Entrevista a Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero, los nuevos autores de ‘Corto Maltés’

"Somos un humilde eslabón en una larga cadena que es la construcción de un clásico" Juan Díaz Canales

Han pasado 27 años desde que Hugo Pratt estrenara la última obra canónica de ‘Corto Maltés‘, la colección encabezada por el personaje homónimo que se ha convertido en uno de los clásicos más relevantes del mercado del cómic franco-belga. Pocos imaginaban, de este modo, que tras la muerte del autor en 1995 alguien se atrevería a retomar un personaje tan arraigado a su creador como este. No obstante, después de casi tres décadas el guionista de ‘Blacksad’ Juan Díaz Canales y el dibujante de ‘Dieter Lumpen’ Rubén Pellejero se han unido por primera vez para enfrentarse a un reto de gran magnitud.

Antes de dejaros con la entrevista realizada por el equipo de La Casa de EL, os enseñamos el vídeo que Norma Editorial ha preparado para la ocasión:

¿Por qué decidisteis contar una nueva historia sobre ‘Corto Maltés’?

Juan Díaz Canales: En realidad no fue una decisión nuestra. Realmente, es una petición que nos viene de parte de Patricia Zanotti, que es la persona que gestiona los derechos de toda la obra de Hugo Pratt. Patricia era mi antigua editora en Italia de ‘Blacksad’, así que ya la conocía desde hace unos cuantos años. Fue a partir de que nos conocíamos que en un momento dado me propusieron continuar las aventuras de Corto. Más tarde, hacía falta buscar al dibujante, por lo que me preguntaron a mi quien me parecía el ideal. Lo que me pareció lo más evidente era contar con Rubén Pellejero. Era la persona más adecuada de cuantos dibujantes hay en la actualidad. Él es heredero de la misma tradición gráfica que Pratt y se adapta perfectamente a lo que buscaban los editores.

¿Tenéis algún recuerdo o anécdota sobre ‘Corto Maltés’ antes de haberos puesto a confeccionar sus nuevas historias?

JDC: Para mí siempre ha sido una referencia, es muy importante en mi vida. Tengo una relación afectiva con el personaje porque, en mi adolescencia, cuando leí las primeras historias de ‘Corto Maltés’, fue como un despertar a lo que suponía el medio del cómic, lo que se podía contar a través del cómic. Fue como el momento de revelación de decir “joder, si es que se pueden contar cosas maravillosas a través del cómic”. Descubrí que se pueden transmitir pensamientos de lo más complejos y detallados gracias a este medio. Siempre digo que Corto y el propio Hugo Pratt como autor han sido una referencia para mi tanto profesionalmente como personalmente para todo lo que he hecho después. Es un personaje al que vuelves constantemente. Hay muchas cosas de ‘Corto’ y de la obra de Pratt que se pueden rastrear en ‘Blacksad’. Entre otras, por ejemplo, está la ironía del personaje, esa construcción del antihéroe. No me gusta mucho la palabra, pero la gente lo reconoce enseguida. Esa persona que parece que está de vuelta de todo, que todo le da igual pero que en el fondo es las más comprometidas con quien lo necesita.

En el caso de Rubén, ¿qué ha significado para ti ‘Corto Maltés’?

Rubén Pellejero: Podríamos decir que lo mío con Pratt es bastante anecdótico. El único personaje que yo he hecho en cómic, Dieter Lumpen, tiene como referente al propio Corto. Eso ya es una muestra de mi afecto hacia la obra de ‘Corto Maltés’. Como anécdota, podría decirte que he vuelto a retomar el personaje de Corto Maltés. Es evidente que Corto ha sido una referencia toda mi carrera, y poder acercarme como autor a él es algo increíble para mí.

Rubén Pellejero
Rubén Pellejero

‘Corto Maltés: Bajo el sol de medianoche’ inmiscuye al personaje principal en una gran aventura gracias a una herencia recibida. ¿Se trata de un paralelismo con la herencia que vosotros habéis recibido por parte de Hugo Pratt?

JDC: La verdad es que no, es pura coincidencia. Yo no veo, además, que nosotros hayamos recibido herencia alguna. Pienso que somos un eslabón más en una cadena larguísima. Un humilde eslabón en una larga cadena que es la construcción de un clásico. Es un clásico creado por Hugo Pratt, que fue un autor generoso que nos ha dado la oportunidad de continuarlo. Nosotros hemos sido, por suerte o por destino, los siguientes, pero detrás de nosotros estoy convencido de que llegarán muchos más. Así que, más que una herencia, lo veo como parte de una cadena muy interesante de personas que van a explotar el personaje.

