Battlefields: Querido Billy

El tomo que nos presenta Aleta
El tomo que nos presenta Aleta

Recuperamos la particular visión de la Segunda guerra Mundial presentada por Garth Ennis en esta colección de la que ya hemos visto publicada una primera historia (que, por supuesto, revisamos a conciencia en esta web hace unos meses). Si en Las Brujas de la Noche Ennis nos trasladaba a la dureza del frente ruso, en esta ocasión el viaje en el tiempo sitúa la acción en el conflicto entre los japoneses y los aliados en Asia. Y, desde luego, Ennis no se corta a la hora de recrear las atrocidades cometidas por el ejército japonés y la respuesta aliada que se firmó de manera bestial con el uso de las bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Un relato que tiene un protagonista fundamental entre todo el amalgama de emociones que presenta Ennis en unos personajes sublimes: el odio. Definitivo, insuperable, salvaje e irremediable, surgido de las heridas más profundas de los horrores de la guerra.

Este segundo volumen de Battlefields nos cuenta la historia de Carrie Sutton, una joven enfermera que prestaba sus servicios en Singapur. La invasión por parte de los japoneses de estos territorios del sur de China la convierten en protagonista y superviviente de una dura historia digna de los peores horrores bélicos. Tras escapar de milagro de una muerte segura, Sutton intentará construir una vida nueva al servicio de los heridos y mutilados de guerra, pero el paso del tiempo sólo servirá para que la joven se encuentre cara a cara con la parte más oscura de su alma, que pide a gritos venganza.

Cuando conoce a un piloto herido en combate, parece que por fin encontrará algo de paz, pero el pasado de Carrie es una marca demasiado poderosa.

Ennis se vale del género epistolar para su incursión en la vida de Carrie Sutton, protagonista absoluta del relato, puesto que es a través de su perspectiva en primera persona como entendemos esta historia de amor que respira tragedia desde su mismo comienzo. Las primeras viñetas de este cómic son toda una declaración de principios por parte del afamado guionista, que sin piedad nos sitúa en el espacio y el tiempo de la historia, pero también en toda la crudeza de este conflicto armado tan revisitado por creadores de todo género. Las imágenes de las mujeres en la playa esperando un final tan claro, que al mismo tiempo es el alivio al horror vivido, es de una potencia visual y emocional que quedará grabado en la retina y el corazón del lector. Y esto es sólo el principio. La aparente tranquilidad de Carrie en el hospital se disfraza de tensión constante mientras la enfermera se debate entre la venganza y el deseo de una vida normal y plena. El contraste entre los sentimientos de Carrie dibujan un personaje perfecto, humano y tridimensional, de esos triunfos en la construcción de caracteres en los que Ennis es auténtico maestro.

Rumbo hacia la muerte
Rumbo hacia la muerte

El personaje y su contexto quedan marcados por el astuto uso por parte del guionista del género epistolar, que da muchas pistas respecto al desenlace del relato desde el primer momento. El uso melancólico del pasado y el tono de dulzura trágica con el que escribe la protagonista anticipan para el lector un viaje a ninguna parte, roto y doloroso. Está claro que Ennis es un escritor intuitivo, siempre respetuoso con el lector. Aunque existe esa sensación de tristeza y amargura en todo el relato, las sorpresas y los giros de tuerca son lo bastante interesantes e inteligentes como para que el relato se enriquezca sin insultar  las expectativas del lector con efectistas cambios de rasante que rompan el tono de este segundo volumen de Battlefields.

Para la construcción de un personaje redondo hace falta, por supuesto, un buen plantel de secundarios que completen al protagonista. Ennis rodea a Carrie de un grupo de personajes llenos de matices, atrapados por sus propios misterios y secretos. Ennis recrea de manera magistral la época, sus costumbres y también sus miserias, más allá del contexto bélico. Carrie no es sólo la víctima de las atrocidades de la guerra, lo es también de aquel tiempo concreto, en el que el papel de la mujer estaba tan encorsetado por los usos sociales. Obligada a vivir al límite, Carrie se mantiene en el filo por el odio y la certeza de que la doble moral con la que el mundo juzgará su condición será tan humillante y destructiva como la violación en sí misma. Por eso aprieta los dientes y vive en su secreto, que envenena su vida hasta las trágicas consecuencias que sustentan el relato de Ennis.

