Tokyo Ghoul #2

tokyo-ghoul-reseña-analisis-critica-opinion-sui-ishidaCasi la totalidad de las obras actuales poseen elementos basados en el contraste o contraposición de dos elementos opuestos. De este modo, las colecciones de superhéroes tan populares hoy en día nos cuentan, en esencia, las batallas entre uno o varios héroes y un gran elenco de criminales, por lo que su trama se puede resumir como la famosa lucha entre el bien, encarnado por el héroe, y el mal, simbolizado por los criminales. Dicha lucha entre un bando bueno y uno malo suele darse prácticamente siempre: en las series de detectives (policía, bueno; y asesino, malo), en todo lo referente al ámbito judicial (los que piden que alguien sea determinado culpable y los que abogan por la inocencia son bandos distintos), las obras bélicas…

Es por la habitualidad de lo anterior que un título donde se rompa el esquema binario previo resulta tan atractivo, como sucede en el caso de ‘Tokyo Ghoul‘. Y es que, pese a que en el volumen que nos ocupa haya dos contraposiciones que constituyen los dos grandes pilares argumentales del tomo, no está claro cuál es el ‘bando bueno’ y cuál es el ‘malo’: todo es bastante gris, como ocurre en otras obras. Además, en uno de esos contrastes aparece la presencia de un tercer elemento que lo descuadra todo: nada más y nada menos que el protagonista de la historia, Ken Kaneki, un humano convertido en ghoul a raíz de un extraño incidente.

4-tokyo-ghoul-reseña-analisis-critica-opinion-sui-ishidaAntes de adentrarnos en lo que da de sí esta segunda entrega, es necesario poner antecedentes a todo lo que acaecerá en la misma. Fundamentalmente, en el primer volumen del manga, Sui Ishida nos presentaba una versión de la ciudad de Tokyo más que singular, puesto que además de humanos la metrópoli estaba poblada por unos seres llamados ghouls. Pese a tener apariencia humana, su única fuente de alimentación posible es la carne humana y, por ello, causan graves estragos en la ciudad. Así pues, tenemos un esquema claro predefinido en la cabeza tras leer esto: humanos, buenos; y ghouls, malos, debido a su alimentación. Dicho esquema se rompe con Ken Kaneki, un humano transformado en ghoul, lo que añade un tercer elemento a esta relación.

De este modo, los primeros episodios del manga nos relatan, primero, la transformación del protagonista en ghoul y, después, todo lo relativo a la psicología del protagonista. A saber, la desesperación al saber lo que le ocurre, la adopción de su nuevo cuerpo, que le impide comer otros alimentos salvo carne humana…Al final, tras obtener alimento, Kaneki comienza a adaptarse a su nueva vida y entra a trabajar en el anteiku, una cafetería que ejerce de ‘sede’ de ghouls de la zona. Tal como el ghoul anciano dueño del anteiku le dice, no es que por ser un ser a medio camino entre una persona y un ghoul no pueda vivir en ninguno de los dos mundos, sino que puede formar parte de ambos bandos debido a eso.

El guión de este segundo tomo se puede dividir en dos elementos básicos, los dos ‘contrastes’ que comentaba al principio de la reseña. Por un lado, se profundiza en todo lo que envuelve a los ghouls y al anteiku: la nueva vida de Kaneki, la vida de un ghoul en la sociedad…Por otro, se introducen los enemigos de las ghouls: los inspectores antighouls, un cuerpo de la policía como podría ser el de homicidios o vicio; apodados ‘palomas‘.

3-tokyo-ghoul-reseña-analisis-critica-opinion-sui-ishidaRespecto a lo primero, entre otros diversos elementos, somos testigos de lo complejo que resulta ser ghoul debido, por ejemplo, a la extrema dificultad de tomar alimentos y comidas normales, ya que para esta clase de seres saben como bazofia al disponer de un paladar diferente al de los humanos. A raíz de esto, y para aparentar ser personas normales y eludir ser descubiertos, se entrenan para fingir que disfrutan de la comida convencional mediante un curioso método de ingerir substancias. También podemos apreciar que en el anteiku o cafetería se concentran tanto ghouls como humanos, algo que resulta de gran utilidad para los primeros al ser las personas una suerte de ‘libros de texto vivientes’.

