Chris Ware transforma su portada de The New Yorker en animación

Ware-NY1

La última colaboración del historietista Chris Ware con la revista semanal The New Yorker comenzó siendo una portada y ha terminado convirtiéndose en un emotivo y artístico corto animado sobre las relaciones entre padres e hijos (o mejor dicho, entre madres e hijas). Ware está considerado como uno de los dibujantes más talentosos de su generación, con obras como ‘Jimmy Corrigan: El chico más listo de la tierra‘ o ‘Fabricar historias‘, dos hitos de la novela gráfica que han recibido todo tipo de premios. Ha colaborado en numerosas ocasiones con The New Yorker, y no es la primera vez que experimenta con la narrativa en las portadas e ilustraciones de la revista.

En esta ocasión se trata de una narrativa visual llamada ‘Mirror‘. La portada en sí misma ya parece contarnos una historia: madre e hija mirándose al espejo, sus miradas reflejando diferentes emociones, y el entorno sugiriendo una historia. Y esa historia existe, y Chris Ware nos la cuenta.

cover-story-chris-ware-art Mirror

Antes de abordar esta portada, Ware se puso en contacto con Ira Glass, el creador y presentador del programa de radio ‘This American Life‘, toda una institución de la radio estadounidense. El dibujante le pidió algún audio que “pudiera ser adaptado de algún modo, no solo como portada sino también como una animación que pudiera extender el espacio, y especialmente la emoción de las imágenes habituales del New Yorker”.

Glass respondió a su petición enviándole una conversación con la escritora Hanna Rosin. Ella contó un breve diálogo con su hija Noah, de 13 años, el día en que decidió disfrazarse de Hillary Clinton y maquillarse. Apenas dos frases desencadenaron todo tipo de reflexiones. La historia se convirtió en la portada que habéis visto, y luego se volcó en un vídeo con la colaboración de John Kuramoto. La música del vídeo fue compuesta especialmente para el corto por Nico Muhly, que cuenta con la colaboración de Nathan Scharm en la viola y Fritz Myers al piano.

Ware-NY4

Ware define el corto de animación como un “experimento en la forma narrativa“. Desde The New Yorker, escribe lo siguiente:

Normalmente, cuando se escucha una historia, la mente no solo la ve, sino que siente en imágenes; te imaginas escenas enteras que constantemente revisas y actualizas, prácticamente del mismo modo en que imaginas cosas mientras lees un libro. Esperaba que nuestros dibujos no interferirían con esa danza mental indescriptible, sino que de algún modo, como en mi medio habitual de novelas gráficas, la complementarían.

No nos cabe duda de que ha conseguido lo que pretendía, y para que lo podáis comprobar por vosotros mismos, os dejamos el vídeo a continuación:

Para aquellos que no comprendan bien el idioma, aunque las imágenes son una obra de arte en sí mismas, os contamos el diálogo que se escucha en el vídeo. Como os decíamos, Noah decide disfrazarse y maquillarse, usando máscara de pestañas, lápiz de ojos y brillo de labios, aunque a sus 13 años normalmente no utiliza maquillaje. Hanna Rosin continúa:

No estaba prestándole demasiada atención pero entonces la miré y estas palabras salieron de mi boca (Risas): “Guau, tienes mucho mejor aspecto”. Me sentí mal, y al instante supe las implicaciones que había establecido, y entonces me transporté hacia una terapia dentro de 20 años… “Oh, hubo un momento en el que fue cuando me di cuenta de que mi madre pensaba que yo era el patito feo de la familia”.

Tras la frase, su hija guardó silencio un momento y le dijo “no creo que eso sea algo que se supone que le debas decir a tu hija de 13 años”. Rosin pensó que con la ironía implícita en esta respuesta, su hija intentaba ser amable con ella, pasar la frase por alto, como si supiera lo mal que su madre se estaba sintiendo y quisiera mostrarle esa empatía.

No creo que la frase le hiciera daño, pero creo que la recordará. La verdadera razón por la que me arrepentí inmediatamente fue que incluso aunque nosotras estuvimos de acuerdo en que estábamos bromeando, y todo estaba bien, y ella sabe que yo no la juzgo… una pequeña parte de ella puede estar caminando por la calle y pensando “oh, quizás podría mejorar, quizá podría tener mejor aspecto si llevara máscara de pestañas o maquillaje”.

Ware-NY3

El presentador se pregunta qué diría su hija si le preguntara sobre ese momento, y de hecho la llaman. La chica dice que se ha inflado mucho el hecho ya que no pensó en ello demasiado en su momento. Y añade, bromeando: “Aunque, quién sabe si podría afectarme en un futuro…” y terminan madre e hija riendo juntas. Una historia sobre emociones, sobre la vida y sobre las relaciones, pero sobre todo, un ejercicio de narrativa y de arte como solo Chris Ware es capaz de hacer.

Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.