Pese a que el personaje desapareciera en la Guerra Civil Española, habéis situado este cómic en 1915. ¿Por qué decidisteis escoger este año?

JDC: Nuestra aventura se sitúa justamente detrás de ‘La balada del mar salado’, que es la historia en la que conocimos a Corto Maltés. Es en la que Hugo Pratt dio a conocer el personaje, por lo que hay algo de simbólico en aquello. Cronológicamente, dentro de la biografía del personaje, es el arranque de la época clásica. Luego ya vienen todas las historias cortas en Sudamérica y más tarde continúa con la Primera Guerra Mundial en Europa, por lo que pensamos que era el momento idóneo para retomar al personaje.

Después de ‘Bajo el sol de medianoche’, ¿seguiréis creando más historias sobre ‘Corto Maltés?

JDC: Hombre, valientes somos. Inconscientes, también. Realmente, cuando nos propusieron retomar el personaje su idea era que continuáramos la serie. Entonces, este es el capítulo número 13 de la serie y ya estamos trabajando sobre el 14, sí.

Y en el número 14, ¿seguirá la historia donde lo ha dejado este o será una historia independiente?

JDC: Es imposible que continuemos porque biográficamente no hay huecos para el personaje. Sin embargo, hay muchos antes y después que podemos aprovechar. Hay mucho terreno para trabajar.

Siendo españoles, el hecho de que Corto Maltés terminara en la Guerra Civil Española también tiene su parte simbólica. ¿Os veis capaces de retomar esa época no explicada, justo después de que Hugo Pratt decidiera que Corto desaparecería dejando un halo de misterio tras de sí?

JDC: Creo que no tiene mucho sentido hacerlo.

RP: Sí, es parte del misterio de la obra mantenerlo. Ese desconocer qué ocurrió con Corto Maltés es parte de la magia de esta serie.

JDC: Exacto, Pratt ya jugó con esa ambigüedad. En algunos sitios se decía que murió en la Guerra Civil, en otros sitios se decía que se había quedado ciego, en otros parece ser que había sobrevivido y se habla de un Corto Maltés viejo frente al mar… entonces, no sé si tendremos oportunidad de hacer algo así dentro de mucho tiempo, pero desde luego ahora no es el momento de, precisamente, ir explotando globos. No encuentro ningún interés en decir “el misterio es este”.

Rubén Pellejero y Juan Díaz Canales
Rubén Pellejero y Juan Díaz Canales

Ambos habéis trabajado en colecciones protagonizadas por un personaje masculino de gran carisma como son ‘Dieter Lumpen’ y ‘Blacksad’. ¿Qué creéis que tiene en común Corto Maltés con estos personajes?

JDC: En el caso de Blacksad, ambos tienen ese lado antihéroe que comentábamos. Esa mirada que a veces parece cínica pero que en el fondo es comprometida. Son personas que saben que las cosas van mal pero que, aun así, creen que merece la pena intentar que vayan bien. No se trata de perdedores, de gente que se regodea de haber perdido una batalla, sino de gente que a pesar de tener una mirada inteligente y crítica sobre la realidad, todavía tienen un fondo de idealismo, de pensar que las cosas pueden cambiar.

RP: El caso de Dieter Lumpen es aún más evidente. Lumpen, al igual que Corto Maltés, es un viajero, un aventurero que va por lugares exóticos buscando siempre la aventura no buscada sino que se va encontrando por el camino. También tenía un cierto cinismo, en referencia tanto a Corto como a Blacksad. Aunque Dieter Lumpen era mucho más ácido, no le afectaba tanto lo que le ocurría. Si tenía que tomar decisiones drásticas las tomaba sin ningún tipo de reparo. Y esa, creo, es la diferencia real que tiene sobre Corto Maltés, pero aun así ambos tienen muchísimo en común y en este volumen podemos verlo.

¿Por qué creéis que ‘Corto Maltés’ está valorado como uno de los mejores cómics europeos de la historia?

JDC: Porque lo es (risas). Ahora en serio, hay dos cosas que le marcan por encima del resto cuando diseccionas el personaje. Es alguien que es muy atractivo a nivel visual, es un modelo de elegancia, muy evocador y de un mundo pasado que ya no existe pero que nos encanta. Tiene mucho encanto. Y, por otro lado, es un personaje muy necesario ya que tiene esa vertiente ideológica y reivindicativa que yo creo que en un mundo en crisis permanente como el nuestro es muy necesario. Corto es alguien que te gusta que exista. A todos les gustaría tenerlo de amigo.

