Sleeper #4: El largo camino a casa

sleeper-reseña-analisis-4-ecc-edicionesTerminar algo, ya sea una serie, un videojuego o, en el caso que nos ocupa, una colección de cómics siempre deja un cierto gusto agridulce. Por un lado, ya no tenemos que esperar más a la ansiada conclusión, pues ya hemos acabado nuestro viaje con los personajes que conformaban la historia. Además, desde un prisma más monetario, es una cabecera menos que hemos de adquirir cada mes, por lo que se liberan recursos para otros menesteres.

Sin embargo, centrándonos en los rasgos más negativos, ya nunca más volveremos a ver, leer o jugar nuevas aventuras de estos personajes, asumiendo que no se produzcan precuelas o secuelas de la historia; y deberemos hallar otra colección, serie, videojuego o filme para sustituir y pasar así nuestro tiempo. En consecuencia, a raíz de resultar irreemplazable e inmodificable en determinadas ocasiones, el momento cumbre, cómo termina todo al fin es siempre un elemento muy relevante en la historia, sino el que más.

Al empezar a leer el último tomo de ‘Sleeper’, cabe preguntarse si Brubaker habrá conseguido cumplir las altas expectativas creadas dada la alta calidad del guión con la que nos había venido deleitando hasta ahora, máxime cuando en el tomo previo se apreciaba una cierta sensación de subordinación. Pero, como siempre, antes de ahondar en estos menesteres, hagamos algo de memoria de lo que nos ha llevado hasta aquí.

3-sleeper-reseña-analisis-4-ecc-edicionesComo sabemos, ‘Sleeper’ narra la historia del agente doble Holden Carver, protagonista de la historia, quien posee una disfunción en el sistema nervioso que le impide sentir dolor y le permite transmitirlo a otros seres. Pese a que su objetivo inicial era infiltrarse en la organización del malévolo Tao, a raíz de un incidente concreto es abandonado a su suerte y no tiene, en principio, posibilidad de huida. Ello le provoca un cuestionamiento moral tratado en el segundo volumen. Por su parte, en la tercera entrega comenzaba la segunda y última temporada de la serie, que básicamente se ocupaba de allanar el terreno hasta lo que es la culminación de la cabecera.

Ciertamente, a diferencia de lo que ocurre en otras colecciones, todas las piezas ya estaban situadas sobre el tablero y, más allá del comportamiento de estas y de algún personaje bastante secundario, no se preveían grandes sorpresas o invenciones de cara a dar ese giro final inesperado. Las previsiones se han cumplido. Tampoco es algo que fuese necesario ni tampoco es, afortunadamente, un rasgo característico de las obras del guionista: Brubaker no toma por tonto al lector, lo que es un elemento muy de agradecer.

2-sleeper-reseña-analisis-4-ecc-edicionesPor consiguiente, como se habían cerrado ya múltiples frentes, como el relativo al pasado de los personajes más importantes, solo existe una única cuestión esencial a resolver: qué pasaría finalmente con Holden Carver. Es decir, qué bando escogería finalmente el protagonista. Obviamente, esto tenía implicaciones cruciales para todos los demás personajes y organizaciones, pero para variar esta vez Carver dependía de sí mismo en este sentido y tenía un cierto poder de decisión.

El desarrollo de lo anterior, como era de esperar, no decepciona en absoluto, hasta el punto de que Brubaker se permite el hacer todavía más larga la incertidumbre y agonía del agente doble; puesto que lo que es el desenlace en sí no da comienzo hasta el episodio 4 del volumen. Esto es, la primera mitad del volumen también se usa para preparar la o las amenazas finales a las que deberá hacer frente al protagonista.

Sin embargo, una vez llegamos al inicio de la culminación, ya no hay vuelta atrás y los acontecimientos comienzan a acaecer a un ritmo notablemente vertiginoso. Y es que el guionista pone toda la carne en el asador en este aspecto y todos los personajes relevantes que hemos visto en la historia (y todavía siguen vivos) tendrán algo que decir en cómo concluye todo.

Pese al rápido devenir de los hechos, Brubaker logra, por un lado, cerrar casi todas las incógnitas restantes (quedan algunas muy leves como el poder exacto de un par de personajes, pero es algo nimio) y, al no tener que proveernos de una gran masa de información, los datos subministrados se asimilan correctamente. En palabras más simples, no nos sentiremos abrumados por el ritmo dinámico al no tener que asimilar mucha información de golpe.

