Crítica de Zootrópolis

En Zootrópolis puede ser lo que desees... si te dejan los animales grandes

Imaginad un mundo en el que los animales han evolucionado. Son los seres inteligentes de un modo de vida en el que no hay humanos. Todos los animales viven en paz, depredadores y “presas”, grandes y pequeños. Es el paraíso, y la capital de este paraíso es Zootrópolis.


La protagonista de la historia es una pequeña y encantadora conejita que está decidida a ser policía, ¡la primera policía conejo de la historia! De hecho, sería el primer pequeño mamífero que lo conseguiría. Y ahí tenemos la primera moraleja de esta historia que está plagada de enseñanzas morales: desde las grandes esferas te dicen que sueñes, que puedes ser lo que quieras ser… pero tanto tus seres más cercanos como la realidad misma te hará ver que eso es poco menos que imposible y, cuando menos, inapropiado.

Decía Orwell en otra fábula moderna “todos los animales somos iguales… pero algunos somos más iguales que otros”. Y eso es a lo que se enfrentará la pequeña Judy, empezando por sus padres (“¿sabes por qué somos tan felices tu madre y yo? Porque no tenemos sueños”), siguiendo por sus superiores, que no le darán ninguna oportunidad, y terminando con el resto de la sociedad.

Crítica de Zootrópolis

Obviamente, esto es una película Disney y eso significa que nuestra heroína luchará contra los prejuicios y, por supuesto, los vencerá. Pero por el camino aprenderá que ella también comete ese “delito” a pesar de su positiva filosofía de vida. Se tendrá que enfrentar con esa realidad, consigo misma, en un momento de máxima victoria, mostrando al público infantil al que se dirige que debemos predicar con el ejemplo, no solo con la palabra.

Pero que mis palabras no os engañen: esto es una película para niños, con mensaje enriquecedor y producción muy cuidada, pero dirigida claramente al público infantil que verá en ella una divertida historia de animales con formas (y reacciones) humanas.

Además de esto, Zootrópolis es un thriller en el que varios depredadores están volviéndose salvajes, irracionales, convirtiéndose en un peligro para todos. Por supuesto, esta locura animal está siendo orquestada por el malo de la historia que nuestros protagonistas tendrán que descubrir y desenmascarar para que todo tenga un final feliz y Zootrópolis vuelva a ser esa ciudad llena de armonía y paz que está en los folletos… aunque a pie de calle sigan exisitiendo rivalidades y rencores.

Crítica de Zootrópolis

Pero para llegar a este final tendremos un divertido y emocionante viaje de algo más de hora y media que no nos dará respiro, ni siquiera a los adultos. Porque si bien es cierto que esta película está claramente dirigida a los niños, y que los adultos no la disfrutaremos igual que otros éxitos de la Casa, la historia nos mantendrá entretenidos y, sobre todo, nos divertiremos mucho.

Los personajes, como no podía ser menos, están diseñados para ser adorables, achuchables y para encariñarnos con ellos desde el primer momento: la valiente y decidida conejita, el astuto zorro Nick (pícaro de gran corazón) e incluso los grandes y temibles animales como el alcalde (el león Lionheart), el jefe de policía (el huraño bisonte Bogo) o el encantador leopardo (Clawhauser) pasando por un yak hippie, un perezoso llamado Flash o la Teniente de Alcalde Bellwether, una tierna y suave corderita.

Crítica de Zootrópolis

Como en casi todas las obras de Disney, el diseño es magnífico y, como si de un tebeo de Jan se tratara, cada milímetro de la escena tiene un chiste a descubrir. Pero, además, hay grandes escenas grandiosas como cuando, siguiendo una pista, los protagonistas llegan a un club… naturista, digamos. O cuando vemos un raterillo vendiendo copias ilegales de películas Disney “versión animal”. Eso sin contar con la excelente escena de la oficina de tráfico…. Sin palabras.

En resumen, una buena película para ir con los niños, con sus aventuras, humor blanco pero bastante inteligente, una trama interesante y unas lecciones morales que nunca vienen mal. No encantará a los adultos como Del Revés, pero también la disfrutaremos y podemos verla sin temor a encontrarnos una historia que nos tome por tontos, a nosotros o a nuestros niños.

Crítica de ZootrópolisLa moderna metrópoli mamífera de Zootrópolis es una ciudad absolutamente única. Está compuesta de barrios con diferentes hábitats como la lujosa Sahara Square y la gélida Tundratown. Es un crisol donde los animales de cada entorno conviven, un lugar donde no importa lo que seas. De hecho puedes ser cualquier cosa, desde un elefante enorme hasta la musaraña más diminuta. Pero cuando llega la optimista agente Judy Hopps, descubre que ser la primera conejita de un cuerpo policial compuesto de animales duros y enormes no es nada fácil. Pero está decidida a demostrar su valía y se mete de cabeza en un caso, a pesar de que eso significa trabajar con Nick Wilde, un zorro parlanchín y estafador, para resolver el misterio.

“Zootrópolis” de Walt Disney Animation Studios es una comedia de aventuras dirigida por Byron Howard (“Enredados”, “Bolt”) y Rich Moore (“¡Rompe Ralph!”, “Los Simpson”) y codirigida por Jared Bush (“Penn Zero: Part-Time Hero”).

“Zootrópolis” llega a los cines el 12 de febrero de 2016.

Reseña
Infantil pero no infantiloide
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

3 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!