El Capitán Trueno nº 5

Capitán-Trueno-nº-5

El quinto tomo de la colección de El Capitán Trueno muestra notables diferencias con respecto a los cuatro volúmenes anteriores, ya que, aunque no se prescinde del habitual saludo de Víctor Mora a los lectores, las aventuras recopiladas en su interior dejan de pertenecer a los cuadernillos apaisados. En su lugar, encontramos las historietas pertenecientes al almanaque ‘Pulgarcito‘ (dos aventuras aparecidas entre 1956 y 1958), las narradas en el de ‘El Capitán Trueno‘ (cinco historietas que fueron publicadas entre 1957 y 1965) y algunas de las que nacieron en la revista ‘El Capitán Trueno Extra‘ (que recoge las aventuras que vieron la luz entre 1961 y 1962, hasta completar los veintiocho relatos que contiene el tomo).

En el interior del volumen, el valiente Capitán Trueno y sus compañeros siguen viviendo sus intensas aventuras, siempre con la misión de salvaguardar la justicia y defender al más débil. No obstante, los fans de Sigrid pueden, en esta ocasión, sufrir una decepción, ya que a medida que avanza la recopilación de los números de la revista ‘El Capitán Trueno Extra‘, la novia del protagonista va apareciendo cada vez menos, hasta acabar por esfumarse por completo de esta recopilación.

Como complementos, el volumen cuenta con características similares a los anteriores: una sobrecubierta con doble solapa, un folleto suelto y dos artículos escritos por Antoni Giral. A continuación realizo un análisis del contenido de cada uno:

-En ‘Un material muy “especial”‘, que se encuentra al principio del tomo y consta de tres páginas, se nos introduce en el mundo de los almanaques, en el que se explica el sistema de edición y las ineludibles reglas que debían seguirse en este tipo de publicaciones, cuyo precio, como podemos observar a lo largo del volumen, oscilaba desde las 3,50 o 4 pesetas hasta las 10, e incluso 15.

-Teniendo en cuenta los párrafos anteriores, no hay que ser ningún lumbrera para suponer que el segundo artículo, que lleva por título ‘La aparición de la revista‘, con cinco páginas de duración y situado justo después de las aventuras recogidas en los almanaques, nos habla de los entresijos de dicha publicación (cuyo precio oscilaba entre 2,50 y 3 pesetas), en la que Fuentes Man actúa como sustituto de Ambrós. Entre otros detalles, el texto aclara que, aunque las aventuras originales estaban en blanco y negro, Signo Editores ha decidido decantarse por la edición coloreada que, en 1998, sacó Ediciones B, con la intención de hacer más atractivo el tomo. También se nos explica que se ha respetado la fórmula original de una aventura narrada en tres capítulos (cuyas portadas se nos muestran juntas en la página anterior al inicio de la primera historieta), aunque con sus títulos individuales. Por último, se nos habla de dos nuevos personajes que vieron la luz en aquella época: ‘El cosaco verde’ (de Víctor Mora y Fernando Costa) y ‘El teniente negro’ (de Siver Kane González Ledesma y José Grau), cuyo primer número fue entregado a los lectores junto al ejemplar 125 de ‘El Capitán Trueno Extra‘ (uno de las revistas que recoge este tomo), todo junto al precio de 3,50 pesetas.

Como detalle curioso, cabe destacar que casi todas las aventuras de los almanaques (que en el caso de los de ‘El Capitán Trueno‘ van precedidas de sus portadas) terminan de una forma similar, ya que los personajes, mediante el uso de la fórmula conocida como la rotura de la cuarta pared, felicitan las navidades a los lectores. Por otra parte, en la página final de la última historieta del tomo (perteneciente a la revista), se respeta la publicidad de la publicación original.

Como en los casos anteriores, no podemos dejar de mostrar los aspectos negativos de esta edición. Obviamente, las dimensiones del tomo siguen siendo el mayor lastre. Afortunadamente, al terminarse la recopilación de los cuadernillos, ya no nos encontramos con páginas de lectura densa en blanco y negro. Sin embargo, hay que resaltar otro punto en el que falla el tomo, porque, aunque te incluya tres historietas seguidas (que conforman una misma aventura), la colección no está completa y hay saltos de numeración entre los diferentes relatos.

