Resumen de las XX Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés

El martes día 8 de septiembre llegamos a Avilés para asistir a la vigésima edición de las Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés. Lo que nos encontramos allí fue lo mismo que los asistentes a las pasadas ediciones han podido ver ya: este encuentro se diferencia de otros en el hecho de que en Avilés el evento se fusiona con la ciudad al no estar limitado a un recinto ferial, sino que utiliza varios edificios y lugares emblemáticos puestos a disposición de la organización para que los asistentes disfruten de las exposiciones, proyecciones de películas, charlas y demás actividades.

Jornadas del Cómic de Avilés

El corazón de todo esto lo encontramos en la Casa de la Cultura de Avilés, edificio en cuyo interior se encuentra la sala de conferencias en la que se desarrollan las charlas más multitudinarias (una localización de lujo para estos actos, por cierto) y al lado del cual se monta la carpa en la que nos podemos encontrar algunas tiendas de cómics (como pueden ser Noveno Arte, Gizzmo, Lo más friki o Hangar Rebelde) con material muy interesante como ediciones originales USA, material descatalogado muy difícil de encontrar y obras de los autores que asisten a las Jornadas, no solo las novedades del mes que vemos si visitamos una tienda especializada corriente en cualquier otra ocasión. También estaba disponible por supuesto todo tipo de merchandising relacionado con el género, aunque solo como un pequeño apéndice a la gran cantidad de cómics que pudimos encontrar, que al final es de lo que va esto. Y esto es algo que hay que aplaudir, ya que en los últimos años se suelen encontrar en las tiendas presentes en este tipo de eventos más camisetas que cómics…

En esta carpa también tienen lugar algunas charlas y presentaciones, y es el lugar donde algunos autores se instalan para realizar comissions y tener un encuentro más cercano con el lector, algo muy de agradecer. También es el lugar escogido para realizar las ruedas de prensa diarias con los autores. Sin duda no es el mejor lugar para realizar este tipo de actos cuando la carpa esta llena de gente deambulando por las tiendas (con el ruido que ello genera), pero se suele usar cuando la sala de conferencias de la Casa de la Cultura de Avilés está ocupada.

Además, las XX Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés han ofrecido muchas más actividades a los asistentes. En las sesiones de videocine se han proyectado las películas ‘Turok, son of Stone’, de Curt Geda, Dan Riba, Frank Squillace y Tad Stones, ‘Spiderman, el desafío del Dragón’, de Don McDougall, ‘Captain América: Death too soon’, de Ivan Nagy y ‘Howard, un nuevo héroe’, de Willard Huyck. También se han exhibido varias exposiciones en distintos puntos de la ciudad de Avilés, como la de Fernando Vicente, la de Roger Ibáñez y la de Pere Joan, sobre la que el mismo autor hizo una visita guiada.

En cuanto a presentaciones de obras, en estos días hemos podido disfrutar en Avilés de varias. Iván García presentó ‘Capitán Eclipse: Rescate en la Periferia’Ruma Barbero presentó ‘Moyando’l culu’ además del disco-cómic ‘Herr Manos’Sergio Colomino presentó ‘Sherlock Holmes y la Conspiración de Barcelona’, J.M. DeMatteisFernando Blanco presentaron el cómic ‘El Fantasma Errante’, Rafael Ruiz-Dávila, Adrián Gutiérrez y Florencia Muir presentaron los cómics ‘1900 Vol. 01’ y ‘1900: Orígenes’Sergio Dávila presentó ‘Legenderry’, Enrique Vegas presentó ‘Cabezones reunidos’ y ‘El Jobbit’ y por último Bruno Redondo, el editor Jim Chadwick y Juan Albarrán hicieron lo propio con ‘Injustice: Gods Among Us’, acto en el que además nos dieron alguna primicia como la futura publicación de un nuevo anual que tendrá a un guionista sorpresa (no conseguimos que soltaran prenda sobre su identidad, pero prometieron que sería un nombre importante) y que el propio Bruno Redondo estará allí para dibujarlo.

Pero sin duda el plato fuerte de estas jornadas son las charlas de los autores. Por Avilés los asistentes hemos tenido el lujo de asistir al divertido repaso de la carrera profesional de Pasqual Ferry contada por él mismo, ser testigos de la peculiar visión del mundo desde el punto de vista de Paul Pope, escuchar a David Rubín hablar de la situación actual del mercado del cómic sin pelos en la lengua, oír el meteórico ascenso de Mahmud Asrar en el mainstream americano de sus propios labios o quedarse maravillados ante las historias de alguien tan grande como J.M. DeMatteis.

