El Corazón del Imperio

El corazón del imperio es una obra que trata sobre realidades alternativas, multiversos, y amenazas cósmicas que ponen en peligro el tejido mismo de la realidad.

Sí, otra.

El tomo que publica Astiberri
El tomo que publica Astiberri

Menuda sensación de deja vu que se nos queda si leemos una presentación así, ¿verdad? La cosa es, queridos lectores y lectoras, que quedarnos con esta entrada canalla que me he sacado de la manga sería reduccionista, injusto y bastante miserable. El Corazón del Imperio está muy por encima de todo eso.

El Corazón de Imperio es una de las obras más divertidas, inteligentes, gamberras y elegantes que van a pasar por vuestras manos. De esa clase de obras que quitan cualquier argumento a esos ignorantes que acusan al noveno arte de infantil o poco serio, de las que recuerdas con el paso del tiempo y, de cuando en cuando, sientes la obligación de perderte de nuevo por sus páginas. Recuerdas entonces detalles y emociones al mismo tiempo que descubres secretos que las primeras lecturas ocultaron por prestar atención a cualquiera de las otras virtudes que ostenta este cómic.

No es de extrañar si tenemos en cuenta que detrás de este proyecto se encuentra Bryan Talbot, uno de los grandes talentos del cómic inglés. Quizá es menos conocido a nivel internacional que muchos de sus compatriotas, como Alan Moore o Warren Ellis. De todos es conocidos el enorme talento llegado de las islas, y quizá el caso de Talbot es de esos de injusto olvido, si se tiene en cuenta que muchos de estos autores son auténticas figuras mediáticas, pero es que Talbot prefiere que sea su obra la que hable por él, y siempre ha permanecido alejado del ruido. Su obra ha permanecido a los márgenes de los sellos más reconocibles del mercado, y por ello su producción a lo largo de los años se enmarca dentro de la libertad creativa llevada como principio y declaración de intenciones. Sí que se ha paseado por colecciones reconocidas, como Hellblazer o The Sandman, pero es en las editoriales independientes donde ha conseguido los más sonoros aplausos por su obra como autor completo. En el puñado de novelas gráficas que componen su obra dan buena muestra de las muchas facetas que Talbot es capaz de mostrar. Digna de recordar es Cuento de una rata mala, demostración de sensibilidad y talento narrativo que se adelantó en años a debates posteriores sobre el abuso infantil. Si no la habéis leído, este es un momento como otro cualquiera para acercarse a uno de esos relatos que marcan al lector.

El Londres de este Imperio
El Londres de este Imperio

El Corazón del Imperio es la continuación de su primera historia de importancia, tras su paso por la mítica revista británica 2000AD. Las Aventuras de Luther Arkwright nos sumergía en un multiverso lleno de matices en los que Talbot jugaba a su antojo con la historia del Imperio Británico. Reconozco que nunca he leído esta obra original, pero las referencias en esta segunda parte son suficientes y aclaratorias, lo que permite leer el volumen que hoy presentamos con total independencia. La acción nos sítúa 20 años después de lo sucedido en aquellas lejanas aventuras de Luther Arkwright, publicadas por primera vez a principios de los años 80. Lo que en su momento fue una revolución para desmantelar una dictadura, ha resultado en la semilla de un Imperio implacable dispuesto a redibujar el mundo a su imagen y semejanza. Desde Londres, la reina Ana dirige con mano de hierro una máquina imparable que ha colonizado hasta el último confín de la Tierra. Pocos países quedan con capacidad de independencia, e incluso a pesar de ello su día a día está supeditado a los caprichos de una sociedad decadente, hipócrita y contradictoria. Pero las cosas están a  punto de cambiar de manera dramática y sangrienta. El clamor popular por un cambio democrático se mezcla con las conspiraciones palaciegas, mientras la joven princesa Victoria comienza un viaje a través de las alcantarillas del Imperio hacia la iluminación, tras las huellas de su legendario padre, el héroe Luther Arkwright. En silencio, al mimo tiempo que la realidad se dirige hacia un punto de no retorno, una extraña amenaza pone en jaque a todo el multiverso.