El ejemplar está editado en formato de lujo, con tapa dura, a todo color, con un tamaño de 31×25 centímetros y con un total de 320 páginas. La colección al completo está a la venta por 1350 euros.

_CAPITAN_TRUENO_

Víctor Mora, nacido en Barcelona, en 1931, logró la fama con exitosos cuadernos, tales como ‘El Capitán Trueno‘ (con los dibujos de Ambrós) y ‘El Jabato’ (con Francisco Darnís en la labor artística), ambas en 1956. También creó varios personajes para la Editorial Bruguera, entre los que podemos destacar ‘El sheriff King’ y ‘El Corsario de Hierro’. Es el autor literario de personajes que han traspasado nuestra frontera, como es el caso de ‘Sunday’ (junto a Víctor de la Fuente, en 1968) o ‘Dani Futuro’ (con Carlos Giménez, en 1969). Como novelista, tratando temas de reminiscencia social y política, ha escrito obras como ‘Els plàtans de Barcelona’ (en 1966), ‘Paris Flash-Back’ (en 1968) o ‘El tramvía blau’ (1984).

Miguel Ambrosio, más conocido como Ambrós, (nacido en Albuixech, municipio valenciano, en 1912, y fallecido en Barcelona, en 1992) comenzó a demostrar su valía como dibujante en  1947, gracias al cuaderno de ‘El Jinete Fantasma’ (escrito por Federico Amorós). Dado su estilo dinámico, limpio y bien dotado para las escenas de acción, en 1956 fue considerado la elección perfecta para encargarse de dibujar ‘El Capitán Trueno‘. En 1964, cuando llevaba cuatro años apartado de las viñetas, decidió regresar y colaborar con editoriales como Bruguera o Valenciana. En 197o, volvió a trabajar con Víctor Mora como dibujante de ‘El Corsario de Hierro’, aventuras que podían leerse en el semanario ‘Mortadelo’.

Beamount (nacido en Calahorra, municipio de Logroño, en 1922, y fallecido en Barcelona en 1994) empezó como colaborador en revistas como ‘Florita’ o ‘Merche’, a finales de la década de los cuarenta. Ya en 1957, durante tres años, entintó los lápices de Ambrós, tanto en la propia colección de ‘El Capitán Trueno‘ como en las apariciones del personaje en ‘Pulgarcito’.

Francisco Fuentes Man, natural de Alicante (1929 – 1994), nos dejó muestra de su pasmosa versatilidad y de su maestría en la composición de viñetas en las historietas cortas que dibujó, entre 1961 y 1968, para la revista semanal ‘El Capitán Trueno Extra‘. Dentro de Bruguera, también ilustró otras colecciones como ‘Galax, el cosmonauta’ (también con guiones de Víctor Mora), además de algunos cuadernos de ‘Joyas literarias juveniles’. También trabajo para el mercado europeo, dejando grandes muestras de su trabajo en Francia y en los países escandinavos) y el norteamericano, donde DC le cedió la oportunidad de ilustrar a personajes tan icónicos como el propio Batman.

El Capitán Trueno, adalid de la justicia, liberador del yugo de quienes profesan la esclavitud y desinteresado caballero andante, es uno de los personajes más populares de la historieta española.Concebido por Víctor Mora y Ambrós en 1956, sus aventuras fueron publicadas ininterrumpidamente hasta 1968, para ser retomadas posteriormente y continuadas hoy en día, cuando el personaje permanece vivo en manos de otros autores y se ha convertido en protagonista de un largometraje.Esta exclusiva colección, recoge una selección de sus mejores historietas, publicadas  por vez primera en estricto orden cronológico de aparición. Escritas por Víctor Mora, aparecieron tanto en el cuaderno ‘El Capitán Trueno‘ como en la revista ‘El Capitán Trueno Extra’, así como en otros títulos. Entre ellas, destaca la presencia de todas las entregas dibujadas por Ambrós, su creador gráfico, así como diversas aventuras ilustradas por, entre otros, Ángel Pardo y Fuentes Man.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!