El Capitán Trueno nº 3

Capitán-Trueno-nº-3Como en el resto de tomos de la colección, este tercer volumen de El Capitán Trueno, cuya reedición ha sido llevada a cabo por Signo Editores va precedido por las mismas palabras del guionista Víctor Mora que ya mostramos en el análisis del número uno. En este nuevo volumen se recogen otras cincuenta historietas del héroe español que, en su época publicaba la revista para jóvenes ‘Super Aventuras‘ con cadencia semanal y al precio de 1,25 pesetas. En este ejemplar se encuentran las comprendidas entre ‘¡Plan arriesgado!‘ y ‘¡Bajo el puñal de Krisna!‘, ambas inclusive.

En el interior del tomo, podemos comprobar el autor continúa haciendo uso de la fórmula de acabar casi todas las aventuras en un punto de gran peligro para los protagonistas, con la intención de que los lectores de la época no se desenganchasen de la colección. Las tiras sobrepasaron con mucho margen el centenar de entregas sin ningún problema, así que la idea funcionó.

¡Plan-arriesgado!

Goliath, Crispín y Sigrid continúan demostrando ser merecedores de acompañar al Capitán Trueno en sus aventuras, ya que, gracias a su audacia y valentía, el protagonista logra zafarse de numerosos peligros a los que un hombre sólo es incapaz de hacer frente. Mención especial merece el personaje de Sigrid ya que, al igual que otras mujeres que aparecen a lo largo del tomo, no se limita a cumplir el papel de damisela en apuros que  podría esperarse de unas aventuras publicadas a finales de los años cincuenta, sino que muestra tanto arrojo y valentía como sus comparsas masculinos.

Como complementos, el volumen cuenta con características similares a los anteriores: una sobrecubierta con doble solapa, un folleto suelto y, en esta ocasión, tres artículos escritos por Antoni Giral. A continuación, realizo un análisis del contenido de cada uno:

-‘Un trabajo en equipo‘, con una duración de seis páginas, se encuentra al principio del volumen y nos narra los diferentes procesos por los que pasa el grupo creativo de los personajes, como las cláusulas especiales de contratos a los que se veían obligados a someterse tanto guionistas como dibujantes. Entre el resto de datos que se dan a conocer en el artículo, podemos destacar la aparición del primer merchandising de la colección (figuritas de plástico de los personajes), los chanchullos de la época con los derechos de propiedad y el arte de la rotulación.

-‘Un regalo de lujo‘, de una sola página, se encuentra ubicado entre las aventuras 106 y 107, ya que, junto con este último número, los lectores de la época recibieron como regalo la primera historieta de ‘El Jabato’, otro héroe español, cuyas aventuras se sitúan en el siglo I d.C., en la Hispania que formaba parte del Imperio Romano. Según nos explica el artículo, el personaje, que empieza como campesino, pasa a ser capturado por los romanos, para que luche como gladiador, y acaba convertido en un rebelde libertador que, junto a su amigos Taurus y Fideo de Mileto (aunque este último personaje se incorpora con bastante posterioridad), se dedica a impartir justicia, además de conocer a su amor, la joven patricia Claudia, una mujer de armas tomar. No es de extrañar los paralelismos que guarda este personaje con el Capitán Trueno, dado que también estaba guionizado por Víctor Mora, mientras que Darnís (entre otros) se ocupaba de los dibujos.

-El artículo ‘La madurez de una serie‘ también cuenta con una sola página, y se encuentra entre las aventuras 134 y 135. En él se explica como el Capitán Trueno, a partir de ese momento experimenta una evolución, de una gran intensidad, que no habíamos visto hasta el momento. A partir de aquí, encontramos aventuras tan apasionantes como la que aparece en el número 136: ‘¿La muerte del Capitán Trueno?’ (que, como todos sabemos no puede ser un fallecimiento real, ya que eso significaría el cierre de la colección).

