‘Transmetropolitan’ #4

transmetropolitan 4¿Quién no ha querido alguna vez sodomizar al presidente de su país atándole al cuello su propia corbata y poniéndole a cuatro patas mientras le escupes todo lo que ha hecho mal durante su mandato? Probablemente sean pocos los que han tenido la oportunidad de hacer algo así, pero uno de ellos tenía que ser Spider Jerusalem. A pocos días de unas elecciones generales en las que los habitantes de Estados Unidos deben elegir entre “La Bestia” y “El Sonrisas“, todo parece ir mal para el cronista de ‘La Palabra‘.

Con la muerte de Vita Severn narrada en el tercer tomo de la colección, vemos a un Spider más depresivo que nunca. Su enajenación mental insuflada por los más potentes alucinógenos de esta distopía futurista llega a un límite escabroso durante los primeros números. Tal locura estalla en el balcón de su nuevo loft, donde decide que es hora de dejar de hacerse el duro y se deja llevar por las lágrimas de los que, aún habiendo perdido todo, se mantienen firmes en sus ideales. Porque, pese a estar derrumbado y con una hecatombe mortífera poblando su cerebro, quedan pocos días para las elecciones, y su labor es cubrirlas.

En este cuarto volumen recopilatorio de ECC Ediciones, de título ‘La Nueva Escoria‘, vemos como los lazos que se aúnan alrededor del protagonista van estrechándose. De este modo, se observa como su ayudante Yelena Rossini y su nueva guardaespaldas (y antigua mano derecha) Channon Yarrow comienzan a forjar una amistad totalmente independiente de sus relaciones respectivas con Jerusalem. Y si bien se les contagia la manera de ser del periodista, se deja entrever un respeto que les llevará a ser el apoyo en firme que tendrá Spider Jerusalem a lo largo de lo que queda de la historia guionizada por Warren Ellis.

transmetropolitan callahan

La historia avanza a pasos agigantados en la serie dibujada por Darick Robertson, pero tanto el ilustrador como el guionista consiguen, en este quinto compendio, mantener intacto el espíritu de los primeros capítulos al intercalar pequeñas historias dentro de la gran trama política que se explica a cuentagotas. De esta forma, se indagan nuevas índoles que pueblan el universo de ‘Transmetropolitan‘: religiones conservadoras que aniquilan a pedradas a sus enemigos, jóvenes revolucionarios que cortan la línea de internet en varias calles, puestos de comida rápida de carne humana… todo lo que la mente más perversa pueda imaginar se encuentra recogido en las viñetas publicadas originalmente entre los años 1999 y 2000.

El peso de ‘La Nueva Escoria’ recae, sobre todo, en las dos entrevistas que Spider Jerusalem tiene la oportunidad de hacer a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Sin saber ni cómo ni por qué, recibe la invitación de verse cara a cara con “La Bestia“, alias con el que se conoce a Heller, el Presidente de Estados Unidos. En esta pequeña entrevista volvemos a ver las excentricidades del protagonista y el par de testículos que tiene al controlar sin ningún deparo al que considera el enemigo de Norteamérica.

Pero mucho peor es la charla que mantiene con Callahan, el candidato a la presidencia también denominado “El Sonrisas“. Visto como el lobo con piel de cordero que consigue cuanto quiere al engañar al electorado, en este capítulo por fin se revela tal y como es para sorpresa y horror de los más inadvertidos. El que menos preparado estaba para tal asalto resulta ser, no obstante, el propio cronista de ‘La Palabra’, quien sale más escaldado que nunca de la visita que prometía ser una gran oportunidad para resarcirse como el escritor por excelencia de las elecciones.

transmetropolitan heller 2

Son los problemas sobre los que escribe y el invierno que tanto gusta al protagonista los que le sirven como apoyo para continuar adelante. Después de sufrir el más duro golpe por el que ha pasado Spider Jerusalem, este debe afrontar lo sucedido y seguir combatiendo contra las injusticias del día a día tal y como piden sus propios lectores. Ellis consigue, de este modo, lo que parecía imposible a estas alturas: humanizar a alguien como el protagonista de ‘Transmetropolitan’ y hacer que el público se identifique con él.