Como en la anterior entrega de Battlefields, Ennis desmitifica cualquier atisbo de ardor guerrero o romanticismo bélico. En la guerra de Ennis no hay lugar para el proselitismo o la propaganda. Habla de víctimas, de sangre y barro; de ríos teñidos de rojo, de hombres transformados de jaurías sin conciencia dispuestos a impensables bajezas alimentados por el odio que se esconde tras los brillantes uniformes y las marchas militares. Además, lo hace reivindicando el papel de la mujer en el conflicto, de manera magistral y llena de detalles que demuestran de nuevo la enorme sensibilidad de este escritor. Sin dejar de ser él mismo, renuncia a muchos elementos reconocibles de su estilo para el beneficio de la historia. El sardónico y cínico humor negro de otras ocasiones deja paso a la reverencial seriedad que el tono que este relato exige. El drama humano reflejado con impacto por un escritor con infinidad de recursos narrativos más allá de lo que se espera de él. Ennis supera su propio estilo para definir otra vertiente suya, que siempre ha estado en sus cómics, y en esta ocasión potencia con excelentes resultados.

Crudeza visual
Crudeza visual

Las relaciones de los personajes quedan emponzoñadas por el odio, que poco a poco arrebata el protagonismo del relato a la propia Carrie, atrapada en su espiral de vergüenza y venganza. Un relato que no os dejará indiferente, y que da voz a aquellos olvidados, dejados atrás por los grandes titulares de la historia.

Para el aspecto visual, en esta ocasión Ennis se hace con los servicios de Peter Snerjberg, que cumple con eficacia el trabajo. No es un tipo espectacular, pero en los momentos de impacto saca un talento especial para que ciertas viñetas sean desagradables como la ocasión pide. Maneja con mucho sentido los tiempos del relato, y tiene un diseño de página muy inteligente, que juega con los planos de manera brillante en los momentos de más tranquilidad. Hablamos de un relato en el que se mastica la tensión, muy literario, con la dificultad añadida de la presencia constante de texto en la página. Snejberg pasa con nota el desafío, e incluso recuerda en muchas ocasiones al arte de Steve Dillon (la época en la que ponía cierto interés en su trabajo, quiero decir).

Un relato pequeño, emocionante, ideado para recordarnos que la guerra apesta, y detrás de las proclamas y discursos hay, sobre todo, víctimas, marcadas a fuego por la tragedia. Un agridulce paseo por la línea que separa la locura de la lucidez, con personajes que costará sacar de tu cabeza. Si Battlefields sigue por estos derroteros, en unos años hablaremos de un clásico imprescindible del cómic bélico.

Battlefields: Querido Billy recoge el segundo arco argumental completo de esta aclamada serie bélica del reconocido guionista Garth Ennis. Encuadrenada en rústica, ofrece 80 páginas de amor y tragedia a todo color, a un precio de 9´95 Euros. Edita Aleta Ediciones.

1942: en el esplendor tropical de los mares del Sur de China, mientras la Segunda Guerra Mundial se extiende por el lejano Oriente, una joven mujer se encuentra en el paraíso… y después en el infierno. La enfermera Carrie Sutton se ve atrapada en la invasión japonesa de Singapur, sufriendo horrores más allá de sus peores pesadillas… pero sobrevive a ello. Ahora ella intenta reconstruir su vida, con la amistad de un piloto herido, solo para que el destino le depare lo último que ella esperaba. Carrie al fin tiene una oportunidad de venganza. Pero, ¿debería tomarla? En mitad de un mundo desgarrado por la guerra, puedes luchar y puedes vencer, pero aun así puede que no consigas aquello que deseas realmente

Una historia de amor y tragedia ubicada en el conflicto entre los aliados occidentales y los japoneses, escrita por Garth Ennis (The Pro, The Boys) y dibujada por Peter Snejberg (La Brigada Ligera).

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!