El Videoclub: Hércules (1997)

Hercules_DisneyHércules, también conocido como Heracles (que se puede traducir como ‘Gloria a Hera‘) es un conocido héroe de la mitología griega, hijo del dios Zeus y de la humana Alcmena, motivo por el que la diosa todopoderosa siempre despreció al bastardo. Cuando el niño nació, fue bautizado como Alceo (o Alcides) en honor a la memoria de su abuelo mortal. No obstante, en su edad adulta, el dios Apolo le confirió el nombre de Hércules, por el que todos le conocemos (lo cual resulta bastante irónico, si tenemos en cuenta su adúltero origen).

Muchas son las series y películas que se han realizado sobre el personaje, entre las que podemos destacar ‘Hércules: sus viajes legendarios’ (1995-1999), protagonizada por Kevin Sorbo y las dos adaptaciones cinematográficas estrenadas el año pasado: ‘Hércules‘, protagonizada por Dwayne Johnson, y ‘Hércules: El origen de la leyenda‘, con Kellan Lutz. No obstante, en este artículo, nos centraremos en la versión animada que lanzó Disney en 1997, bajo la dirección de Ron Clemens y John Musker.

Suele ser habitual que, cuando se hace una nueva adaptación de un personaje ficticio conocido, los creadores de la versión se tomen sus licencias, normalmente para el desagrado de los fans. Esta película no es una excepción, ya que, las cabezas pensantes de Disney, entre otros cambios menos notorios, debieron creer que la historia de un personaje concebido a raíz de un adulterio sería demasiado fuerte para un público infantil, por lo que decidieron convertir a Hera en la auténtica madre de Hércules, lo que significaba la necesidad de buscar un nuevo villano principal, para lo que se recurrió a Hades.

El dios del inframundo, deseoso de hacerse con el trono de su hermano Zeus, mandó a sus secuaces a matar al recién nacido Hércules, ya que, según la profecía, él sería el único capaz de desbaratar sus planes. Sin embargo, aunque el bebé acabó desprovisto de su divinidad, las cosas no salieron como Hades esperaba. Como debía suceder, con el paso de los años, el hijo de Zeus acabó dando al traste con los malvados planes de su tío, para lo que contó con la ayuda de valiosos aliados, tales como el alado Pegaso, el sátiro Filoctetes o la bella Meg, a la vez que trataba de recuperar su divinidad. No obstante, el hijo del rey de los dioses acabó renunciando a ella en favor del amor.

En la mayoría de las versiones, se nos suele mostrar al hijo de Zeus como un hombre poseedor de una gran fuerza, muy habilidoso y casi indestructible. No obstante, en este caso, nos encontramos, al inicio de la película, con un Hércules torpe y patoso (que nos recuerda al Steve Urkel de ‘Cosas de casa’), cuya espectacular fuerza sólo sirve para buscarle problemas. Por ese motivo, necesita la ayuda de Filoctetes, quien ha sido entrenador de grandes héroes, aunque todos acabaron por decepcionarle, lo que ha llevado al sátiro a estar cansado de intentarlo.

Una costumbre en las películas de Disney es realizar guiños a otras producciones de la factoría del ratón Mickey. En este caso, se trata de ‘El rey león’, ya que, en cierto momento de la trama, podemos ver a Hércules cargando con la piel de Scar, el tío de Simba. Dado que no se puede señalar con exactitud en que año transcurre una película sólo protagonizada por animales, podemos deducir que ‘El rey león’ es cronológicamente anterior a ‘Hércules‘, lo que nos puede llevar a presuponer que Scar logró escapar de las hienas, para acabar encontrando su fin a manos del hijo de Zeus. Sólo es una teoría, pero es un más que correcto final para el cruel asesino de Mufasa.

Scar-y-Hércules

¿Cuál es el defecto principal de la película? Supongo que, al igual que en el resto de versiones animadas de Disney, el abuso de las canciones a lo largo de la trama. Es cierto que el filme está inicialmente pensado para un público infantil. No obstante, como todo el mundo sabe, las películas de dibujos de esta factoría cuentan con una gran legión de adeptos entre los adultos. Por ello, sería lógico que Disney pensara en reducir el número de actuaciones musicales por película, con el fin de no saturar al espectador.

herculesAl igual que ha sucedido con muchas otras películas de la factoría, esta versión de Hércules también contó con una serie derivada del filme que, como se puede comprobar en la imagen que acompaña a este párrafo, no alcanzó el mismo nivel de calidad de imagen. Y, por supuesto, tampoco de audiencia.

En resumen, ¿qué podemos esperar de esta película de setenta minutos de duración? Si estamos buscando una fiel adaptación del mitológico personaje, aquí no la encontraremos. Pero, si lo que queremos es pasar un buen rato, echarnos unas cuantas risas y disfrutar de una divertida película, al más puro estilo Disney, sin ningún tipo de prejuicio por tratarse de un proyecto de animación, hemos encontrado el producto indicado.

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!