Crítica de ‘Anacleto: Agente secreto’

Crítica de 'Anacleto: Agente secreto'

30 años después de que ‘Anacleto, agente secreto’ dejara de publicarse, llega a nosotros la adaptación de este tebeo español que comenzó su andadura en 1964 bajo la editorial Bruguera. 30 años son muchos años y si se tiene en cuenta que el humor de los 60-70 no tiene nada que ver con el actual, estaba claro que la película iba a tener grandes licencias. Pero, para suerte de los espectadores y aficionados al cómic, las licencias, que las hay, han sido escogidas sabiamente.

Javier Ruiz Caldera, director del filme, es ante todo un lector de cómics, como ya ha explicado en alguna que otra ocasión, hecho que se aprecia en los cuidados homenajes que se encuentran a lo largo de la película. En una reciente entrevista concedida al que escribe estas líneas, el director comentaba que “quería hacer una película que parodiase no a los espías “naif” que veíamos en la época de los cómics de ‘Anacleto’, sino a los actuales, como Jason Bourne o el James Bond de Daniel Craig”.

Crítica de 'Anacleto: Agente secreto'

Por esta razón, estamos ante una película salvaje y cargada de acción, opuesta al estilo de otras adaptaciones de la Escuela Bruguera, como ‘Mortadelo y Filemón’ o ‘Zipi y Zape’. ‘Anacleto: Agente secreto’ no es una película para niños, tiene varias escenas violentas y un lenguaje no apropiado para los pequeños de la casa, algo que ya se dejaba entrever en sus tráilers.

La premisa de la película es muy simple, a la par que compleja: ¿qué ha pasado con Anacleto durante estos 30 años? En lugar de contarnos las clásicas peripecias del agente, se ha optado por dar un salto en el tiempo y mostrar que el espía tuvo un hijo llamado Adolfo, magistralmente interpretado por Quim Gutiérrez, y adoptó una identidad falsa para proteger a este.

Pero todo cambiará cuando el malvado Vázquez (Carlos Areces), alusión directa como homenaje al creador del personaje, escape de su celda de aislamiento y decida castigar a Anacleto (Imanol Arias). Adolfo, que vive una vida simplista y monótona, rodeado de su novia (Alexandra Jiménez) y del hermano de esta (Berto Romero), verá cómo cambia todo al descubrir la identidad real de su padre.

Crítica de 'Anacleto: Agente secreto'

‘Anacleto: Agente secreto’ está cargada de homenajes: desde ver a Vázquez jugando al Bingo, su gran afición, hasta lograr que el protagonista esté fumando durante prácticamente toda la película, algo impensable si tomamos como base una superproducción de Hollywood. Y aunque la comparativa pueda parecer descabellada, el ritmo vertiginoso de la película y la gran dosis de efectos especiales, hacen que no tenga nada que envidiar a la industria americana. De hecho, Ruiz Caldera comentaba que había querido hacer una película con un estilo similar a ‘Kick Ass’.

Pero el factor principal, el de los fans del cómic, que es lo que puede levantar más ampollas, también ha sido cuidado de forma minuciosa. Pósters o dibujos colgados en la pared con alusiones al mundo del tebeo español o diálogos en los que se habla de ciertos cómics, son algunos de los detalles que harán que el fan acérrimo disfrute de la película, aunque algunos de ellos, tendrá que buscarlos concienzudamente. De hecho, en el primer minuto del filme quedan reflejados los principales clichés del tebeo de Anacleto, una sabia jugada por parte del director y guionistas para lograr tener contentos a los fans desde el comienzo.

Crítica de 'Anacleto: Agente secreto'

Pero sobre todo, lo más destacable de ‘Anacleto: Agente secreto’ son los dos mundos que chocan tan bruscamente entre sí, logrando crear un dinamismo cómico que logrará arrancar las carcajadas de la mayoría de espectadores. Quim, Alexandra o Berto son los actores que interpretan a personajes del “mundo real”, mientras que Imanol Arias, Carlos Areces o Dani el Rojo crean el marcado contraste del “mundo del cómic”, logrando dar como resultado escenas hilarantes o impactantes a partes iguales.

Todos y cada uno de los actores principales o secundarios que aparecen en la cinta hacen un trabajo intachable. Imanol Arias demuestra que a sus 59 años puede hacer de espía de manera sorprendente, mientras que Carlos Areces, logra con su actuación de villano meter el miedo en el cuerpo.

‘Anacleto: Agente secreto’, que se estrenará el próximo 4 de septiembre en cines es un soplo de aire fresco para las adaptaciones de cómics españoles, alejándose del encasillamiento en la comedia infantil. ¡Sapristi!

2 Comentarios

  1. Le tengo unas ganas locas a ésta película, desde que vi el tráiler. Fui lector de Anacleto en mi juventud y la verdad es que este film me produce buenas vibraciones. Carlos Areces de villano… Rediós.
    Otro cine español es posible!

  2. Es una gran comedia de acción, con un guión muy inteligente y unas actuaciones brillantes. Imanol Arias está maravilloso como Anacleto.

¡No te vayas sin comentar!