El Videoclub: La ambulancia

La_ambulanciaEsta película cuenta lo que le puede pasar a un tipo que aborda a una desconocida en la calle.

Esta evidente pero trascendente frase, de tan solo diecinueve palabras, es más que suficiente para servir como motor de arranque a ‘La ambulancia‘, película dirigida en 1990 por Larry Cohen y protagonizada por Eric Roberts (en el papel del dibujante de cómics Josh Baker). El resto del reparto principal está formado por Megan Gallagher (como la agente Sandra Malloy), Red Button (que interpreta al periodista Elias Zacharai), Janine Turner (que encara a Cheryl), Eric Braeden (conocido simplemente como el doctor), Richard Bright (que se mete en la piel del agente McClosky), James Dixon (que hace del detective Ryan) y, por último (y, desde luego que no menos importante), el mismísimo James Earl Jones (que, en esta ocasión, al hacer algo más que prestar su voz, destaca en el papel del teniente Spencer).

James_Earl_Jones

Cinco minutos después de que él se enamorara, ella se desvaneció en el aire.

Como ya avanza la frase inicial del artículo y el eslogan publicitario que corona este párrafo, todo comienza cuando Josh, con la clara intencion de ligar, aborda  a Cheryl, una chica con la que se cruza todos los días, aunque nunca ha tenido el valor de acercarse a ella. A pesar de que no para de recibir calabazas, el joven no ceja en su empeño hasta que, de repente, ella sufre un desmayo. Con una rapidez insólita e inexplicable, aparece una ambulancia (la cual  podemos ver en la foto que hay debajo de este párrafo), que se lleva a la chica de inmediato. Pese a que Josh es informado del hospital al que van a llevar a Cheryl, no tarda en darse cuenta de que ella no está ingresada allí ni en ninguna otra clínica. Así comienza una alucinante trama en la que nada es lo que parece y Josh, con la ayuda de gente como el peridoista Elias Zacharai y los agentes Sandra Malloy, McClosky, Ryan y el teniente Spencer, intenta descubrir por qué, cada vez que un diabético sufre un ataque, aparece una siniestra ambulancia y no se vuelve a saber más de los pacientes. Intriga, acción y unas gotas de humor acompañan al espectador durante la poco más de hora y media que dura el metraje.

Ambulancia

Marvel

Pero, ¿cuál es el motivo más importante para que esta película sea analizada en ‘La Casa de El‘? Por si el hecho de contar  con la presencia del doblador original de personajes tan míticos como Darth Vader o Mufasa por sí mismo no bastase, los fans de Marvel estarán de enhorabuena con el visionado de esta película, ya que, aunque hemos comentado que el protagonista interpreta a un dibujante de cómics, lo que no hemos aclarado es que el lugar en el que trabaja es la Casa de las Ideas, (como se puede comprobar en la imagen que acompaña a este párrafo), lugar donde transcurren algunas escenas de la trama.

Así, a lo largo del metraje, nos encontramos las paredes de la oficina decoradas, además de con el nombre de la empresa, con las figuras de varios héroes y villanos bastante reconocibles como Spiderman, el Capitán América, Hulk, Hulka o el Duende (y un tal Doctor Strong que no debe existir en los cómics, porque no se encuentra ninguna referencia a él en internet). Y, por si esto fuera poco, he dejado para el final lo más importante, ya que podemos disfrutar de la siempre agradable presencia del mismísimo Stan Lee, que interpreta un pequeño papel en el que hace de sí mismo (y, por supuesto del jefe de Josh).

Aunque siempre resulta una lectura interesante, hay ocasiones en  las que no tenemos acceso a una declaración escrita sobre lo que opina el director del trabajo del protagonista pero, en este caso concreto, podemos leer lo que Larry Cohen, que no habia tenido contacto previo al rodaje con el protagonista de la película, dijo sobre Eric Roberts, según el libro ‘Cohen & Lustig. A. Sala y otros. Semana de cine fantástico y de terror. San Sebastián‘, fechado en 1998, en el que reza lo siguiente:

Procure dirigirle para que interpretara el papel del modo más simpático posible. (…) Yo intenté que hiciera un personaje amable con el que la gente pudiera identificarse. Después, mucha gente me dijo que había sido una interpretación mucho mas suave y cálida de lo que es habitual en el actor.

Da igual que seas fan de las películas de este género, un marvelita convencido o simplemente quieras pasar un buen rato palomitero en el sofá del salón de tu casa. En cualquiera de los tres casos disfrutarás con este largometraje, cuya frase final nos vuelve a recalcar en dieciséis escuetas palabras, por si no nos había quedado suficientemente claro ya, que es peligroso comportarse como el protagonista del filme:

Y esto es lo que te puede pasar por hablar a una desconocida en la calle.

Seguro que más de uno, tras ver esta película, se lo pensará dos veces antes de hacerlo.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.