Reseña de ‘Las Puertas de Anubis’

Las Puertas de Anubis¿Quién no ha fantaseado alguna vez con viajar a través del tiempo? Con contemplar los grandes hitos de la historia a través de tus propios ojos, conocer a ese escritor al que tanto admiras o cambiar algunos de los errores del pasado y sentir que eres el dueño de tu propio destino. El Londres del S.XIX te aguarda entre las páginas de ‘Las Puertas de Anubis’, una novela donde además de caminar por las calles inglesas, podrás hacer alguna que otra parada por el imperio de las pirámides, por el cálido y desértico Egipto.

El protagonista que te acompañará en este viaje es Brendan Doyle, un profesor de literatura que deja atrás sus lecciones literarias en 1802 para volver al 1810 y dar una conferencia en Londres sobre el clásico escritor Samuel Taylor Coleridge. El periplo se complica y deja de ser un breve paseo por el S.XIX.  El joven Doyle tendrá que afrontar una aventura tras otra, atrapado en ese tiempo y en algún pasado o futuro.

Las Puertas de AnubisSus pasos se cruzan con la magia, la que parece ser su billete de vuelta al hogar no hará otra cosa que no sea complicar su regreso. Los hechiceros usan sus poderes y la ciencia oculta para tratar de modificar la historia ya escrita y crear una nueva para su propio beneficio. Una constante lucha entre lo mágico y lo ordinario donde no solo hay saltos en el tiempo, sino también en los ciclos de la propia vida de los personajes.

La verdadera magia la consigue el inventor de esta máquina del tiempo: Tim Powers. El escritor te envuelve en una trama sencilla y compleja a la vez. Puede que eches de menos tu siglo mientras lees ‘Las Puertas de Anubis’, lo que no echarás en falta son los detalles. Acabarás conociendo las calles, las tabernas, los hostales… cualquier rincón de Londres en el S.XIX. Entre esos recovecos el autor estadounidense te presentará a toda clase de personajes, hasta llegar a algunos más siniestros que representan las más negras oscuridades.

Doyle deberá enfrentarse a ellos por muy terroríficos y espeluznantes que sean, y estarás ahí para verlo. Con las descripciones de Powers tu mente creará a personajes como Horrabín, un brujo enmascarado bajo las pinturas y vestimentas de un payaso, al mando de una banda de mendigos a los que acoge en su reino, conocido como el “Castillo de las Ratas”.

Los detalles enriquecen a esta novela de ciencia ficción. Antes de que la historia y la fantasía se entrelacen a través de las palabras de Powers, al principio del libro y al comienzo de cada capítulo, el escritor nos regala pequeños fragmentos de otros escritores o intelectuales. No podía haber mejor anfitrión para ello que el filósofo de la naturaleza que reflexionó sobre el mismo tiempo y sus consecuencias, Heráclito marca el inicio de ‘Las Puertas de Anubis’. Tras este, en la misma página, unas palabras de William Ashbless, un poeta ficticio que fue inventado por Powers junto a James Blaylock, hace su primera aparición en el relato. Ashbless es clave en esta historia fantasiosa y revelará una de sus grandes sorpresas.

Tim-Powers

Los personajes se caracterizan por el misterio, por la imprevisibilidad de sus futuros, o lo que resulta más inquietante, de sus pasados. Y es que no sería de extrañar que más de uno se quedará con la boca abierta conforme avanza en esta novela y descubre los secretos o los giros evolutivos de cada uno de ellos.

Alguna risotada se puede escapar también de tu boca, este hábil narrador crea una acción con dosis de humor, sin que lleguen a ser excesivas y sin acabar con la esencia de cada escena en este viaje a través del tiempo. Otra de las características reseñables del estilo de Powers es su talento para escribir símiles o comparaciones. Una de ellas nos deja su reflexión acerca del tiempo, sin duda el verdadero protagonista de esta novela: “El tiempo –enunció con voz solemne–, es comparable a un río que fluye bajo una capa de hielo. Nos rodea como si fuéramos algas, desde la raíz a la punta del tallo, desde el nacimiento a la muerte, y nos hace enroscarnos alrededor de las rocas o los tocones que aparecen en nuestro camino. Nadie puede salir del río porque está cubierto de hielo y nadie puede retroceder ni un solo segundo en su corriente”.

La editorial Gigamesh recupera ‘Las Puertas de Anubis’, una obra de Powers escrita en 1983, ganadora del premio Philip K. Dick Memorial Award. Uno de los mejores trabajos de este autor se ha convertido en una novela que permanece a través del tiempo y va llevando consigo a la ciencia ficción junto a la mano de la historia, envolviendo a su paso a aquel que la tenga entre sus manos.

Tim Powers (California, 1952) es un escritor estadounidense que formó parte de lo que se conoce como “grupo de California”, una agrupación de autores que rodeó a Philip K. Dick. Comenzó a publicar en el año 1975 y es conocido, sobre todo, por sus novelas de fantasías de ambientación histórica.

Brendan Doyle, un profesor de literatura especializado en el romanticismo inglés, es invitado a dar una conferencia sobre Coleridge y a viajar al Londres de 1810 para encontrarse con él. Pero su viaje se complica de forma inesperada y acaba varado en el pasado, prisionero de una compleja red de intrigas que transforma su vida en una pesadilla.

Las puertas de Anubis, verdadera obra de culto de la fantasía, es una de las historias de viajes en el tiempo más elegantes jamás contadas, así como una prodigiosa novela de aventuras repleta de acción, imágenes inolvidables y continuos destellos de un finísimo sentido del humor.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.