Análisis de ‘Pixel Piracy’

Analisis Pixel Piracy

Primero llegó ‘Minecraft’. Después ‘Terraria’. Ahora, los piratas invaden los juegos de construcción de mundo abierto gracias a ‘Pixel Piracy’. El juego, con un estilo más cercano al segundo mencionado que al primero, pone al jugador en la piel de un pirata que ha de lograr sobrevivir en un mundo cargado de peligros.

Tomando como base un marcado componente RPG (se pueden aumentar las habilidades de los piratas y hay que estar pendiente de sus necesidades) y la exploración de un mapa que se va generando de forma aleatoria, ‘Pixel Piracy’ se convierte en una propuesta que podría haber sido mucho más interesante si no cayera tan rápido en la monotonía.

Analisis Pixel Piracy

El juego, que toma también su estructura de los “Roguelike”, es decir, los clásicos juegos en los que el personaje morirá una y otra vez, pudiendo continuar con otro a partir de ese momento, centra su propuesta en crear un barco cada vez más grande, explorar islas y vencer a enemigos. Y eso es todo.

En el caso del ‘Terraria’ por ejemplo, que es la propuesta más cercana, sobre todo por ser de los mismos creadores, el juego está cargado de enemigos finales y posibilidades de creación, pero la estructura de ‘Pixel Piracy’ hace que a las pocas horas de juego se tenga la sensación de que ya hecho todo lo posible. El único aliciente será continuar creando un barco más grande, descubrir nuevas islas o vencer a los siguientes enemigos.

Analisis Pixel Piracy

En las islas se pueden encontrar además de a indígenas o esqueletos que la protejan, cofres del tesoro, suministros y animales, que dotan al jugador de nuevos objetos para implementar a su tripulación. Por otro lado, cada personaje que el jugador tenga bajo su control, aunque solo se controla directamente al capitán, pudiendo agrupar al resto de los piratas en grupos, irá ganando experiencia que se podrá invertir en mejorar las habilidades de estos. Asimismo, todos ellos tendrán ventajas y necesidades que variarán según su oficio anterior, teniendo que tener siempre en mente la comida o el ron, así como la limpieza de nuestro barco, evitando así que baje la moral.

Además de las islas por descubrir, en ‘Pixel Piracy’ hay ciudades, donde se podrá comprar armas, recursos, habilidades y contratar a nuevos tripulantes, así como una opción para editar el navío con los recursos que se hayan comprado o se hayan saqueado. Esto último se consigue en los enfrentamientos directos con otros barcos, ya que al vencer a los rivales, el juego ofrece la opción de quedarse con el buque vencedor o destruirlo, saqueando su contenido, que se podrá utilizar para mejorar el navío propio o para vender en una ciudad.

Analisis Pixel Piracy

En cuanto a la adaptación de este juego a consolas de nueva generación, la versión que se ha probado para hacer este análisis es la de PlayStation 4 y aunque cumple bien su cometido, hay ciertos botones u opciones que se vuelven bastante caóticas. En este caso se echa de forma clara en falta poder controlar a los personajes con un ratón.

‘Pixel Piracy’, que ha sido traducido al castellano para esta versión, cuenta con una estética pixelada, como su propio nombre indica, que aunque es atractiva, palidece en ciertas ocasiones, como es el caso del movimiento de los personajes. Por otro lado, se echa también en falta una opción multijugador, ya sea a pantalla partida o vía online. Tal vez, futuras actualizaciones hagan de este juego una propuesta más interesante, pero por ahora, hay opciones más entretenidas y completas, como la ya mencionada ‘Terraria’.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.