Y esos han sido tan solo algunos de los ponentes en unas jornadas en las que se han pasado por la mesa de coloquios otros como Fumio Obata, Gary Frank, David Baldeón, Iñaki Miranda, Fernando Vicente, Julie Maroh, Sento, Claudio Castellini, Roger Ibañez, Jesús Merino, Pere Joan, Enrique Vegas o Matteo Scalera. Lamentablemente, Alan Davis, uno de los grandes nombres de esta edición de las Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés, no pudo asistir a su charla al no encontrarse demasiado bien en ese momento (nada preocupante, no os asustéis), pero este revés tuvo el efecto positivo de tener a DeMatteis durante dos horas y media charlando en el auditorio, un tiempo que según el propio autor es el más prolongado que ha estado jamás hablando ante una audiencia. Próximamente en La Casa de EL hablaremos con mayor profundidad de alguna de estas charlas, así que estar atentos…

Y para los amantes de los podcast de temática relacionada con el mundo del cómic, el sábado por la mañana tuvo lugar en la misma sala de conferencias la grabación del programa “La Parada de los Monstruos”, una cita obligada para los que disfrutamos como oyentes de lo que esta gente nos tiene que contar a través de un micrófono.

Para despedir esta edición, el sábado a última hora tuvo lugar la ceremonia de clausura, donde estuvieron presentes los autores invitados y autoridades del Ayuntamiento de Avilés, y la entrega de los curiosos premios del evento. Por destacar alguno de estos divertidos galardones, Mahmud Asrar se llevó el premio Brian Azzarello al autor invitado más nocturno (vamos, al que más le gustó la vida nocturna de Avilés), Julie Maroh el de la autora invitada que más millas tuvo que hacer para llegar a Avilés, Paul Pope el del autor invitado más guaperas y la señora de J.M. DeMatteis el de la mejor pareja de autor invitado.

En dicha ceremonia de clausura también se dieron a conocer de boca de Jaume Vaquer como cada año los XV Premios de la Crítica de Dolmen Editorial, y al final de la misma se hizo entrega a los asistentes de una lámina realizada por Enrique Vegas con personajes de X-Men como protagonistas y de la tercera entrega de la revista ‘Ensueños’, además del calendario municipal de Avilés de este año, centrado evidentemente en las Jornadas del Cómic.Lámina Enrique Vegas

Y de esta forma se dio fin a las XX Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés. ¿Qué fue lo peor este año de esta cita en la ciudad asturiana? Quizás para ver lo peor de este evento este año tendríamos que mirarnos a nosotros mismos, los asistentes. El grado de nivel de exigencia de algunos fans con respecto a los autores invitados a la hora de pedirles dibujos en algunas ocasiones rozaban lo indecente y lo maleducado. Pero ojo, que este comportamiento no es ni mucho menos generalizado, ya que la mayor parte de la gente se comportó de forma muy respetuosa. Sin embargo, en ocasiones esta minoría causaba vergüenza ajena. De la misma forma resultó preocupante, desconcertante y decepcionante ver a algunos autores con muchas más personas en la cola de sus firmas que en la sala de conferencias durante sus charlas…

¿Y lo mejor? Pues por parte de la organización del evento, creo que hay muy poco que criticar y mucho que alabar. Todos los moderadores de las charlas y las presentaciones sin excepción siempre han estado magníficos así como Diego García, el encargado de traducir a los autores extranjeros, cuyas capacidades idiomáticas parecen ir más allá de lo humano. El trato que recibimos nosotros por parte de Rocio Ocarra, responsable de prensa, ha sido igualmente excepcional e inmejorable, algo muy de agradecer. Pero quizás lo mejor haya sido la predisposición de los autores invitados a tratar con los aficionados. Bien es cierto que la forma en la que funciona este evento da pie a que se trate más de un encuentro entre autores y lectores al mismo nivel que de otra cosa, pero esto no sería posible si no fuera por lo bien que los invitados se portan. Como ya comenté más arriba, a veces los asistentes se pasan de exigentes, pero lo que no he visto en ningún momento ha sido a un autor que se quede corto en amabilidad, predisposición y buenrrollismo. Ha sido normal estos días ver por las calles de Avilés a dibujantes firmando y dibujando para sus fans mientras se tomaban una cerveza, tan normal que lo raro ha sido encontrarte a alguno que no estuviera atendiendo de una manera u otra a un aficionado.

En resumen, desde mi punto de vista ha sido un evento exitoso y solo resta desear que la organización, que ya está trabajando en la edición del próximo año, siga a este buen ritmo y las XXI Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés sean incluso mejores que estas. Pero lo tienen realmente difícil…

¡No te vayas sin comentar!