Nos, Anastasia R

El tomo presentado por Yermo
El tomo presentado por Yermo

La historia, en muchas ocasiones, dista de ser una ciencia objetiva de hechos contrastados. Aunque así debería entenderse el estudio de nuestro pasado, en ocasiones encontramos ejercicios poco sanos de manipulación o tergiversación para beneficio de intereses un tanto oscuros. Además, entre medias, es fácil toparse con agujeros importantes por falta de información que empujan ciertas historias a las fronteras de la leyenda y la fábula. Esto último es lo que ocurre con el destino de Anastasia Romanova, hija del Zar, que, según las versiones más heterodoxas de la historia, consiguió escapar de la ejecución de la familia real rusa tras la revolución bolchevique de 1918.

Los autores de esta obra, Patrick Cothias y Patrice Ordas, recogen el testigo de la leyenda para componer la que podría haber sido la vida de la joven tras la supervivencia al trágico destino de su familia, y componen la vida imaginaria de la joven heredera en constante huida y encadenada a los fantasmas de su pasado. Con la historia en la mano pero con la libertad que otorga el enfrentarse a hechos que no son más que conjeturas (o, directamente, invenciones), los dos escritores aprovechan para la revisión de episodios que todavía tienen eco en la actualidad, así como una reflexión acerca de los convulsos años que conformaron la cara de Europa a lo largo del siglo XX.

La obra, publicada en su país de origen en tres volúmenes, llega a España en formato integral gracias al siempre vistoso trabajo de Yermo Ediciones, que, como siempre, muestra la intuición y amor por el medio que me suelo encontrar en sus cuidadas ediciones. Son de esos tomos que siempre tienen un lugar vistoso en la estantería favorita, y que aparte de la agradecida experiencia lectora, son cómics que da gusto tener entre las manos. Estos tres tomos originales componen, efectivamente, la estructura narrativa en tres actos completamente diferenciados, que nos llevan a través de los años, desde los coloridos años 20 a finales del siglo XX, donde sitúan el curioso desenlace del atribulado destino de Anastasia.

En los primeros compases de la obra, Cothias y Ordas nos llevan a los últimos días de la familia Romanov. Poco antes de su ejecución, nos metemos en la vida de la familia real en su encierro en la ciudad de Ekaterimburgo, en donde aún mantienen la esperanza del rescate por parte de las fuerzas leales al zar. La tensa relación con sus captores y los esfuerzos por parte de la familia real por mantener la sensación de normalidad en su cautiverio son las notas dominantes de estos primeros pasos del relato. Por supuesto, las conspiraciones y manejos en la complicada escena política de aquellos años tienen presencia protagonista, hasta el inevitable final por todos conocido y explicado en los libros de historia. Hasta aquí la parte más o menos oficial, que sirve como punto de arranque a las verdaderas intenciones de los guionistas de Nos, Anastasia R.

El despliegue de Nathalie Berr
El despliegue de Nathalie Berr

Es en el segundo acto donde los autores comienzan su particular “¿Y si…?”, un contexto en el que imaginan que Anastasia sobrevive a la ejecución y es salvada por los engaños y maquinaciones de soldados todavía leales a su padre. Mientras el recién instaurado gobierno dirigido por Lenin intenta encajar todas las piezas ante la sospecha de que una Romanov permanece viva, la joven Anastasia comienza su peregrinaje por Europa, siempre con la amenaza de la larga sombra de la policía del régimen comunista. Las fantasías históricas son presentadas con gran carga dramática y encuadradas en un contexto perfectamente elaborado, que da la sensación necesaria de veracidad a un relato que podría hacer aguas, precisamente, por la falta de consistencia. Aún conscientes del juego orquestado con complicidad con el lector, Cothias y Ordas no renuncian a la contundencia de su historia, y, aunque nunca pretenden hacer pasar por verdad los hechos, tampoco dejan de lado la importancia de tomarse en serio una leyenda sobre la que se han vertido ríos de tinta, unas veces con más fortuna que otras. Además, pueblan el viaje de Anastasia de los elementos necesarios para que la trama no se convierta en lineal o aburrida; la aventura, el espionaje, la intriga y el inevitable componente romántico tienen su momento de importancia en el desarrollo de la obra.

Los viajes por Europa de la exiliada Anastasia sirven de piezas del mosaico de la Europa de los años 20, recuperándose de las heridas de la guerra, disfrazados de alegría y progreso, pero que alimentaban a los monstruos que, en pocos años, teñían con sangre los libros de historia.

La tragedia que marca a la protagonista
La tragedia que marca a la protagonista

En el tercer episodio, veremos a Anastasia adulta, afincada en París y aparentemente en paz, aunque los recuerdos o la eterna persecución por parte de la Unión Soviética impiden cerrar del todo el traumático episodio de su infancia. La sucesión de acontecimientos llevará a la antigua heredera a enfrentarse directamente a sus miedos, en un acto de catarsis que cierra el sangriento episodio con el que comenzó su peregrinaje.

Como decía, la historia tiene fuerza por su convincente presentación histórica, por esos pequeños detalles que nos trasladan a la época que sus autores tanto se esfuerzan en retratar. Lo que ocurre es que este esfuerzo implica que se han descuidado (o directamente se decidió que fuesen elementos secundarios en beneficio de las intenciones de los autores) un mayor trabajo con los personajes, atropellados por el avance de la trama. Bien es cierto que hay un buen número de secundarios, y se renuncia a una mayor definición porque la importancia está en la trama, en el contexto global de lo que se está contando. Y es verdad que los caracteres individuales si tienen sentido y están bien presentados, pero me fallan las conexiones que hay entre ellos, demasiado imprecisas. Además, veo ciertas intenciones demasiado explícitas en el texto de los autores. Está bien fabular con la historia, pero veo una condescendencia demasiado evidente con la revolución rusa. Está bien que un autor se posicione y tome partido, pero la forma tan poco sutil que tienen Cothias y Ordas de mostrar sus filias y fobias me parece bastante superada en una obra de tintes históricos publicada a las alturas en las que estamos.

Anastasia FamiliaPor suerte, las estridencias quedan perdonadas por el excelente trabajo en el tablero de dibujo de Nathalie Berr, lo mejor de este volumen publicado por Yermo. Es una auténtica maravilla, llena de detalle y sensibilidad, que aporta los rasgos de emoción que a veces olvidan los guionistas de Nos, Anastasia R. Quizá no sea el colmo de la originalidad en la composición de página y la estructura de las viñetas, dentro de los cánones del cómic europeo más clásico, pero a cambio ofrece un espectáculo visual de primer orden. Los personajes son emoción y dinamismo, y son los protagonistas de cada viñeta. Berr es una auténtica todoterreno, que se desenvuelve con acierto tanto en los momentos más intimistas como en las recargadas escenas bélicas. Para los amantes de la línea más tradicional, Berr ha plasmado en papel la esencia de una época, tan colorida como violenta, tan elegante como trágica. Grandísimo trabajo.

Nos, Anastasia R es una historia de pérdida, de desarraigo, de búsqueda de identidad, sobre la memoria y las rencillas de la historia. Quizá no esté muy de acuerdo con sus conclusiones y malabares con los hechos históricos, pero reconozco que he disfrutado mucho con el paseo por este momento preciso del pasado, fascinante y terrible a partes iguales.

Yermo Ediciones presenta en un único tomo los tres volúmenes que conformaron la edición original de esta obra, en una lujosa edición en tapa dura y excelente calidad de papel que saca todo el partido al fabuloso aspecto gráfico de Nos, Anastasia R. Su precio de venta recomendado es de 34 euros.

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!