse mucho, encontramos al hermano protector y al hermano débil, al típico superhéroe con mucha fuerza y poco cerebro, el profesor investigador…Además, los pocos personajes distintos del volumen, como la amiga de Tommy, objetora de conciencia a las luchas, o la senadora extremadamente conservadora, o bien tienen un comportamiento bastante errático y absurdo a lo largo de la obra (como acaece con la primera) o no acaban de encontrar bien su lugar, lo que ocurre con la segunda.

A pesar de lo previo, el desarrollo del guión tampoco constituye un aspecto mucho mejor a los personajes. Y es que el punto de partida inicial ha sido muy desaprovechado. Más en detalle, lo que podría haberse usado para reflexionar acerca de la morbosidad de los concursos televisivos y de cómo los canales se lucran de las miserias ajenas, así como el tratamiento del Estado de ciertas cuestiones como el lidiar con superpoderes; se queda en algo meramente superficial. Así pues, simple y llanamente, la trama está supeditada al dibujo y el interés de la misma, como resultado, está muy relacionado con el buen hacer del dibujante y la espectacularidad de los combates. En otras palabras, el guión es una especie de excusa, decentemente planteada, para que el dibujante Bryan Hitch exhiba sus habilidades en un entorno idóneo para las mismas.

Aunque el análisis del guión resulte algo duro, lo cierto es que no nos encontramos ante un argumento malo, sino extremadamente desaprovechado y completamente mal enfocado. Es decir, la estructura más elemental en sí es buena al fundamentarse la obra en varios elementos que pueden dar mucho juego: la singular habilidad de Cero, el concurso televisivo, el control de superhéroes por parte del Gobierno…Pero lo que podría haber tenido una mezcla de los enfoques de ‘Mara’, donde se usan los superpoderes para tratar la fama, o ‘The Boys’, relativa a cómo el Estado lidia con los superpoderes, al final ha resultado ser una decepción significativa.

2-americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-critica

Respecto al dibujo, llevado a cabo por un artista con la solera de Bryan Hitch, sin duda resulte lo más atractivo a la hora de leer este cómic. No obstante, la calidad tampoco es abismal y, en términos algo más llanos, “no es para tirar cohetes”. Esto es, no hay grandes viñetas espectaculares ni nada parecido, como sí puede pasar con trabajos como “Los leones de Bagdad” o la etapa de “Green Arrow” de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino, ambas obras muy recomendables. Pese a esto, lo cierto es que el dibujante cumple con holgura y el hecho de haber realizado la miniserie para una editorial independiente como Image, tal como se aclara en el artículo introductorio, lo que le permite aplazar los capítulos con el fin de tomarse su tiempo dibujando, le ha venido bien.

Como sabrán los lectores previos del dibujante, Hitch posee una narrativa basada en grandes viñetas horizontales y páginas dobles, lo que cuadra bastante bien con el estilo de cómic y permite plasmar el ambiente de expectación del concurso, así como lidiar con batallas masivas. Sin embargo, en ocasiones todo resulta demasiado confuso y no se sabe muy bien quién lucha con quién.

El apartado que sale mejor parado es la edición, puesto que Panini Comics recopila los siete episodios que conforman la obra íntegra en un tomo de 216 páginas a color en formato cartoné por 19,95€. Se incluye, además, un excelente artículo introductorio. En suma, siempre que se sepa lo que ofrece, un espectáculo visual más que otra cosa, es una buena opción para los que les atraiga esa clase de productos.

3-americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-critica

Jonathan Ross (Inglaterra, 1960) es un famoso locutor de radio y presentador de televisión británico, que hja trabajado, entre otras cadenas, para la prestigiosa BBC. Por otro lado, en cuanto al campo de los cómics se refiere, es un ávido lector y coleccionista de los mismos, hasta el punto de haber escrito dos series: ‘Turf’, para Image Comics, enmarcada en Nueva York durante la Ley Seca y con extraterrestres y vampiros como alicientes; y ‘America’s Got Powers’.

Bryan Hitch (Inglaterra, 1970) es un dibujante que inició su carrera en Marvel UK, trabajando en cómics como ‘Action Force’ o ‘Death’ Head’. Tras un tiempo en el destacamento británico de Marvel dio el salto a EEUU con series como ‘Stormwatch’ o ‘The Authority’ de la editorial Wildstom, realizando también trabajos para DC, como ‘JLA’ o para Marvel con su obra ‘The Ultimates’. Además de trabajar en el mundo del cómic también ha realizado diseños para películas de animación, series de televisión e incluso películas, como ‘Star Trek’ de 2009.

[review]

americas-got-powers-panini-bryan-hitch-jonathan-ross-reseña-analisis-criticaAmerica’s Got Powers

Contiene America’s Got Powers 1-7 USA.

La más afilada lengua de la televisión británica escribe una explosiva obra dibujada por Bryan Hitch, el artista detrás de The Ultimates y Los Vengadores: La Era de Ultrón. America’s Got Powers es el mayor programa de televisión que jamás se haya emitido. La nueva generación de superhéroes tiene la oportunidad de conseguir fama, fortuna y sexo. Todo lo que tienen que hacer es ganar. ¿Quién es el más fuerte, el más rápido, el más poderoso? ¿Quién sobrevivirá? Hace dieciocho años, un extraño cristal dotó de superpoderes a todos los niños nacidos en Chicago. Utilizados por la sociedad para su entretenimiento, esos niños especiales viven esclavizados, sin otro derecho que el de competir entre ellos. Pero hay un niño distinto a todos ellos: un niño que no tiene poderes y que lo cambiará todo.

America’s Got Powers

¡No te vayas sin comentar!