Análisis de ‘Tom Clancy’s Rainbow Six: Siege’

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

‘Rainbow Six’ ha sido desde su adaptación al videojuego sinónimo de estrategia y acción realista. La historia de esta saga se remonta a 1998, cuando el conocido escritor Tom Clancy creó el libro homónimo en el que contaba cómo para intentar detener futuros ataques terroristas, EE. UU., Reino Unido, Alemania e Israel creaban una unidad de élite clandestina. El primer videojuego, producido por la compañía Red Storm junto a Ubisoft, fue lanzado el mismo año de salida del libro, apareciendo un año después ‘Rainbow Six: Rogue Spear’ y en 2003 ‘Rainbow Six 3: Raven Shield’.

Desde aquel entonces salieron dos nuevas entregas al mercado, que se centraban en evitar una serie de atentados terroristas en la ciudad de Las Vegas, pero desde el 2008 no habíamos tenido el placer de disfrutar de un nuevo juego hasta este año, que ha llegado a PC, PlayStation 4 y Xbox One la última entrega de la saga: ‘Tom Clancy’s Rainbow Six: Siege’.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

La gran diferencia de este último frente a los anteriores es que basa prácticamente toda su estrategia de juego en el modo online. Es decir, en lugar de presentarnos una campaña offline como en los anteriores, que podíamos jugar de forma cooperativa, han optado por enfrentar a grupos de cinco jugadores contra otros cinco. ¿Un acierto? Totalmente.

El hecho de basar el juego en el online no es sinónimo de partidas rápidas y poco elaboradas. Al igual que si estuviéramos jugando una de las misiones de la campaña, tenemos un objetivo que cumplir, pero la principal diferencia se centra en que nuestros enemigos no serán IA, sino que serán otros jugadores, por lo que sus acciones serán mucho más realistas y menos predecibles.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

Por ejemplo, tenemos una misión en la que hay que desactivar una bomba en un museo ferroviario. Esta está custodiada por cinco terroristas controlados por jugadores que deben intentar  por todos los medios que el explosivo no sea desactivado en el tiempo límite de la misión. Para ello podrán decidir encerrarse en la habitación con él, cubrir ciertas posiciones o salir a buscar a los Rainbow para acabar con ellos y que la misión concluya automáticamente. Por contra, el grupo antiterrorista deberá organizarse para entrar en el edificio y o bien terminar con todos los terroristas o bien desactivar la bomba. Para ello, cuentan desde un inicio con varios drones terrestres que podrán utilizar para localizar objetivos.

Como se puede apreciar, la dinámica es similar a la de otros ‘Rainbow Six’, solo que en lugar de enfrentarnos a enemigos cuyas posiciones y movimientos podíamos averiguar desde un principio, aquí será todo mucho más difícil. Un auténtico reto para los mejores estrategas.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

Pero dejando a un lado el planteamiento de las misiones, ‘Rainbow Six: Siege’ ofrece una jugabilidad variable basada en nuestro estilo de juego. De esta forma, somos nosotros los que elegimos qué agente queremos llevar en cada misión, poseyendo cada uno de ellos una habilidad única, que va desde poder disparar granadas a través de paredes hasta buscar los latidos de corazones cercanos. Así, las veinte clases que podemos ir desbloqueando están agrupadas por nacionalidades y por tipo de juego, unas en defensa y otras en ataque. Estas unidades pertenecen a grupos especiales de todo el mundo, como son: SAS, FBI SWAT, GIGN, Spetsnaz y GSG 9.

Al iniciar una partida, en función de si nos toca en el bando defensivo o en el ofensivo, tendremos unos segundos para elegir a nuestro personaje, cuyas armas y opciones podemos ir mejorando mediante créditos que obtenemos durante las partidas. Gracias a estas mejoras estaremos mejor preparados y podremos jugar de una forma u otra (sigilo, ataque directo, etc.). Asimismo, Ubisoft ha puesto a disposición de los jugadores una tienda en la que se pueden comprar mediante créditos del juego apariencias para las armas y multiplicadores de experiencia, y mediante dinero real, packs de dinero y créditos que utilizaremos para comprar algunas apariencias más exclusivas.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

Otro de los grandes alicientes de ‘Rainbow Six: Siege’ es la posibilidad de entrar a un habitáculo por multitud de zonas. La gran mayoría de paredes son rompibles, unas en su totalidad, creando zonas de paso, y otras en parte, permitiendo poder disparar por ellas. Para evitar esto, o mejor dicho, para ponérselo más difícil a nuestros rivales, podemos poner maderas en ventanas y puertas o tapiar paredes y ventanas con barreras de metal, lo que evita que un oponente sin habilidades de destrucción pueda atravesarlas.

En cuanto a los modos de juego, tenemos el principal, que enfrenta a cinco jugadores contra otros cinco, alternando escenarios y objetivos, y el modo “Caza del terrorista”. En este podemos jugar junto a otros cuatro jugadores o de forma individual, en el llamado modo Lobo solitario. El objetivo de estas misiones es erradicar a todos los terroristas, controlados por la IA. Este sería el modo que guardaría más similitudes con la conocida campaña de las anteriores entregas.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

Además de los ya mencionados, también hay un modo entrenamiento con 11 escenarios donde conocer las posibilidades que brindan los agentes. Este tipo de juego tiene tres diferentes opciones de dificultad (Normal, difícil y realista), ofreciéndonos cada una de ellas un reto mayor.

Pero como todo juego recién salido, ‘Rainbow Six: Siege’ también tiene algún que otro error o cosa a mejorar. Aunque nosotros no lo hemos percibido directamente, muchos jugadores se quejan de la dificultad a la hora de encontrar partidas. Por otro lado, en el modo ‘Caza al terrorista’ individual, se echa en falta el haber podido contar con un equipo gestionado por la IA al que le pudiésemos dar órdenes.

Análisis de 'Tom Clancy's Rainbow Six: Siege'

Aun así, algo que sí que hay que agradecer es que el matchmaking nos sitúa por norma general con jugadores de nuestra región, por lo que encontrarse con personas de habla castellana es común. Y en este juego, si dedices ser un lobo solitario, estás perdido.

Por otro lado, el juego cuenta con un sistema de niveles que va desbloqueando nuevas opciones, como son el acceder a partidas igualadas o personalizas. Junto a esto, también tenemos los desafíos diarios, que nos otorgan créditos a cambio de acciones. Finalmente, en la página web que Ubisoft ha dedicado a Rainbow Six, podemos encontrar varios extras que nos ayudaran en el juego, como es el caso de la pizarra táctica en la que podremos preparar nuestras misiones.

‘Tom Clancy’s Rainbow Six: Siege’ es uno de los shooters más estratégicos y realistas que hay ahora mismo en consolas. Su cuidada propuesta y la decisión de convertirlo en un juego online hacen de él un juego muy recomendado para todos aquellos que buscan jugar de forma estratégica. Sin lugar a dudas, tras haberlo probado, estamos convencidos de que la decisión de trasladar el juego al online ha sido más que acertada.

Reseña
Jugabilidad
Gráficos
Sonido
Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais.

¡No te vayas sin comentar!