‘Transmetropolitan’ #3

transmetropolitan 3Las elecciones llegan a Estados Unidos. Pero no a un Estados Unidos cualquiera, sino al hogar de Spider Jerusalem. Si hoy día la política americana ya se ha convertido en un espectáculo digno de ser retransmitido por la MTV, ¿qué ocurriría si esto evolucionara al mismo tiempo que se transforma la sociedad hasta llegar al más absoluto caos del futuro de ‘Transmetropolitan‘? En un lugar donde los Sexoñecos son la referencia de los más pequeños, la superpoblación ha llegado a su máximo nivel y cualquiera puede transformarse en humo inteligente o en un híbrido alienígena, las elecciones deben estar a la altura.

Pero no todo es malo en esta sociedad. El periodismo, por más que esté intoxicado por la televisión y la espectacularización de la información, puede llegar a la gente más que nunca. Y por encima de todos los periodistas está Spider Jerusalem. El hombre de la araña en la cabeza es capaz de cambiar los resultados electorales según lo que escribe. Podría hacer que ganara uno u otro a su merced. Pero tiene un problema. No se deja engatusar. La verdad es lo único que le importa, y aunque demuestra ser tan humano como cualquiera, los errores en su oficio pueden contarse con los dedos de una mano.

‘Transmetropolitan: El año del cabrón’ es el cómic más serio de la colección hasta el momento. Si en el primer número pudimos disfrutar de una extensa exploración del personaje principal y el segundo sirvió para conocer diferentes aspectos del mundo que le rodea, en este ya estamos metidos de lleno en su salsa. A Spider Jerusalem no hay nada que se le dé tan bien como seguir una campaña electoral. Ya lo demostró en el libro que le obligó a retirarse a las montañas debido a la fama que asoló y está dispuesto a demostrarlo en estas nuevas elecciones.

transmetropolitan 31

Sin embargo, no es nada fácil para el protagonista volver de nuevo al ruedo. En el principio del tomo vemos como el columnista no tiene ninguna intención de hacerlo. Pero es casi una obligación para el periodista más famoso de EEUU estar presente en la campaña. De esta forma, recurrirá a todo tipo de drogas que llega a inyectarse hasta en el iris de los ojos o entre los dedos de los pies para estar completamente atento a todo lo que le rodea.

Y si bien ya conoce al candidato republicano (el que está gobernando en la actualidad) de buena manera, pues le dio el sobrenombre de “La Bestia” que sigue teniendo en el presente de la historia, todavía no sabe nada sobre “El Sonrisas”Callahan, el aspirante a presidente del gobierno que presentan los democrátas esperando acabar con la soberanía del actual. De este modo, al protagonista de ‘Transmetropolitan’ no le quedará otra que investigar todo lo que pueda sobre el hombre que nunca pierde una sonrisa que parece ocultar mucho tras de sí.

Al mismo tiempo que Spider comienza a seguir la campaña electoral, le surge un nuevo problema al que tiene que enfrentarse. El editor jefe de ‘La Palabra’, Royce, manda a su propia sobrina a ser la nueva ayudante del periodista. Después de la buena relación que consiguió tener Spider con su anterior becaria Channon, en esta ocasión las cosas no irán tan bien, pues ni uno ni otro querrán tener al otro a su vera.

transmetropolitan 32

Si en los anteriores cómics veíamos cómo Warren Ellis enfrentaba a sus personajes a situaciones muy distintas, sin seguir una continuidad estricta y con hazañas que se valían como aventuras autoconclusivas, en esta ocasión vemos cómo evoluciona el estilo del guionista. Se pasa a una historia mayúscula, donde durante los capítulos que dura este recopilatorio de ECC Comics y seguramente durante los siguientes, Spider debe enfrentarse a una amenaza mayúscula. No se trata de un reportaje sobre algo en concreto, sino de seguir una campaña electoral con todas las trampas políticas que ello conlleva.

El columnista sabe que tiene un papel esencial en estas elecciones. Su opinión puede dar la vuelta a los resultados en cualquier momento, por lo que debe andarse con ojo de no decir más de la cuenta. Pero ¿cuándo se ha andado con ojo Spider Jerusalem? Su juego es este, y en un tablero marcado por él moverá las fichas a su merced. Unas fichas que buscarán convencerle de sus intereses, creyendo estar por encima de él sin darse cuenta de a lo que se enfrentan. Unas fichas con las que el periodista jugará, engañará y finalmente destrozará en un resultado que tendremos que esperar a ver en el próximo ejemplar.