¿Cuál creéis que sería el Corto Maltés de la actualidad?

JDC: No creo que exista nadie como Corto, ya que los personajes de ficción en general tienen lo mejor de cada uno. Es decir, son perfectos porque son ficción. No se puede ver realmente el aspecto oscuro de Corto Maltés, igual porque en realidad no tiene. Son personas que mayormente son positivas y claro, eso es difícil de encontrar en la realidad. Por mucho que alguien te parezca muy interesante o modelos a seguir, siempre tiene en algún momento el fallo o el aspecto con el que no comulgas.

Este aspecto oscuro que comentas, ¿lo veremos en los próximos tomos de ‘Corto Maltés’?

JDC: Sí, realmente tiene su aspecto oscuro y se llama Rasputín. Existe la dualidad que Pratt fue construyendo a medida que confeccionaba sus álbumes. Corto Maltés y Rasputín no se entienden, son antagónicos. Pero Rasputín no es exactamente el lado malo de Corto, los dos son un poco Corto Maltés y un poco Rasputín.

Es sabido que Hugo Pratt tenía una biblioteca inmensa con la que se referenciaba para construir sus historias. Esto hoy día ha cambiado mucho, ¿nos puedes explicar un poco qué proceso has seguido para documentar la historia?

JDC: Ahora no es necesario tener bibliotecas inmensas, aunque envidia da, ya me gustaría a mí tener los 20.000 ejemplares de Pratt. Pero hoy día con internet tienes acceso a un montón de información y casi la tarea es a la inversa. Ahora la dificultad está en seleccionar, en desbrozar un poco y ver qué es lo que te interesa y qué es lo que no te interesa. Y al principio es algo que no es nada evidente, es muy difícil. Empiezas a investigar a nivel de historia y vas viendo un montón de personajes interesantes reales y hechos históricos que te interesan y te gustaría meter, pero que es difícil hacerlo. Entonces, en vez de tener la dificultad en la búsqueda, la tienes en la selección, en descartar.

Juan Díaz Canales
Juan Díaz Canales

De los personajes reales que habéis utilizado en este tomo, ¿cuál destacaríais por encima del resto?

JDC: Me gustan bastante todos, pero por ejemplo Matthew Henson, el explorador negro, me parece increíble. Es de los más respetados de la historia, hay poca fantasía alrededor de él. Era un personaje que estaba metido en este tipo de expediciones y que es verdad que pasó lo que pasó, que estuvo en el Círculo Polar y que, además, describe muy bien una problemática que había en esa época, la discriminación racial.

RP: Podría decir que Pameolik, el esquimal, es uno de mis favoritos. Es muy carismático y muy especial. También me encanta el irlandés. Es muy interesante, una persona que cumple sus órdenes pero que tiene un aprecio soterrado que deja mostrar con reservas.

Hugo Pratt tuvo muchas etapas en las que su estilo de dibujo fue evolucionando. ¿En cuál de ellas te has fijado más a la hora de hacer tu propio Corto Maltés?

RP: Ahí está la gran dificultad, en qué parte fijarme más. He ido haciendo una amalgama en la que he intentado acoplar el estilo de Hugo Pratt al mío propio. Parte, sobre todo a nivel de trazo, está más referenciado en su primera época, y a nivel del propio grafismo en la zona intermedia (Siberia…), donde se tenía una referencia mucho más clara de su rostro, ya que anteriormente veías como su semblante cambiaba en cada viñeta. A partir de entonces ya fue perfilando su nariz, sus rasgos, y de ahí es donde más lo he sacado. Realmente, si pusiéramos todos los Cortos de Pratt en fila india veríamos es que el del final es alguien muy distinto al de al principio. Entonces, he intentado ubicar el que más podría servirme y ese es el que he utilizado.

De las historias de ‘Corto Maltés’ de Hugo Pratt, ¿cuál es vuestra favorita?

JDC: Para mí siempre es difícil, porque me gustan muchas mucho. Pero sí te puedo decir, por ejemplo, que hay una historieta corta de las etiópicas que me marcó en la adolescencia. Habla sobre un traidor irlandés que acaba en un fortín en Etiopía. Fue maravilloso descubrirla. Y también están, como referencia, las historias largas de Corto en Siberia, hay algunas que me parecen maravillosas.

RP: Mi favorita es ‘La balada del mar salado’ y muchas historias cortas que vinieron después, sobre todo las situadas en el bloque central de su historia.