Aun así, poco dura el llanto. Las aventuras continúan en un mundo tan intoxicado que siempre hay algo sobre lo que hablar. Además, gracias a cuestiones tan triviales como el hecho de que Yelena se haya tirado a Spider y se esté atormentando por ello, la densidad de un argumento duro y complejo recae con firmeza, siendo sustituido por un ritmo frenético en el que las escenas se solapan una tras otra pero en el que siempre se mantiene firme el hilo discursivo.

El dibujo, por su parte, consigue mantener la solidez ganada durante el tercer volumen con un estilo mejorado de lo que veíamos en los primeros episodios pero manteniendo el colorido clima con el que Darick Robertson había conquistado el corazón de los amantes del futurismo. El juego de sombras evoluciona para aprovechar todas las posibilidades de los personajes de la colección, y la descripción gráfica de personajes como “El Sonrisas” es insondable.

transmetropolitan yelena

Aunque no se trata del mejor tomo de ‘Transmetropolitan’ (el honor, de momento, queda reservado para el segundo), ‘La Nueva Escoria’ consigue poner un punto y final más que meritorio para las elecciones, pese a que no hace más que abrir un arco argumental correlacionado con gran rigor. La fuerza con la que se entra a una nueva etapa de las hazañas de Spider Jerusalem promete hacer las delicias a los fans que todavía esperan más del periodista de la araña en la cabeza, y vaya que si se deleitarán con los próximos capítulos.

La edición de este tercer libreto de ECC Comics tiene un coste de 14,95€ (un euro más que el resto de volúmenes) y cuenta con 160 páginas a todo color, entre las cuales se incorporan los números originales del 19 al 24 y la historia extra ‘Los próximos inviernos‘. Además, está editado en una rústica muy mejorable y se echan de menos los artículos introductorios y conclusivos que anteriormente ECC incluía a sus obras.

transmetropolitan santa claus

Warren Ellis

Nacido el 16 de febrero de 1968 en Essex, Inglaterra, Warren Ellis es un guionista de cómics y escritor de novelas que se ha convertido en todo un referente de la cultura popular americana del siglo XXI. Su especialidad es la mezcla de crítica sociocultural, tecnología y ciencia ficción, y muchos comparan su estilo con el gore de Garth Ennis.

Pese a haber pasado por la mayoría de las más famosas editoriales americanas (DC Comics, Avatar, Image o Wildstorm), su trabajo más reconocido en la temática superheroica está en Marvel, donde ha guionizado colecciones como ‘El motorista fantasma’ (‘Ghost Rider’), ‘Thor’ o ‘Iron Man’. Además de sus cómics de superhéroes, se hizo muy famoso gracias a ‘Transmetropolitan’ y otras series propias como ‘Global Frequency’, ‘Planetary’ o ‘Nextwave’.

TRANSMETROPOLITAN NÚM. 04 (DE 10): LA NUEVA ESCORIA

Las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina y el resultado es incierto. Para despejar sus propias dudas (y las del electorado), Spider Jerusalem se reúne con los candidatos: el Presidente Heller y el aspirante Callahan. El producto son dos entrevistas disparatadas que exponen las ambiciones y las miserias de dos auténticos depredadores de la política. En esta circunstancia, no existe un mal menor. ¿O tal vez sí y Spider aún no lo ha descubierto?

Warren Ellis (Planetary, Hellblazer) y Darick Robertson fustigan la ambición de poder de nuestros gobernantes en una sátira rabiosa coronada por dos relatos navideños de lo más políticamente incorrecto publicados originalmente en los especiales Vertigo Winter’s Edge de 1999 y 2000.

 

¡No te vayas sin comentar!