Por primera vez a lo largo de este cómic, se nos presentan nuevos personajes que tendrán real importancia en la continuidad de la serie. Ya no solo Callahan y “La Bestia” serán importantes, sino que aparecerá una nueva mujer que conmoverá al propio Spider. Vita Severn, una de las encargadas de la campaña de Callahan, hará muy buenas migas con el protagonista. Aunque en principio parezca que solo lo hace por interés, poco a poco demostrará que dentro del Partido Demócrata hay dos vertientes, y que una de ellas realmente merece hacerse con el poder y así echar fuera a “La Bestia”.

transmetropolitan 33

Sin duda se trata de un nuevo paradigma para la serie. Después de acostumbrar al lector a una narración trepidante guiada por hechos que se solapan unos con otros, Ellis comienza a contar la historia por la que había empezado a escribir este cómic. Aunque pasa con más gloria que pena, sí que es cierto que se echan de menos algunos elementos más del universo que rodea a Spider Jerusalem. Aun así, siguen habiendo momentos de lo más interesantes como cuando el redactor decide llevar a un grupo enorme de seguidores a uno de los barrios más bajos de la ciudad para que observen, por ellos mismos, la podredumbre que les rodea.

El dibujo, finalmente, parece haber adquirido el carácter que le hacía falta a una colección tan emblemática como esta. En el segundo tomo, Darick Robertson ya había conseguido amoldarse a lo que quería explicar, alejándose de los posibles fallos del primero. Pero en este consigue incluso dar un paso más, acercándose a la flor y nata de los ilustradores estadounidense. El carisma con el que dota a los candidatos a la presidencia es inescrutable. El cinismo de cada uno de ellos consigue transmitirse a la perfección, algo que sin duda se desarrolla gracias a las figuras en las que se ha basado a la hora de conceptualizarlos.

La edición sigue siendo el punto más débil de esta colección, aunque sin duda sirve para hacerse con el cómic de una manera económica y práctica. Editado en rústica por ECC Comics, cuenta con un total de 144 páginas a todo color por un precio de 13,95€. 

transmetropolitan spider jerusalem

Warren Ellis

Nacido el 16 de febrero de 1968 en Essex, Inglaterra, Warren Ellis es un guionista de cómics y escritor de novelas que se ha convertido en todo un referente de la cultura popular americana del siglo XXI. Su especialidad es la mezcla de crítica sociocultural, tecnología y ciencia ficción, y muchos comparan su estilo con el gore de Garth Ennis.

Pese a haber pasado por la mayoría de las más famosas editoriales americanas (DC Comics, Avatar, Image o Wildstorm), su trabajo más reconocido en la temática superheroica está en Marvel, donde ha guionizado colecciones como ‘El motorista fantasma’ (‘Ghost Rider’), ‘Thor’ o ‘Iron Man’. Además de sus cómics de superhéroes, se hizo muy famoso gracias a ‘Transmetropolitan’ y otras series propias como ‘Global Frequency’, ‘Planetary’ o ‘Nextwave’.

TRANSMETROPOLITAN NÚM. 03 (DE 10): EL AÑO DEL CABRÓN

Se avecina año electoral y la campaña se presenta muy reñida. La ciudadanía debe escoger entre los dos grandes males: el ultraconservador Bob Heller (cuya fotografía ilustra el término “fascista” en el diccionario) y el sonriente Senador Callahan (un lobo con piel de cordero). Ante semejante pareja de candidatos, Spider Jerusalem se lanza a cubrir la campaña con la acidez, la locura y la falta de escrúpulos que lo caracterizan. El resultado, naturalmente, es explosivo.

Warren Ellis (Planetary, Hellblazer) y Darick Robertson descienden a las cloacas de la política para construir una sátira demencial que no deja títere con cabeza.

Transmetropolitan #3

Reseña
GUION
DIBUJO
EDICIÓN
Cinéfilo, literato y con mil pájaros en la cabeza. Algún día trabajaré en el Daily Planet.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!