El Videoclub: Hotel Transylvania

TransylvaniaDesde tiempos inmemorables, el ser humano ha ido conociendo, a la vez que crecía, a una gran cantidad de terroríficos seres ficticios que se convierten en los ingredientes ideales para las pesadillas de la gente más impresionable, tales como el conde Drácula, el monstruo de Frankenstein, el Hombre Lobo o la Momia.

Aunque ya existe una gran cantidad de películas protagonizada por estos siniestros personajes, el número no deja de aumentar (ya que nunca pasan de moda). No obstante, la cosa se complica aún más cuando son varios los terroríficos seres que aparecen en un único largometraje, aunque es una técnica que ya se ha utilizado en diversas ocasiones como, por ejemplo, en ‘La zíngara y los monstruos (La mansión de Frankenstein)’ en 1944, la española e infantil ‘Buenas noches, señor monstruo’, protagonizada por el grupo musical Regaliz en 1982, ‘Van Helsing’, en 2004, o el film que nos ocupa en este artículo: ‘Hotel Transylvania‘, largometraje de más de hora y media de duración, estrenado en 2012, bajo la dirección de Genndy Tartakovsky.

En este caso, los monstruos que protagonizan la película a analizar no dan miedo sino risa, ya que la pretensión del film es parodiar a estos increíbles seres. Pese a tratarse de un largometraje de dibujos animados, tanto grandes (carentes de prejuicios) como pequeños pasarán un rato divertido tras las puertas del siniestro hotel.

Todo comienza en 1985. El conde Drácula, que, como se descubre más adelante, ha perdido a su mujer a manos de los humanos, se desvive por sacar adelante a su hija Mavis, a la que está decidido a proteger para evitar que termine como su difunta esposa. Con ese fin, ordena la construcción del Hotel Transylvania, un refugio para todo tipo de monstruos, en el cual podrán estar a salvo de los humanos. No obstante, ciento dieciocho años después, Mavis decide que ya es hora de explorar el mundo exterior, lo cual su padre trata de evitar por todos los medios. La cosa se complica aún más cuando Jonathan, un joven de veintiún años que se ha extraviado, da con el hotel, conoce a la vampiresa y empieza a sentir algo correspondido por ella.

Como sucede en todas la parodias, el film contiene un gran cantidad de gags, que cumplen la función de ridiculizar los elementos clave de las películas del género, como se puede comprobar al inicio del largometraje, al escuchar la terrorífica nana con la que Drácula calma a su pequeña. Tampoco falta, como cabía esperar, una ligera referencia a la saga ‘Crepúsculo’, además de los habituales chistes sólo indicados para adultos. También cabe destacar que el protagonista está doblado a nuestro idioma por Santiago Segura.

Si podemos encontrarle una pega a este producto, sin lugar a dudas se trata de su presentación visual. Si bien la animación está muy conseguida, su aspecto resulta infantil, lo cual puede lograr que muchos adultos hagan caso omiso de ella, con lo que perderán la ocasión de pasar un rato entretenido.

La recepción que obtuvo la película fue bastante controvertida. La animación y la dirección resultaron alabadas, mientras que el guión fue duramente criticado. Por su parte, Rotten Tomatoes, web dedicada a informar sobre el tema, afirma que el largometraje logró un 43% de reseñas positivas, mientras que declara lo siguiente:

El tono boyante y frívolo de ‘Hotel Transylvania‘ puede complacer a los niños, pero puede ser algo bulliciosa o débilmente escrita para audiencias mayores’.

No obstante, hay que tener en cuenta que no se trata de una película de monstruos divertidos al uso, sino que los valores como la unidad familiar y el respeto están muy presentes en la trama, aunque quizás el propio Genndy Tartakovsky sea capaz de explicarlo mejor:

Hotel Transylvania‘ es una historia de padres e hijas, sólo que da la casualidad de que el padre es Drácula. Como todo padre, es un tío sobreprotector, un poco psicótico y entrañable que haría lo que fuese por su hija, pero a diferencia de otros padres, él es el Príncipe de las Tinieblas […] ‘Hotel Transylvania‘ convierte a estos monstruos en personajes graciosos -más divertidos de lo que jamás se haya visto- pero la razón de que estos monstruos hayan durado a lo largo de los años es que todos tienes historias personales formidables. Poseen una humanidad que los hace accesibles, queribles y amigables. Y eso es lo que encontramos para nuestro Drácula: una estupenda, cercana y agridulce historia, donde se ve lo humano que es el vampiro.

En resumen, aunque no se puede decir que se trate de una obra maestra, la película entretiene, divierte y te muestra facetas nunca antes exploradas de estos míticos personajes. No es de extrañar, por tanto, que Genndy Tartakovsky decidiera trabajar en la secuela, la cual se ha estrenado este mismo año (apenas dos días antes de la celebración de Halloween, con la clara intención de aprovechar el tirón de la fecha) y ha sido tan bien recibida por el público que nadie debe extrañarse de que, dentro de un par de años, el Hotel Transylvania abra sus puertas por tercera vez, para el disfrute de grandes y pequeños.

hotel-transylvania

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!