¿Magia con colores? El Prisma Negro de Brent Weeks

Portada de 'El Prisma Negro'
Portada de ‘El Prisma Negro’

La verdad es que me encuentro en un dilema para hacer esta reseña. ‘El Prisma negro’ tiene todos los elementos para ser una buena novela de fantasía, pero a la vez, he encontrado cosillas que me frenan a la hora de decir que esta nueva trilogía de Brent Weeks (1977) pueda equipararse a su predecesora ‘El Ángel de la noche‘.

Al igual que en su anterior obra, en ‘El portador de la luz‘, trilogía de la cual ‘El Prisma Negro’ es su primer volumen (publicado por Plaza & Janés en 2012), Weeks ha dibujado un magnifico mundo, dividido en siete satrapías, que deben respeto a La Cromería, que sería algo como la capital económica y religiosa de la región, donde además estudian y se entrenan las personas que tienen la habilidad de fragmentar la luz en colores, llamados Trazadores, y crear una sustancia física llamada luxina, con la que se pueden crear objetos de la nada.

Por norma general, un trazador, puede usar un abanico bastante limitado de colores, encontramos pues a los monocromos, los que solo pueden trazar un color; los bicromos, que suelen trazar dos colores, normalmente contiguos en el espectro de la luz; los más raros y mejor pagados, los policromos, que pueden trazar más de dos colores; y por último, existe una persona, enviada por Orolham (el dios de aquella tierra) en cada generación, que es capaz de fragmentar la luz en todos y cada unos de los colores, que recibe el nombre de Prisma, y es el encargado de gobernar, junto con La Blanca, El Negro y El Espectro.

Brent Weeks
Brent Weeks

Pero ¡cuidado!, que la magia que puede hacer un trazador no es infinita.

A medida que se crea luxina, se adueña del cuerpo del trazador el color que es capaz de usar, viéndose reflejado en el iris del ojo, que se recubre de un halo de dicho color. Cuando se rompe, el trazador pierde el control y se transforma en lo conocido como: Engendro de los colores, de apariencia humana pero fuera de control.

Esta magia cromática ha sido uno de los primeros puntos de inflexión a los que me he enfrentado, porque son muchos conceptos que asimilar si quieres entender su funcionamiento, como el estado de cada tipo de luxina (sólido o líquido, dependiendo del color…), el grado de afectación al carácter del trazador, el cómo crearla extrayendo el propio color del ambiente… Además, hay que añadirle los típicos problemas que este tipo de novela representa, como entender la geografía, la sociedad de ese mundo, los nombres de los personajes…

Portadas trilogía 'El Ángel de la Noche'
Portadas trilogía ‘El Ángel de la Noche’

Para colmo, la traducción de la primera edición de la novela (no sé si se ha corregido en ediciones posteriores), deja mucho que desear, encontrando géneros femeninos en adjetivos que hacen referencia a sujetos masculinos; frases que a mi entender están traducidas literalmente y en castellano pierden todo su sentido… Pero lo que más me ha chocado, hasta el punto de sentirme molesto es la invención de dos colores: el subrojo y el supervioleta. Algo que quiero pensar que también es un error de traducción de infrarrojo y ultravioleta.

Al margen de estos errores, analizando la trama, he descubierto un altibajo de emociones que todavía me hacen dudar de si realmente merece la pena leerla o no. El principio es algo lento, pero el final es apoteósico y entiendes que todo lo que ha sido contado era necesario, pero encuentro excesivo que la novela te empiece a enganchar pasada la mitad del libro. Pero he dicho lento, que no es lo mismo que aburrido, porque las personalidades de los personajes, reflejadas en comentarios entre los diálogos, son divertidas y según que personaje las haga, algo mordaces. También es gracioso comparar ciertos aspectos con el mundo real como por ejemplo el hecho de que sea más fácil que una mujer sea policroma, o vea más tonalidades en un mismo color, que los hombres.

Lantern Corps o en este caso Trazadores de Luxina
Lantern Corps o en este caso Trazadores de Luxina

Por último, añadir que quizá algo que ha jugado en contra de esta historia, es la comparación con su predecesora. La trilogía de ‘El Ángel de la noche’ me enganchó desde el principio, pese a que la comparaba con el MMORPG World of Warcraft. Y aunque sé que comparar no es bueno, he de añadir que encuentro esta historia una fusión entre Rainbow Bright y Green Lantern.

Rainbow Bright
Rainbow Bright

De momento no os puedo decir que la recomiende fervientemente, porque este primer número es simplemente la introducción a la verdadera historia (una introducción de más de 600 páginas), pero cuando termine el siguiente ‘La Daga de la ceguera‘, os terminaré de decir si realmente merece la pena.

Reseña
¿Le darás una oportunidad?
Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

3 Comentarios

  1. Leí la primera de “El ángel de la noche” que empezaba muy bien pero acabo defraudandome de manera espectacular con lo que paso de este autor.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.