‘La pelusa de los días’, de Soledad Otero

Ediciones La Cúpula está apostando por un tipo de cómic fácil, rápido y satisfactorio. Después del enorme (y merecido) éxito de ‘Croqueta y Empanadilla‘, parece que la editorial está buscando productos con un escopo parecido. Para ello, están mirando hacia (entre otros países) Argentina, hogar de algunas de las mejores tiras cómicas que se han hecho jamás. Prueba de ello la tenemos en el debut del uruguayo-argentino Daniel Galantz en España con ‘Pequeñas bestias‘ o en la obra que hoy reseñamos: ‘La pelusa de los días‘, de Soledad Otero.

La pelusa de los días soledad otero la cupula ediciones

En las páginas de ‘La pelusa de los días’ encontraremos fragmentos apócrifos de la vida de la autora, con reflexiones cargadas de humor sobre un día a día con el que nos podremos sentir identificados muy a menudo. Desde lo que cuesta hacer algo cuando a uno le invade la pereza, pasando por las extrañas relaciones de una hija con su madre o por instantes curiosos o adorables de la cotidianidad. Pelusa, la protagonista de estas tiras, es el ‘alter ego’ en papel de Soledad Otero, que se caricatriza a sí misma y consigue reírse de sus propias manías e inseguridades de un modo muy perspicaz.

La pelusa de los días soledad otero la cupula ediciones 1

Al fin y al cabo, el humor que emana de las páginas de ‘La pelusa de los días’ es inocente, blanco, inocuo, pero no por ello menos humorístico. Como en un buen monólogo, lo que provoca la sonrisa del lector es aquella identificación precisa con nuestra propia vida. El de Sole es un humor que juega poco con los referentes culturales y se basa más en las experiencias vitales. No es un humor sofisticado ni pretencioso, es una mirada sincera, directa, sin malicia, a un día a día del que se puede extraer siempre una reflexión interesante. De su faceta como artista ‘freelance’ veremos sus manías a la hora de trabajar o su tendencia a la procrastinación; de su faceta como mujer, amiga e hija, veremos sus inseguridades y sus frustraciones, pero también nos divertiremos con unos diálogos geniales. Aprecio sobre todo la capacidad de la autora de enfrentar todo tipo de temas, incluso el desamor o la pérdida de seres queridos. ‘La pelusa de los días’ es una ventana indiscreta a una intimidad a flor de piel, una obra que no solo despierta sonrisas, también conmueve.

La pelusa de los días soledad otero la cupula ediciones 2

A nivel de dibujo, el dibujo de Sole me pareció quizás demasiado simplista, pero a medida que avanzaba en la obra, yo me fui acostumbrando al trazo y parecía que la autora se sintiera más cómoda con su estilo. ‘La pelusa de los días’ está dibujado con un trazo sencillo, crudo, que resulta especialmente apropiado para darle el toque intimista que transmite la obra. Los personajes, caricaturescos, gozan de una gran expresividad, fruto del talento de su autora en ese aspecto. Por otro lado, los fondos y los escenarios suelen estar muy vacíos y faltos de detalle. No es que sea un aspecto importante en unas tiras cómicas, pero el conjunto general resulta un poco precipitado, poco trabajado.

La pelusa de los días soledad otero la cupula ediciones 4

La edición de La Cúpula tiene un total de 124 páginas (en BN y detalles en rojo) por un precio de 15,50 €. Viene en rústica con solapas y el papel es grueso y de calidad. Si os gustan las obras intimistas y el humor sin pretensiones, ‘La pelusa de los días’ es una gran obra que tener en cuenta y, sobre todo, un regalo perfecto para amigos y familiares.

Cómic en Whakoom

La pelusa de los días soledad otero la cupula ediciones 3

Ocurren todo el tiempo. De lejos tienen aspecto de costumbres, manías, preocupaciones, gustos y placeres. De cerca suelen inspirar ternura y en ocasiones dan mucha risa. La pelusa de los días son esas pequeñeces cotidianas que solo se dejan ver si ponemos mucha atención. Pelusa, la protagonista de este libro, se hace llamar así porque su especialidad es atrapar los pedacitos más escurridizos de la realidad, plasmarlos en forma de tira cómica e impedir que nadie salga de aquí sin haberse sentido identificado.

¡No te vayas sin comentar!