la-muerte-del-capitan-trueno

Como en el caso anterior, el volumen continua ofreciendo una fiel reproducción de la edición de la colección original. Como ya expliqué en análisis anteriores, esto incluye, además del característico tinte de tono azulado de las últimas viñetas de cada aventura, la publicidad de la época, que se encontraba en la hoja interior de la portada. Sin embargo, la información ahí contenida ya no se limita a anunciar las series que se encontraban a la venta (entre las ya que podemos hallar títulos que nos son más familiares, como ‘Zipi y Zape’), sino también diversos productos de merchandising, tales como muñecos o escudos de los protagonistas. Por lo tanto, los aspectos negativos del tomo continúan siendo la densidad de la lectura, debida a la presentación sobrecargada de las páginas, y la poca manejabilidad del tomo, a causa de su tamaño. Afortunadamente, estos defectos no hacen disminuir el valor de las aventuras recogidas en el volumen.

El ejemplar está editado en formato de lujo, con tapa dura, en blanco y negro (aunque incluye el color en las portadas interiores y en las imágenes integradas en los artículos), con un tamaño de 31×25 centímetros y con un total de 320 páginas. La colección al completo está a la venta por 1350 euros.

Víctor Mora, nacido en Barcelona, en 1931, logró la fama con exitosos cuadernos, tales como ‘El Capitán Trueno‘ (con los dibujos de Ambrós) y ‘El Jabato’ (con Francisco Darnís en la labor artística), ambas en 1956. También creó varios personajes para la Editorial Bruguera, entre los que podemos destacar ‘El sheriff King’ y ‘El Corsario de Hierro’. Es el autor literario de personajes que han traspasado nuestra frontera, como es el caso de ‘Sunday’ (junto a Víctor de la Fuente, en 1968) o ‘Dani Futuro’ (con Carlos Giménez, en 1969). Como novelista, tratando temas de reminiscencia social y política, ha escrito obras como ‘Els plàtans de Barcelona’ (en 1966), ‘Paris Flash-Back’ (en 1968) o ‘El tramvía blau’ (1984).

Miguel Ambrosio, más conocido como Ambrós, (nacido en Albuixech, municipio valenciano, en 1912, y fallecido en Barcelona, en 1992) comenzó a demostrar su valía como dibujante en  1947, gracias al cuaderno de ‘El Jinete Fantasma’ (escrito por Federico Amorós). Dado su estilo dinámico, limpio y bien dotado para las escenas de acción, en 1956 fue considerado la elección perfecta para encargarse de dibujar ‘El Capitán Trueno‘. En 1964, cuando llevaba cuatro años apartado de las viñetas, decidió regresar y colaborar con editoriales como Bruguera o Valenciana. En 197o, volvió a trabajar con Víctor Mora como dibujante de ‘El Corsario de Hierro’, aventuras que podían leerse en el semanario ‘Mortadelo’.

Beamount (nacido en Calahorra, municipio de Logroño, en 1922, y fallecido en Barcelona en 1994) empezó como colaborador en revistas como ‘Florita’ o ‘Merche’, a finales de la década de los cuarenta. Ya en 1957, durante tres años, entintó los lápices de Ambrós, tanto en la propia colección de ‘El Capitán Trueno‘ como en las apariciones del personaje en ‘Pulgarcito’.

El Capitán Trueno, adalid de la justicia, liberador del yugo de quienes profesan la esclavitud y desinteresado caballero andante, es uno de los personajes más populares de la historieta española.Concebido por Víctor Mora y Ambrós en 1956, sus aventuras fueron publicadas ininterrumpidamente hasta 1968, para ser retomadas posteriormente y continuadas hoy en día, cuando el personaje permanece vivo en manos de otros autores y se ha convertido en protagonista de un largometraje.Esta exclusiva colección, recoge una selección de sus mejores historietas, publicadas  por vez primera en estricto orden cronológico de aparición. Escritas por Víctor Mora, aparecieron tanto en el cuaderno ‘El Capitán Trueno‘ como en la revista ‘El Capitán Trueno Extra’, así como en otros títulos. Entre ellas, destaca la presencia de todas las entregas dibujadas por Ambrós, su creador gráfico, así como diversas aventuras ilustradas por, entre otros, Ángel Pardo y Fuentes Man.

Ver en Whakoom

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!