Neptuno: Sueños de aventura

El magnífico tomo que edita Yermo
El magnífico tomo que edita Yermo

Neptuno es la historia de William Lake. A lo largo de su aventura, descubriremos muchas cosas acerca de este curioso personaje. Acompañaremos a su tripulación a lo largo de extrañas peripecias inesperadas, pero, tras tan largo viaje, si algo nos queda claro sobre el carácter de Lake es su capacidad para soñar, además a lo grande.

Su aventura comienza, precisamente, con un sueño. William Lake tiene en su cabeza una máquina maravillosa, que desafía las convenciones sobre navegación. En una época de maravillas, Lake ha ideado algo que rompe moldes. Su nave, la Neptuno, deja atrás cualquier innovación en el arte de la marinería, ya que, a diferencia de cualquier navío de su época, puede viajar bajo la superficie del mar, gracias a la combinación de genio con un puntito de locura de su creador.

Como todos los adelantados a su tiempo, Lake sufre la indiferencia del gobierno de los Estados Unidos, que se niega a dar pábulo a la fantasía del inventor, así que el proyecto Neptuno languidece y las deudas se acumulan en la mesa de este pionero. A regañadientes, accede a vender su máquina a un pirata con ínfulas de científico, que se dedica a saquear galeones hundidos en el océano. Así comienza el viaje de Lake y su tripulación, aunque las derivas que tomará su aventura son tan inesperadas como mortales, y bastante alejadas de los planes originales de este grupo de héroes a la fuerza.

Esta es la premisa con la que Jean Yves Delitte construye su trama, sustentada en los pilares básicos de la novela de aventuras. En toda la obra se respira el sabor clásico de aquellas historias que han alimentado la imaginación de varias generaciones y que siguen inspirando nuevas reinvenciones incluso en nuestros días. No hay más que ver, por ejemplo, el giro de tuerca que dio Alan Moore a este tipo de historias en su célebre La Liga de los Extraordinarios Caballeros, donde el capitán Nemo campaba a sus anchas por los mares del mundo a los mandos del Nautilus, además con un respeto reverencial a la obra de Julio Verne.

Con un poco de ese espíritu, Delitte reivindica esta clase de literatura, pero con los ingredientes necesarios para que no resulte anacrónica, envuelto además en un espectáculo visual de primer orden, que convierte cada página de Neptuno en un regalo para los ojos.

Jean Yves Delitte ha conseguido que se le reconozca en todo el mundo por su estilo preciosista y lleno de detalle, que alcanza cotas de gran belleza en una obra que siempre tiene puesto el rumbo hacia su gran pasión: el mar. Los lugares comunes de su trabajo le han otorgado el aplauso del público y la crítica, y el cariño que imprime en la reproducción de toda clase de navíos es seña de identidad de este artista que es, como colofón a su carrera, pintor oficial de la Marina. El grado de detalle en sus estampas marinas es de auténtico lujo, y ese gusto por la recreación histórica se traduce también en un excelente trabajo de ambientación. Delitte capta una época, una forma de vida, conectada al momento en la historia, cuando la tecnología del vapor se impone a la navegación a vela y el mundo está a punto de hacerse más pequeño. Una carrera tecnológica en la que el Neptuno se convierte en un navío casi de ciencia ficción.

La Neptuno en acción
La Neptuno en acción

Lo que ocurre con ciertos artistas tan preocupados con el detalle es que, a la hora de trasladar esas ideas a una narración, suelen pecar de estáticos o confusos, más preocupados en la forma que en el fondo. Por suerte, Delitte supera la prueba y demuestra que es un gran narrador, un artista de cómic, con una idea muy concreta acerca de cómo funciona su obra a todos los niveles. Se toma su tiempo para que las decisiones visuales sean las adecuadas, y la lectura nos resulte coherente. La forma de entender la página de este dibujante ofrece al lector exigente una serie de composiciones de gran belleza, que harán las delicias de los amantes de la escuela franco belga en la que se enmarca este obra. La agilidad de la lectura permite que nos paremos a disfrutar de cada una de las viñetas de este cómic, un constante juego con el espacio y los personajes, adornado por un magnífico e inteligente uso del color.

Es destacable el trabajo de edición de Yermo, la editorial que nos trae este precioso volumen que recopila los cuatro cuadernos que se editaron en su formato original. Una calidad de papel excelente y la bellísima presentación hacen de éste cómic esa clase de libros que gustará incluso a aquellos que no suelen leer tebeos, por su gran cuidado. De esa clase de tomos que da gusto tener en las manos, que hacen del cómic un producto de calidad ya no sólo por el contenido, si no por su trabajo editorial. Un aplauso por los chicos de Yermo, que han apostado por este formato con un resultado espectacular.

La aventura de William Lake nos llevará por los confines más insospechados del globo, y enfrentarán a la tripulación del Neptuno con tribus perdidas, inventores enloquecidos y conspiraciones en las altas esferas del poder. Delitte trabaja con varias tramas que se van enredando en los momentos clave de la historia, en donde quedan atrapados estos pioneros del mar muy a pesar de sus deseos. Porque los protagonistas de esta aventura están muy lejos de ser héroes. Ese es otro de los aciertos del autor, tratar a sus personajes como seres humanos, con flaquezas y miserias, alejados de los techados de virtud del folletín victoriano en el que encuentra gran parte de su inspiración. La tripulación del Neptuno es una colección de bajezas humanas que se convierten en algo más por pura supervivencia. Al final del viaje, nadie será el mismo, y mucho habrá quedado atrás desde aquel primer puerto.

Rumbo a la aventura
Rumbo a la aventura

Una gran cómic, convertido en un pequeño clásico contemporáneo del cómic europeo, que hará las delicias de los amantes de la aventura, en el término más clásico posible de la palabra. Las máquinas imposibles se mezclan con los misterios del mar, mientras los cañones de un velero de la armada vuelan un barco pirata. Todo vale cuando lo que prima es la imaginación.

Jean Yves Delitte no es especialmente conocido en nuestro país, a pesar de su larga trayectoria que se alarga desde finales de los 80. En España hemos podido disfrutar de otra obra centrada en otro navío, Belem, pero esperamos con ganas material de este genial dibujante y su mundo lleno de olor a salitre. Para aquellos que soñáis con el mar o todavía disfrutéis con las novelas de Julio Verne (como el que suscribe), este es vuestro cómic.

Yermo nos trae Neptuno en un lujoso volumen que recopila los cuatro tomos que componían la edición original francesa. Editada en cartoné y con una excelente calidad de papel, sus 220 páginas son un auténtico placer para la vista. Su precio de venta al público de 42 euros.

William Lake está a punto de terminar el Neptuno, un submarino revolucionario, cuando Washington se niega a seguir financiando la nave. Lake debe venderla a un inversor alemán que desea explorar el mar Caribe con ella… El inicio de una aventura que hará las delicias de los lectores de Julio Verne!… 

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!