Pese que sois autores españoles, trabajáis más en el mercado francobelga por las oportunidades que este ofrece. ¿Qué tiene esta industria que le falta al mercado español?

JDC: Más lectores. No tiene más misterio.

RP: Sí, porque de ahí saldría todo, más editoriales y más oportunidades para producir. Al final el mercado se basa en la producción, y hay países como Francia y Bélgica que tiene muchos lectores y entonces es una industria que funciona. Y este es uno de los factores que aquí se echa más en falta. Aquí hay mucha compra de derechos pero hay muy pocas obras producidas. Cada vez parece que hay más pero sigue siendo mucho más difícil que en el mercado francés. Y esto viene dado porque los lectores son mucho más numerosos. A nivel cultural y social está todo mucho más reconocido, no hay que pedir permiso para leer un cómic, está a nivel de calle, en los salones, las librerías, hay una expectativa del cómic muy diferente a la de aquí, donde todo está mucho más centralizado.

JDC: Sí, aquí los lectores de cómics pertenecen más bien a una minoría. Pero vamos, es un aspecto general. Claro, nosotros hablamos de lo que nos preguntan y que conocemos, que es el cómic, pero normalmente es que son países más adelantados culturalmente. Creo que tenemos que hacer un poco el mea culpa en este sentido. Somos una sociedad que lee menos que nuestros vecinos de Europa. Aquí se ve menos cine, se apoya menos… la industria cultural en general está mucho más desarrollada alrededor nuestro. Si tomamos de referencia a Francia desde luego, pero no es solo el cómic, es la literatura, se leen más periódicos, la televisión y la radio son de mayor calidad…

RP: Allí no hay ruptura en la lectura del cómic. Primero tienen cómic infantil, luego adolescente, juvenil, pasa a adulto… y siempre han tenido algo que leer. No ha habido ruptura generacional. Aquí hubo ruptura, el boom de las revistas cayó (Bruguera, Silencio…). Siempre se ha ido un poco a otro tipo de público.

JDC: Burbujas, vivimos en burbujas, como siempre.

RP: El lector ha desaparecido por generaciones, ahora vuelve otra vez. Ahora estamos en un buen momento a nivel de novedades y de lectores, ha subido bastante gracias a pequeños medios que dan más relevancia al cómic. Internet ha sido una gran ayuda para popularizar el cómic y parece que está mejorando la cosa, aunque muy por detrás de otros países.

Quizás también es gracias al cine, donde últimamente se está apostando por adaptar muchos cómics.

RP: Sí, sobre todo en cuanto al género de los superhéroes es algo que se nota mucho. En otro tipo de cómics quizás no tanto, pero siempre ayuda.

JDC: Sí es verdad que las nuevas generaciones tienen menos prejuicios porque hemos ido, para lo bueno y para lo malo, a una cultura donde lo audiovisual tiene un peso tremendo. Por los videojuegos, el manga, la tele… cada vez estamos en un mundo más visual. Y claro, en ese sentido el cómic tiene mucho que decir, pues es un medio visual. Y, a pesar de su aparente sencillez, sigue siendo potente. El hecho de que el cine busque en el granero del cómic imágenes, personajes e historias te da una pista de cómo pervive el cómic como medio pese a que parece lo más pretecnológico del mundo, pues al fin y al cabo es una cosa impresa en papel.

Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero
Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero

Ya que estamos hablando de esto, ¿cómo veríais la realización de una película sobre ‘Corto Maltés’?

RP: De hecho ya tendría que haber salido.

JDC: Entra dentro de lo posible, pero sería muy criticada. Fíjate que nosotros que somos muy cercanos al universo de Pratt y ya nos pasa, pues de los lectores de a pie siempre habrá alguien que dirá “este no es Corto Maltés”. Imagínate, encima, asociándolo a la cara de un tío, con voz, que nadie ha oído hablar a Corto jamás, o que lo han oído siempre con una voz que no se va a parecer jamás a la que le pusieran en el cine… y claro, siempre hay un punto de traición que podría acabar decepcionando al público. Pero bueno, se acabará haciendo, con los clásicos siempre acaba pasando eso. Son adaptados, retomados…

Hace poco donaste una ilustración sobre Blacksad en la guerra para los refugiados de Siria. ¿Veremos alguna vez esa etapa de Blacksad en un cómic?

JDC: Juanjo Guarnido y yo ya lo hemos hablado alguna vez. No creo que publiquemos una historia completa sobre esta época, pero sí algún flashback que nos muestre a Blacksad en la guerra. Yo creo que lo haremos algún día, sí.

¡No te vayas sin comentar!