El Videoclub: Oz, un mundo fantástico

oz-un-mundo-fantástico

Cuando, en 1900, el escritor estadounidense L. Frank Baum publicó ‘El maravilloso mago de Oz‘ no podía imaginar que su novela alcanzaría cotas tan altas de popularidad que lo llevaron a continuar la saga durante trece libros más, siendo el último de ellos ‘Glinda de Oz‘, que vio la luz en 1920. A lo largo de aquellas dos décadas, el autor creó toda una nueva tierra fantástica, poblada de seres extraordinarios, que, sin llegar a pasar nunca de moda, ha encandilado por igual a grandes y pequeños. No obstante, la primera de todas aquellas novelas es, ha sido y será siempre la más recordada por el público.

Como no podía ser de otro modo, el séptimo arte no quiso perder la oportunidad de sacar tajada del asunto. Así, si obviamos el cortometraje mudo y en blanco y negro que se rodo en 1910, fue treinta y nueve años después de que L. Frank Baum escribiera el primer libro de la saga, cuando vio la luz la adaptación ‘El mago de Oz‘, una película musical de MGM Studios, protagonizada por Judy Garland (que da vida a la joven Dorothy Gale), cuyo éxito la convirtió en un film clásico que, hasta la fecha, nunca ha caído en el olvido.

the-wizard-of-oz

Cuando un producto da buen resultado hay que tratar de exprimirlo, siempre que sepas repetir la fórmula exacta del éxito. Si la primera adaptación cinematográfica de las novelas de L. Frank Baum había funcionado, era lógico aprovechar la gallina de los huevos de oro y atreverse con el resto de la saga. Sin embargo, existía un problema: ¿por qué libro comenzar? A priori la respuesta parece bastante obvia: el segundo, que lleva por título: ‘La maravillosa tierra de Oz‘. Pero, hay que tener en cuenta el pequeño contratiempo de que esa es una de las pocas novelas de la saga en la que Dorothy no aparece. Estaba bastante claro que la joven habitante de Kansas se había ganado un hueco en el corazoncito de los espectadores. Por tanto, todo el que acudiera a ver la película se podría llevar una gran decepción. Teniendo eso en cuenta, se optó por rodar un film que reuniera elementos tanto del segundo como del tercer libro, titulado ‘Ozma de Oz‘.

Así, en 1985, la factoría Disney estrenó la película ‘Return to Oz‘, aunque en España decidieron llamarla ‘Oz, un mundo fantástico‘ (mientras que en los países latinos se limitaron a traducir íntegramente el título original). La duración del film es de 113 minutos y está dirigido por Gill Dennis y Walter Munch. En esta ocasión, la encargada de interpretar a la joven Dorothy es Fairuza Balk, que en aquella época sólo contaba con once años de edad, en contraposición con Judy Garland que ya tenía diecisiete cuando se metió en la piel del mismo personaje, pero en una aventura ocurrida con anterioridad. Junto a ella destacan Jean Marsh (a quien vemos interpretar a la enfermera Wilson, de una clínica de Kansas, y a la malvada bruja Mombi de la tierra de Oz), a Nicol Williamson (quien también hace doble papel como el doctor Worley y el Rey Gnomo), a Piper Lauire y Matt Clark (que encarnan a los tíos Em y Henry, respectivamente) y a Emma Ridley (que da vida a la princesa Ozma).

Dorothy-Gale

La acción transcurre a finales de siglo XIX. Dorothy, fascinada por los sucesos que ha vivido, no para de hablar de sus aventuras en la tierra de Oz, pero nadie la cree. Sus tíos, hartos de las fantasías de la niña y preocupados por su habitual insomnio, deciden llevarla a una clínica, donde la joven debe permanecer internada toda la noche. Sin embargo, las prácticas allí realizadas no resultan nada ortodoxas. Dorothy, ayudada por otra paciente, logra escapar y llegar al río, donde pierde a su compañera, a la que considera ahogada en las revueltas aguas. Cuando todo se calma, la joven descubre que ha regresado a Oz, pero lo que encuentra no se parece en nada a la tierra de ensueño que ella visitó en su viaje anterior.

La culpa de toda la devastación que asola el lugar la tienen la bruja Mombi y el Rey Gnomo. Por suerte, Dorothy, ayudada por los más pintorescos aliados (la gallina Bilina, el muñeco Jack Calabaza, el hombre mecánico Tik Tok y un sofá volador gobernado por una cabeza de ciervo), decide poner las cosas en su sitio, para lo cual debe enfrentarse a la bruja Mombi y al Rey Gnomo, al tiempo que trata de rescatar al Espantapájaros y, finalmente, a la princesa Ozma, que resulta ser la misma muchacha que le ayudó a escapar de la clínica.

Aunque el largometraje cuente con los personajes nuevos ya citados, tampoco se olvida de traer de regreso a varios de los protagonistas de la primera novela, ya que, además del ya mencionado Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León Cobarde también hacen acto de presencia, aunque ambos con un papel muy reducido.

Este film siempre ha sido considerado como una secuela no oficial del musical de 1939, aunque se rodó sin pedirle permiso a MGM Studios. Aún así, cuenta con su propia mención en el Libro Mundial de los Records Guinness por ser el primer largometraje cuya precuela dista de más años de distancia, ya que pasaron cuarenta y seis años de una a otra.

Desgraciadamente, la película no funcionó en la taquilla, pese a ser nominada al Oscar por los Mejores Efectos Visuales. Por su parte, Fairuza Balk y Emma Ridley también optaron a los Young Artist, como Mejores Actrices. También hay que destacar las otras dos candidaturas que se alcanzaron en los Premios Saturno: a la Mejor Película y, nuevamente, a la Mejor Actriz. No obstante, no lograron llevarse ninguno de ellos.

En conclusión, pese a ser una adaptación muy libre de la segunda y tercera novela de la saga, si eres fans de los libros de L. Frank Baum, es muy posible que disfrutes de la película. Y, si simplemente eres un amante de las películas de temática fantástica, lo pasarás bien con este film. No obstante, si esperas encontrarte una historia completamente fiel del texto original, saldrás bastante decepcionado.

Parece mentira que hayan pasado ciento quince años desde que L. Frank Baum escribiera su primera novela sobre Oz, pero sus personajes y aventuras no hayan perdido ni un ápice de frescura. A día de hoy se siguen realizando nuevas adaptaciones que, en la mayoría de los casos, tratan de esclarecer los rincones oscuros de la historia, de los que nada se sabe. El caso más reciente podemos encontrarlo, nuevamente gracias a Disney, en ‘Oz, un mundo de fantasía’, largometraje protagonizado por James Franco, que narra los orígenes del famoso mago (para lo cual, las escenas sucedidas en Kansas están rodadas en blanco y negro, como homenaje al film de Judy Garland). Aún sin fecha de estreno cerrada, la secuela de la película es un hecho. En un principio, la gente pensaba que en el futuro largometraje veríamos aparecer una nueva encarnación de Dorothy Gale. Sin embargo, parece que no será así, ya que, según se rumorea, hay muchas historias interesantes que se pueden contar antes de la llegada de la niña. De un modo u otro, lo que está claro es que la tierra de Oz y todos sus disparatados personajes están aquí para quedarse.[

oz

[review]

¡No te vayas sin comentar!