1-sleeper-reseña-analisis-4-ecc-edicionesEn cuanto a su final, como siempre admite interpretaciones acerca de si lo consideramos bueno o malo según nuestras expectativas. Tampoco creo que nadie esperase un final como los cuentos infantiles al estilo ‘y fueron felices y comieron perdices’ en una obra ‘noir’ de esta índole, máxime con los rasgos horribles del ser humano que esta nos muestra. No obstante, sí diré que es un final muy inesperado en lo referente al resultado final del mismo y que, para bien o para mal, no dejará indiferente a nadie. En lo personal, dadas las circunstancias y los acontecimientos, creo que Brubaker ha optado por lo mejor, pese a que algunos de estos acontecimientos no fueran en absoluto de mi agrado.

Respecto al dibujo, Sean Phillips vuelve a estar en estado de gracia aquí y, por tanto, no hay más que añadir a lo dicho en ocasiones anteriores. Por su parte, ECC Ediciones recopila los séis números restantes de la temporada dos de ‘Sleeper’, del 7 al 12, junto a ‘Coup d’Etat: Sleeper’, un episodio de un crossover en el que aparecen los personajes del mismo, en un tomo rústica de 176 páginas a color por 15,95€.

A modo de conclusión, ‘Sleeper’ en su conjunto es una obra ‘noir’ notable e imprescindible para los aficionados al gran dúo creativo que conforman Sean Phillips y Ed Brubaker. Aunque corta, las desventuras de Carver, Miss Missery, Genocidio y Tao, entre otros, perdurarán bastante tiempo en la memoria de los lectores. Y siempre la podemos volver a leer cuando las vayamos olvidando.

Ed Brubaker

Nacido en Maryland, Estados Unidos, en 1966, empezó su carrera escribiendo para editoriales independientes obras como ‘Lowlife’ o ‘Purgatory U.S.A.’. Su primer contacto con el temática relativa al crimen se produjo en Dark Horse con ‘Una muerte accidental’, que le valió una nominación a los Eisner en 1993. Después de pasar dos años trabajando para la firma independiente Alternative Comics, comenzó a escribir para DC. Entre otras obras, de esta etapa destacan ‘Gotham Central’, ‘La escena del crimen’, ‘Sleeper’ o varios números de múltiples cabeceras de Batman.

Tras DC, llegó Marvel, para la que realizó los guiones de, por mencionar algunos títulos, ‘Daredevil’, ‘Capitán América’ o ‘Criminal’. Actualmente publica bajo la editorial Image, para la que ha llevado a cabo ‘Fatale’, ‘Velvet’ o ‘The Fade Out’. Ha sido galardonado con cuatro premios Eisners.

Sean Phillips

Nacido el 27 de enero de 1965, Sean Phillips es un dibujante y entintador de cómics británico. Comenzó a dibujar a finales de los años 80 en obras como ‘New Statesmen’ o ‘Tercera Guerra Mundial’. Más tarde, continuó con trabajos como ‘Straitgate’, ‘Danzig’s Inferno’ o Strange Cases’, pero pronto fue contratado por la editorial DC Comics para trabajar en ‘Hellblazer’, etapa en la que más se dio a conocer.

Junto a estas obras, también ha tenido la oportunidad de dibujar otras como ‘Batman’ o ‘WildC.A.T.S.’, aunque una de las que se consideran sus mejores épocas es en la que estuvo a cargo de ‘Sleeper’. Para Marvel también ha trabajado con ‘Marvel Zombies’ y, posteriormente, con ‘Black Widow’, aunque en la actualidad se dedica únicamente a la publicación de ‘Criminal’ junto a Ed Brubaker.

sleeper-reseña-analisis-4-ecc-edicionesSleeper #4: El largo camino a casa

Recopila Sleeper season 2 #7-12 USA y Coup d’Etat: Sleeper.
El guionista Ed Brubaker (Gotham Central) y el dibujante Sean Phillips (Hellblazer: Paul Jenkins) rematan la historia de Holden Carver con un volumen que combina intriga y superhéroes. Como broche de oro, un episodio de la serie limitada Sleeper: Coup D’Etat escrita por Brubaker y dibujada por Jim Lee en 2004.

Sleeper #4: El largo camino a casa

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!