Sleeper #3: Una línea borrosa

sleeper-3-una-linea-borrosaExisten conceptos que, pese a formar parte de nuestra vida cotidiana, sorprendentemente no se aplican a ciertos campos o ámbitos. Un caso claro en lo que a cómics acontece es el concepto de temporada. Y es que, aunque es extremadamente común en las vestimentas o en las series de televisión, en las viñetas apenas es usado. Al tratarse de medios diferentes, quizá puede tener sentido, pero ante las constantes remuneraciones, cambios de equipo creativo y reinicios de múltiples cabeceras; uno se pregunta si realmente no resultaría más sencillo adaptar la temporada al mundo del cómic en lugar de utilizar tantas herramientas tan variopintas para intentar atraer nuevos lectores.

Algo similar a lo anterior debieron de pensar Ed Brubaker y Sean Phillips, el equipo creativo de la obra, quienes optaron por usar este recurso. Además, lejos de ser algo meramente anecdótico, como siempre vemos en las obras de Brubaker todo ostenta un sentido; y la división de la obra en dos temporadas no podía ser menos. Por un lado, ayuda a hacer más énfasis en la separación entre el volumen 2, donde culmina la primera temporada, y el tres, en el que da comienzo la segunda. A su vez, además de servir como una suerte de punto de enganche a nuevos lectores, permite romper nuevamente el ritmo, pasando del frenesí visto en el segundo tomo hacia algo bastante más pausado.

No obs4-sleeper-3-una-linea-borrosatante, rescatando esta tradición del formato televisivo, Brubaker dedica unas pocas páginas tanto a introducir la coyuntura actual como a resumir brevemente todo lo acaecido. De este modo, al igual que sucede en la pequeña pantalla, los lectores recibirán un escueto recordatorio de los grandes acontecimientos de la cabecera. Obviamente, al ser de carácter global, se pierden muchos detalles, pero no por ello dejamos de agradecerlo.

En esencia, se hace referente mayormente al hecho de que Holden Carver, protagonista de la historia, es un agente doble con una disfunción en el sistema nervioso que le impide sentir dolor y le permite transmitirlo a otros seres; acontecimientos ya vistos en la primera entrega. Por su parte, relativo al segundo arco argumental, se pone de manifiesto el cuestionamiento moral al que es sometido Carver.

Centrándonos en el arco que nos ocupa, más allá del resumen ya mentado, la historia se caracteriza por dos grandes rasgos íntimamente relacionados. El primero es el cambio en el ‘statu quo’ en todos los bandos, tanto por parte de la organización de Tao, cuyas acciones ahora han pasado a ser significativamente más públicas y ha salido, al menos parcialmente, de la clandestinidad en la que estaba, como de Operaciones Internas, la agencia para la que supuestamente trabaja Carver. Todas este entorno, unido al nuevo estatus de Carver dentro de la organización, afectan drásticamente a la vida del protagonista.

3-sleeper-3-una-linea-borrosaEl segundo de los aspectos es el cambio de ritmo antes mencionado. Como probablemente recordaréis si leísteis la reseña del volumen previo, una de las cosas que más destaqué positivamente fue la rotura del esquema mental que teníamos. Es decir, cuando esperábamos encontrarnos con las vivencias de Carver como agente de la organización de Tao, Brubaker introduce la posibilidad de extracción añadiendo una nueva pieza relevante en el ya de por sí complejo tablero de ‘Sleeper’.

En este tercer arco argumental sucede algo parecido a esto pero la modificación resulta notablemente más profunda al afectar tanto a lo que nos cuenta, aspecto ya tratado en el ‘statu quo’ ya mencionado, como a la velocidad de la narración. Y es que en ‘Una linea borrosa’, como se titula este tercera entrega, la secuencia de los acontecimientos es más pausada, ya sea porque nos tienen que poner en contexto con lo que ha acaecido como a la preparación que Brubaker realiza de cara a cerrar toda la trama en el último volumen.

