El Videoclub: La princesa de Sherwood

Keira-Knightley-la-princesa-de-sherwood

Desde el principio de los tiempos, el mundo de la fantasía siempre ha estado repleto de personajes que, pese a encontrarse al otro lado de la ley, son aclamados como héroes, ya que poseen un gran corazón y suelen enfrentarse a tiránicos gobernadores que ahogan a su pueblo con impuestos, restricciones y abusos de poder. Los casos más representativos de este tipo de justicieros son el Zorro y Robin Hood.

Si nos centramos en el segundo personaje, nos encontramos ante un tipo bastante complejo. Incluso aquellos que nunca hayan leído o visto nada sobre él saben que su fama se debe a que roba a los ricos para dárselo a los pobres. Sin embargo, el origen de su creación es un misterio. De hecho, se cree que el prodigioso arquero está basado en un personaje real, pero no existe ninguna prueba definitiva que pueda demostrar esta teoría, aunque las investigaciones de gente como Joseph Hunter han sacado a la luz que llegó a existir un hombre llamado Hood, nacido en 1920 y sobrino del herrero de un noble, que vivía en el condado de York.

Los personajes que alcanzan altas cotas de popularidad tienen facilidad para pasearse por todos los medios de comunicación existentes, como la literatura, los cómics o el cine. Y es justo en el séptimo arte donde se centra este artículo, ya que, a continuación analizaré una de las películas más atípicas sobre la leyenda del príncipe de los ladrones. Me estoy refiriendo a ‘La princesa de Sherwood‘, que se estrenó en 2001 y cuenta con menos de hora y media de duración:

Hace mucho tiempo, durante el reinado del rey Ricardo Corazón de León, nació la leyenda de un hombre que robaba a los ricos para alimentar a los pobres. Un hombre conocido en todo el reino como Robin Hood. Se sabe que él y su banda de ladrones atormentaron al malévolo gobernador de Nottingham, y también que cortejó a la doncella Marion hasta ganarse su corazón. Pero la historia no acabó ahí. Hubo un secreto bien guardado que acabó olvidándose perdido en el laberinto del tiempo y de la voluble memoria : que Robin y Marion tuvieron un vástago.

Con esta introducción comienza la película, cuyo título original es ‘Princess of thieves‘. El film se encuentra dirigido por Peter Hewitt y protagonizado por Keira Knightley. Le acompañan en el reparto Stephen Moyer (como Philip, hijo ilegítimo del rey Ricardo Corazón de León), Malcolm McDowell (en el papel del malvado sheriff de Nottingham), Jonathan Hyde (como el tiránico príncipe John) y Stuart Wilson (que se mete en la piel del mítico Robin Hood).

La acción comienza en el año 1184. La noticia de que Robin y Marion van a tener un hijo es un hecho conocido en todo el reino. Sin embargo, cuando se corre la voz de que la criatura ha nacido y se trata de una niña, a nadie en todo Nottingham parece preocuparle en exceso, ya que, al no ser un varón, no se espera que sienta deseos de seguir los pasos de su padre cuando crezca. Sin embargo, la joven Gwyn, con el paso de los años, demuestra ser una digna sucesora del arquero justiciero de Sherwood, aunque apenas pasa tiempo con él, ya que Robin Hood suele encontrarse en el campo de batalla, luchando en el bando de Ricardo Corazón de León.

Princesa de Sherwood

No obstante, el rey cae en batalla, lo que significa que los derechos de sucesión deben pasar a Philip, su hijo ilegítimo. Por desgracia, como desea quedarse en el trono hasta el fin de sus días, el príncipe John ordena la eliminación del vástago de Ricardo, lo que lleva a Robin Hood a comprometerse a defender la vida del futuro monarca. Aunque Gwyn intenta acompañar a su padre, él se niega a llevarla consigo, porque prometió a Marion, en su lecho de muerte, que nunca arriesgaría la vida de su hija. Por ello, la joven decide ir a ayudar a Philip por su cuenta. Finalmente, su colaboración resulta tan útil como cabía esperar, lo que enciende la chispa de la pasión entre el hijo ilegítimo del fallecido monarca y la hija de Robin Hood.

El largometraje finaliza con estas palabras:

 Aunque la historia haya olvidado al rey Philip, hijo de Ricardo Corazón de León, cuenta la leyenda que Philip no se casó nunca  porque había entregado su corazón a una mujer sin títulos, a la hija de un ladrón y de una dama, a una plebeya, de valor poco común, que se llamaba Gwyn.

En esta ocasión, evidentemente, nos encontramos ante un Robin Hood mucho más viejo que de lo que estamos acostumbrados, ya que esta es la única versión en la que le vemos como padre. Sin embargo, Stuart Wilson logra una muy convincente adaptación del personaje, al que el paso del tiempo no le ha restado pericia con el arco.

Como detalle curioso, cabe destacar que Little John, el inseparable compañero de fatigas de Robin Hood, no aparece en toda la película, ni se hace mención ninguna al respecto. En su lugar, encontramos a un tal Will Scarlett (al que encarna Crispin Letts).

Aunque el film se toma todas las licencias históricas que quiere, sí es cierto que Ricardo Corazón de León tuvo un hijo ilegítimo llamado Philip,que ascendió al trono. Sin embargo, muchas de las fechas mostradas en la película no concuerdan con los acontecimientos reales.

Si eres un fan acérrimo de Robin Hood, al que no le gusta que le toquen sus mitos, es posible que desprecies esta película. Sin embargo, si sólo buscas pasar un buen rato con un divertido film de aventuras, no cabe duda de que ‘La princesa de Sherwood‘ es una muy correcta elección.

 [review]

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!