“El día en el que perdí mi humanidad” (Análisis de ‘This War of Mine’)

This War of Mine

“En la guerra moderna… morirás como un perro y sin motivo alguno”. Cada día cuando me levanto resuenan en mi mente esas palabras de Ernest Hemingway. Creo que hoy es martes, aunque no estoy del todo seguro, los últimos días han sido muy caóticos y me han hecho perder la cuenta.

Cuando estalló la guerra mucha gente pensó que solo duraría un par de semanas, pero el cercamiento de los rebeldes en la capital a manos de militares duró años. Esto les dejó sin suministros, pero también a nosotros, a los civiles. Mi nombre es John y antes de que estallara la guerra trabajaba como periodista para una web de cómics. Hoy, a duras penas intento escribir estas palabras en mi diario.

This War of Mine

Pongo la radio como de costumbre. Entre ruidos de frecuencias sin uso encuentro una voz que vaticina un duro invierno. Los cinco grados que hay en esta vieja casa en ruinas no hacen más que confirmarlo. Hemos quemado madera, herramientas e incluso libros, algo que me parece un sacrilegio, pero de no hacerlo, estaríamos a unos cuantos grados por debajo de cero e iríamos viendo cómo nuestras pocas fuerzas nos abandonarían poco a poco.

Llevamos unas semanas muy duras. Las últimas veces que he salido a por provisiones me he encontrado con saqueadores que intentaban matarme o con soldados que solo querían aprovecharse de nosotros. Aun así, siempre he logrado llegar a casa, incluso la vez que se me hizo tarde y tuve que lidiar de día con los francotiradores que acechaban desde los edificios en ruinas. Pero Bruno… Bruno creo que no ha corrido la misma suerte. Salió hace dos noches a buscar víveres y medicinas a un viejo supermercado. Yo ya había estado varias veces allí, pero como había tantas cosas, acordamos turnarnos para ir a recogerlas todas. Ya han pasado dos días y Bruno no ha vuelto. Temo lo peor.

This War of Mine

Además de la pequeña Amy, a la que intentamos dar lo poco que nos queda, solo quedamos dos. Katia, que era nuestra negociadora capaz de conseguir cualquier cosa con los supervivientes que se acercaban a nuestra casa, ha enfermado tras llevar varios días sin comer. No tenemos ni medicinas ni forma de crearlas. Nuestra única cama la ocupa ella con el fin de que mejore algo, pero esa ilusión se está desvaneciendo. No sé cuánto aguantará. Solo sé que dormir en el suelo te deja agotado.

Al verla así pienso en el momento en el que perdí mi humanidad. No recuerdo bien si fue con aquel mendigo que me pidió algo de comer en la vieja iglesia. Le tuve que decir que no porque no llevaba nada encima, pero cuando volví al lugar en busca de más provisiones lo encontré muerto en el suelo. Fue un momento muy duro. Pese a ello, creo que fue peor con la pareja de ancianos. Recuerdo estar buscando medicinas y entrar en una vieja casa que habitaban dos personas mayores. Fui a hurtadillas hasta la cocina, pero el hombre me vio y me pidió que no me llevara nada, que su mujer estaba enferma y lo necesitaba para vivir. No le hice caso. Hice como que me iba pero volví y les robé lo que necesitábamos.

Dos días después, cuando regresé a la casa, la pareja yacía muerta. Les había dejado sin medicinas y sin comida y no habían logrado sobrevivir por mi culpa. Eran ellos o nosotros pensé. Los días siguientes fueron duros. Estuve dándole vueltas a la situación, de hecho me viene abajo, aunque gracias al apoyo de Bruno logré salir del bache.

Pero hoy… hoy ya no puedo más. Creo que me iré de aquí con Amy. Le dejaré a Katia un cuchillo por si quiere defenderse de algún saqueador y me marcharé con la pequeña en busca de otra solución. El frío se acerca y no estamos preparados. No tenemos maderas para tapiar las ventanas, ni útiles para crear nuevas herramientas. Nos hemos quedado sin agua y sin nada con lo que cocinar. Esto es el fin.

This War of Mine

Este diario ficticio podría haber sido escrito por cualquiera de los personajes que protagonizan ‘This War of Mine: The Little Ones’, un juego creado por 11 Bit Studios y distribuido por Koch Media que pone de manifiesto los horrores de la guerra. Inspirado en el Sitio de Sarajevo a comienzos de la década de 1990, el juego nos sitúa en la piel de un grupo de supervivientes de una cruenta guerra.

Lejos de ser soldados, como nos suelen acostumbrar la mayoría de videojuegos, ‘This War of Mine’ ofrece una visión de las decisiones que se han de tomar en una situación de conflicto, así como de las repercusiones de estas. El juego, que salvando grandes distancias podríamos decir que es una especie de Sims en la guerra, llega a consolas de nueva generación bajo el nombre de ‘This War of Mine: The Little Ones’ para añadir la perspectiva de los niños a la experiencia. De esta forma, además de poder controlar a personajes adultos, también tendremos la opción de poder elegir a un pequeño, teniendo que solventar otro tipo de necesidades.

This War of Mine

Como se mostraba en el diario, son muchos los peligros contra los que habrá que enfrentarse, contando con una serie de herramientas que podremos usar para salir airosos, como son el poder transformar objetos en alcohol, armas u hornos entre otras muchas opciones.

‘This War of Mine’, que luce una estética similar al carboncillo, presenta un mundo y personajes aleatorios al inicio de cada partida, pudiendo hacer uso del editor de escenario para elegir a quién usar y qué lugares aparecerán. Esto permitirá regular su alto grado de dificultad para poder hacer la partida algo más liviana.

This War of Mine

El juego se puede encontrar tanto en PC, como en consolas de nueva generación (PlayStation 4 y Xbox One), donde se han ido añadiendo todos los extras aparecidos en la versión original. Asimismo, también hay una versión para dispositivos móviles que guarda la mayoría de similitudes con el original. ‘This War of Mine: The Little Ones’ es uno de los juegos más innovadores que han aparecido en los últimos tiempos, ofreciéndonos una visión de la guerra desde un punto de vista mucho más realista para la mayoría de personas.

Reseña
Jugabilidad
Gráficos
Sonido
Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais.

2 Comentarios

  1. Otra frase con la que podría haber comenzado sería la mítica ‘War, war never changes’ pronunciada por Ron Perlman para la saga de los ‘Fallout’. Todo lo que leí sobre este juego son maravillas aunque también dicen que es muy duro y por tu análisis quede patente que si.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.