En consecuencia, apreciamos una cierta sensación de coordinación de los sucesos. Es decir, que todo se hizo expresamente para concluir el volumen antes de que empiece la culminación de la obra. Pese a que este recurso, el ‘cliffhanger’ es muy usado en los cómics y en ‘Sleeper’, no deja de percibirse una ligera subordinación argumental de esta tercera entrega, como si Brubaker se hubiera reservado todo para la entrega final y este volumen solo fuera una especie de avance de lo que nos tiene preparado.

A raíz de lo anterior, puedo confirmar que es el tomo con un guion más flojo en lo que llevamos de colección. No porque no sucedan cosas interesantes ni este bien narrado, pues al fin y al cabo es de Brubaker de quien estamos hablando, sino por lo comedido que está el guionista en el mismo. Independientemente de esto, el argumento sigue siendo notable pese a esta significativa bajada de calidad.

2-sleeper-3-una-linea-borrosaEn lo que al dibujo se refiere, Sean Phillips sigue demostrando la gran habilidad exhibida en los tomos previos a pesar de ese leve abuso de las sobras que comenté en artículos anteriores. Respecto a la edición, resulta casi idéntica a la de las dos entregas previas: ECC Ediciones recopila los primeros séis episodios de esta segunda temporada, junto al prólogo de la misma, en un volumen en formato rústica de 160 páginas a color por 14,95€. En suma, a pesar de bajar algunos escalones, ‘Sleeper’ sigue siendo una colección más que recomendable.
Ed Brubaker

Nacido en Maryland, Estados Unidos, en 1966, empezó su carrera escribiendo para editoriales independientes obras como ‘Lowlife’ o ‘Purgatory U.S.A.’. Su primer contacto con el temática relativa al crimen se produjo en Dark Horse con ‘Una muerte accidental’, que le valió una nominación a los Eisner en 1993. Después de pasar dos años trabajando para la firma independiente Alternative Comics, comenzó a escribir para DC. Entre otras obras, de esta etapa destacan ‘Gotham Central’, ‘La escena del crimen’, ‘Sleeper’ o varios números de múltiples cabeceras de Batman.

Tras DC, llegó Marvel, para la que realizó los guiones de, por mencionar algunos títulos, ‘Daredevil’, ‘Capitán América’ o ‘Criminal’. Actualmente publica bajo la editorial Image, para la que ha llevado a cabo ‘Fatale’, ‘Velvet’ o ‘The Fade Out’. Ha sido galardonado con cuatro premios Eisners.

Sean Phillips

Nacido el 27 de enero de 1965, Sean Phillips es un dibujante y entintador de cómics británico. Comenzó a dibujar a finales de los años 80 en obras como ‘New Statesmen’ o ‘Tercera Guerra Mundial’. Más tarde, continuó con trabajos como ‘Straitgate’, ‘Danzig’s Inferno’ o Strange Cases’, pero pronto fue contratado por la editorial DC Comics para trabajar en ‘Hellblazer’, etapa en la que más se dio a conocer.

Junto a estas obras, también ha tenido la oportunidad de dibujar otras como ‘Batman’ o ‘WildC.A.T.S.’, aunque una de las que se consideran sus mejores épocas es en la que estuvo a cargo de ‘Sleeper’. Para Marvel también ha trabajado con ‘Marvel Zombies’ y, posteriormente, con ‘Black Widow’, aunque en la actualidad se dedica únicamente a la publicación de ‘Criminal’ junto a Ed Brubaker.

sleeper-3-una-linea-borrosaSleeper #3: Una línea borrosa

EDICIÓN ORIGINAL: Sleeper season 2, núms. 1 a 6, Coup d’Etat Afterword #1

Justo cuando empieza a acostumbrarse a su nueva vida, el agente doble Holden Carver se encuentra con que John Lynch, su antiguo superior, emerge del pasado y le incita a traicionar a Tao.

Sleeper #3: Una línea borrosa

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!