Muchos años antes de que el término steampunk se hiciese popular, o incluso antes de que el género estuviese plenamente definido, Talbot ya coqueteaba con muchos de esos elementos que definirían este concepto tan en boga. Aunque no podemos hablar de steampunk puro y duro en El corazón del Imperio, si encontramos una versión alternativa de una época victoriana hipertecnificada, gracias a los juegos con la historia planteados con inteligencia por el autor. La mezcla imposible entre ciencia límite y magia da forma a el espectacular entorno creado para la ocasión. La brillante superficie de esta sociedad en caída libre no oculta el pestilente fondo de desigualdad social y el abandono de los poderosos, demasiado ocupados en mantener las apariencias. Talbot se recrea con su extraordinario talento narrativo tanto en los recargados palacios como en los sórdidos barrios de las zonas más deprimidas de la ciudad que en ese momento era el centro del mundo. En cada página hay un nivel de planificación e intuición a la hora de contar a la historia que demuestra el profesional que es Talbot en el tablero de dibujo. Una línea muy personal, detallista, marcada por el impresionante diseño de escenarios y personajes. Un trabajo memorable para el lector que busca algo más que posturas imposibles o culturistas hipertrofiados.

El espíritu de una nación
El espíritu de una nación

Talbot construye personajes para el recuerdo, de evolución clara enmarcada en la tradición clásica del héroe. Victoria, la irritante princesa que protagoniza el relato, nos guía por su propia senda hacia la conciencia de una mujer libre que supera su condición de mero títere de la historia. El escritor inglés plantea una feroz sátira política a base de flamígeros mensajes directos a la posición del lector, sin concesiones, tomando partido y dejando clara su postura, con una visión crítica de la propia herencia de su nación. Del folletín a la ciencia ficción de línea dura, El corazón del Imperio es uno de los relatos más completos que se han publicado en forma de viñeta. El elenco de personajes que Talbot despliega en su relato es una uténtico quién es quién en la historia de Gran Bretaña, y por las páginas de este ingenioso cómic se pasean nombres tan conocidos como el de Lady Diana o el infame místico real John Dee. Un divertimento algo perverso que es la tónica general de este gran cómic de Talbot, reflejo de la personalidad de su autor, entre el guiño pícaro y la seriedad del que se toma muy a pecho su trabajo.

El corazón del Imperio siempre ha sido de mis obras favoritas de todos los tiempos, por su equilibrio, por su sentido de la acción, por el bestial mensaje que se esconde en sus páginas contra los dogmas, por los contrastes, por la crítica meditada e inteligente pero sin concesiones sobre el sentido del poder y la libertad. Si no habéis leído nunca este imprescindible tomo, ahora se os presenta una oportunidad de oro gracias a este integral editado por Astiberri, presentado con el lujo que la obra de Talbot se merece.

Astiberri presenta en un fabuloso tomo único las aventuras completas de Victoria en su viaje hacia la iluminación. Con el detalle y elegancia del que suelen hacer gala en esta editorial, el tomo recoge 304 páginas encuadernadas en cartoné. Por supuesto, a todo color, y a un precio de venta al público de 29 euros. A la librería más cercana, señores y señoras.

En un futuro alternativo, lleno de universos paralelos, un despiadado y cruel Imperio británico impone su ley. En Roma, un Papa moribundo pone en marcha un plan destinado a poner el trono imperial bajo su control a cualquier precio. Y mientras tales maquinaciones amenazan la estabilidad política y social del mundo, una fuerza monstruosa comienza a formarse por todo el multiverso.

Bryan Talbot, uno de los artistas británicos más importantes y audaces de los últimos treinta años, recrea un universo rico y complejo, una visionaria sátira política que no deja títere con cabeza y que se ha convertido en una obra de referencia. Talbot combina elementos de distintas culturas y épocas de la historia aportando una mirada viva sobre una sociedad estrambótica que invita a la reflexión. El corazón del Imperio obtuvo tres nominaciones a los premios Eisner y cinco a los Eagle.

Ver en Whakoom

 

1 Comentario

  1. Yo me he leído el primer volumen y me encantó, tengo los otros 2 volúmenes en la pila de pendientes, pero es una obra que recomiendo al 100%!

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.