A su vez, el autor nos ilustra las facetas no tan positivas o más ocultas de los ghouls de la zona, como la fabricación de máscaras para tapar su rostro mientras atacan a los inspectores antighouls del CCG (Centro de Control de Ghouls) y evitar ser descubiertos; así como la obtención y reparto de comida entre los ghouls más débiles o menos propensos a obtener carne humana por sí mismos.

El otro aspecto crucial del volumen son los inspectores del CCG o ‘palomas’. Fundamentalmente, a raíz de la extrema peligrosidad de los ghouls, se ha creado una unidad policial especial con el fin de lidiar con ellos. Lejos de ser una mera introducción o una presentación breve, los miembros del CCG tendrán un papel más que significativo en esta entrega, puesto que llevan a cabo varias acciones de notable importancia como podremos apreciar.

El último elemento a tratar del guión es la importancia de nuevos personajes. Dado que la primera entrega se centraba en todo lo referente a la transformación de Kaneki, apenas había espacio para profundizar en los otros seres de la historia. En cambio, en la presente entrega, Sui Ishida, autor de la obra, sí nos muestra varios sujetos que ostentarán un papel considerable en ‘Tokyo Ghoul’.

2-tokyo-ghoul-reseña-analisis-critica-opinion-sui-ishidaSin desvelar mucho, basta decir que especialmente Touka Kirishima, la ghoul compañera de trabajo del protagonista, ostentará un papel de bastante mayor importancia en este volumen, viendo incluso leves fragmentos de su vida fuera del anteiku. Además, reaccionará de forma muy pasional ante un incidente que acaece en el tomo. Kirishima aparte, se nos presentan además cuatro ghouls de cierta relevancia, todos ellos por diferentes motivos, así como varios inspectores del CCG a modo de antagonistas. 

Respecto al terreno gráfico, Ishida fundamenta su estilo en los drásticos cambios de estilo, algo que casa a la perfección con la temática de la obra. De este modo, además de la técnica más convencional y propia del manga utilizada en los shonen (destinados a un público juvenil masculino), la cual Ishida utiliza en las escenas más cuotidianas; encontramos también rasgos propios de los cómics más adultos o seinen. Esto es, tonos más oscuros, escenas de mayor violencia, formas deformadas y monstruosas propias de los ghoul…Todo ello sirve, en definitiva, para acrecentar todavía más la diferencia entre ambos mundos.

En lo que a la edición se refiere, es la habitual y más que conocida de Norma Editorial: tomo rústica con sobrecubierta en sentido de lectura oriental que encuaderna las 224 páginas en blanco y negro que contiene esta segunda entrega. El precio es también el habitual: 8€. A modo de conclusión, nos encontramos ante un volumen notable que presenta numerosos frentes y aspectos interesantes, lo que augura a ‘Tokyo Ghoul’ un futuro prometedor en términos de interés argumental.

Sui Ishida

Nacido el 28 de diciembre en la prefectura de Fukuoka, en Japón, en 2010 ganó la edición 113 del premio Grand Prix de la revista de manga Young Jump con un ‘oneshot’ o número único de ‘Tokyo Ghoul’. A raíz de esto, empezó a publicarla en la misma revista ya como serie regular a partir de septiembre de 2011. Durante la publicación de la misma, realizó un par de números únicos basados en el mismo universo, ‘Tokyo Ghoul Rize’ y ‘Tokyo Ghoul Jack’, así como un spinoff precuela de la serie original ‘Tokyo Ghoul: Jack’. Tras terminar la obra original, ‘Tokyo Ghoul’, cuya popularidad ha hecho que sea adaptada al anime, empezó a publicar la secuela, ‘Tokyo Ghoul: re’ a partir de septiembre de 2014.

 Tokyo Ghoul 2

SEGUNDO VOLUMEN DEL MANGA MÁS ESPERADO DEL MOMENTO

Tras el trasplante de varios órganos de ghoul, Kaneki se va convirtiendo poco a poco en una especie de monstruo. Por si eso no fuera suficiente problema, empieza a trabajar en el Anteiku pero se presentan unos peligrosos inspectores de ghouls, apodados “palomas”.

Tokyo Ghoul #2

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!