Doctor Who: regeneraciones y cambios a lo largo de una vida

Las regeneraciones y el inevitable cambio a lo largo de una vida.

Four Doctors

Todos conocemos, en mayor o en menor medida, la serie con estatus cuasi legendario que es ‘Doctor Who’. Para algunos es la serie de la cabina azul, para otros es la serie de los bichos raros, y para otros es una serie más de viajes en el tiempo, pero para mucha gente (entre la que me incluyo) es mucho más: ‘Doctor Who’ es la evolución constante de una persona a lo largo de su vida, pasando por distintas etapas dependiendo de las vivencias a las que se enfrenta.

Citaré cuatro ejemplos conocidos por todos (¡O eso espero!), que serán el Noveno, Décimo, Undécimo y el War Doctor o Doctor de la Guerra.

¡A partir de aquí, SPOILERS!

 Ninth DoctorNoveno Doctor

Para muchos fue el primer Doctor (o la primera etapa en la vida de una persona) que han conocido. Como en la vida real, no conocemos a una persona desde el momento cero de su vida, sino que lo hacemos a través de sus defectos y virtudes, y, en el caso del Noveno, con sus traumas. No sentía amor por sí mismo, tan sólo se sentía defraudado por no haber podido hacer nada, se sentía inútil.

Nueve sufría de desorden de estrés post-traumático, generado por ser el único superviviente de la Guerra del Tiempo, en la cual todos los Señores del Tiempo habían sido erradicados por sus enemigos más acérrimos, los Daleks. El Doctor se siente no sólo culpable por esto, sino que además siente que ha defraudado a Gallifrey, su planeta natal. Se cree (como podemos ver en más de un capítulo) un cobarde, que ha fallado a todos los Señores del Tiempo, y que no merece vivir, pero que lo hará por ser el último de los Señores del Tiempo.
¿Cómo cambia el Noveno Doctor? Al conocer a una persona muy especial, una persona que, finalmente, será en cierto modo responsable de su regeneración: Rose Tyler.

Tenth DoctorDécimo Doctor

Si el Noveno Doctor se quería poco o nada, el Décimo era totalmente lo opuesto, rozando el narcisismo y eso se debía claramente a la influencia de Rose en su vida, ya que en cierta medida, el Doctor cambia gracias a Rose y a su interacción con ella, con Mickey, y en menor medida, gracias a Jack Harkness, con el cual, el Décimo desarrolla una relación de “colegueo” bastante entrañable. En muchas ocasiones, el Doctor de Tennant se tornaba chulo, creído y hasta se llegó a creer omnipotente en el clásico episodio de ‘Aguas de Marte’ (considerado para muchos el mejor momento de éste Doctor), pero como bien destacan en el  especial 50º aniversario, Diez es la personificación del Héroe, del que nunca olvida, del que siempre recordará para poder aprender de sus errores haciendo lo imposible para que éstos no se repitan.

Una de las características de su regeneración es que es el ÚNICO Doctor que no quería regenerarse, mostrándonos que incluso aunque no lo deseemos, el cambio es inevitable.

Eleventh Doctor

Undécimo Doctor

El Décimo Doctor no quería olvidar, quería aprender de sus errores, y ser el Héroe que todos necesitaban. Exactamente todo lo contrario al Undécimo: el Undécimo Doctor quería olvidar, mentir (una de sus normas es “El Doctor siempre miente”), y que nadie supiera realmente lo que sentía o lo que pensaba, era el Doctor que había olvidado todo para poder tener una vida llena de emociones y de nuevas experiencias, mientras borraba de la memoria todo lo que había acontecido en su vida hasta ese preciso momento. Es un sentimiento que muchos hemos sentido en más de una ocasión, querer olvidar nuestro pasado para forjarnos una identidad nueva, empezar de cero.

El olvido forja la vida del Doctor encarnado por Matt Smith hasta tal punto que uno de sus mayores enemigos es El Silencio, el cual provoca exactamente eso: El olvido. Olvidarnos que existen y que los hemos visto.

Al mismo tiempo, nos muestra que los recuerdos y la vida en sí es efímera, tal y como se retrata con la despedida de Rory y Amy en ‘Los Ángeles toman Manhattan’, momento en el que el Undécimo comienza al fin a recordar, a permitirse bajar esa defensa de olvidar todo, gracias a los recuerdos que forjó con los Pond.

War Doctor

Doctor de la Guerra

El War Doctor, o Doctor de la Guerra es la representación más acertada de los cambios que sufrimos dependiendo de nuestras vivencias, ya que a partir del caos ocasionado por la Guerra del Tiempo, el Doctor debe forzarse a sí mismo a cambiar, a regenerarse (eligiendo como será, como bien vemos en ‘The Night of the Doctor’) en alguien adecuado para el tiempo que le toca vivir.

El drástico cambio que sufre el Doctor en la Guerra del Tiempo se debe a lo que todo aquel que ha vivido una guerra siempre dirá: La guerra cambia a las personas, la guerra nos hace cometer actos que no cometeríamos en otras circunstancias, actos atroces que se deben a lo extremo de la situación, y eso es exactamente lo que debe hacer el War Doctor. Decidir si merece la pena acabar la guerra al mismo tiempo que condena a toda su especie a la extinción. La decisión más dura de su vida, la decisión que hace que el Noveno Doctor sea como es, la decisión de sacrificarlo todo con tal de parar la guerra, y según el Noveno, ser un cobarde.

El Doctor de la Guerra nos demuestra que las situaciones extremas requieren medidas extremas, y que a pesar de las circunstancias debemos ser fieles a nuestras convicciones a pesar de que nuestras vivencias hagan que las mismas se tambaleen.

Para mí, ‘Doctor Who’ trata sobre las emociones, sobre la evolución humana (a pesar que el Doctor no lo es) que nos lleva al inevitable cambio.

¡Espero haberos dado algo más en lo que pensar a la hora de ver ‘Doctor Who’, y espero vuestros comentarios y vuestra opinión!

4 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con José Carlos. No debemos olvidar que Nu Who existe únicamente porque existieron anteriormente los Doctores clásicos.
    És difícil que a la gente se la atraiga hacia la serie clásica si siempre le damos vueltas a los mismos temas. Tiene 52 años de historia y está llena de matices, referencias culturales y crítica social y una gran cantidad de monstruos y Companions

¡No te vayas sin comentar!