El Videoclub: La residencia

La-residenciaAunque por todos es sabido que los americanos siguen estando en la cresta en el tema del cine comercial, hay que reconocer que el mercado español actual se encuentra en una posición que en los años setenta y ochenta no creíamos posible. Gran parte de la culpa la tiene el hecho de que la mayor cantidad de películas patrias que se conocen de aquella época son de humor. Así, nuestras pantallas en dichas décadas estaban plagas de actores como Paco Martínez Soria, Alfredo Landa, Andrés Pajares o Fernando Esteso (por nombrar unos pocos), que eran considerados como las mayores estrellas de la época. Sin embargo, de vez en cuando, a algún director se le ocurría una idea revolucionaria que rompía con las comedias preconcebidas de dichas décadas. Uno de los mejores ejemplos del caso lo encontramos en Narciso Ibáñez Serrador y su siniestra película ‘La residencia‘.

El filme, de casi 100 minutos de duración, vio la luz en 1969. Como se puede apreciar en la foto que corona este artículo, el largometraje está protagonizado por Lilli Palmer (como la señora Forneau). Completando el reparto principal, nos encontramos también con la presencia de Cristina Galbo (que da vida a Teresa), John Moulder Brown (que encarna a Luis), Cándida Losada (que se mete en la piel de la señorita Desprez), Mary Maude (como Irene) y Maribel Martín (que interpreta a Isabelle).

Como el nombre de la película indica, la trama transcurre en una residencia muy peculiar, ya que todas las alumnas que se encuentran alli internas son jovencitas problemáticas. Lilli Palmer dirige el lugar con mano de hierro y prohíbe a su hijo Luis relacionarse con las chicas, ya que considera que el joven necesita una mujer mejor (lo que se traduce como que tiene que ser igual que ella). Cuando algunas alumnas desaparecen de forma misteriosa, lo primero que piensa Lilli es que se han fugado. No obstante, la triste realidad no tarda en salir a la luz: las chicas han sido asesinadas y el culpable se encuentra dentro de la residencia, pero ¿de quién se trata?, ¿por qué mata a las alumnas? y ¿qué pasa con los cuerpos, que no aparecen por ningún sitio? Narciso Ibáñez Serrador nos mantiene con la triple duda hasta el final del filme.

El director crea una atmósfera de suspense al mezclar magistralmente la tensión, la sensación de claustrofobia y el morbo que se encuentran presentes durante todo el metraje, demostrando así que no hace falta un uso excesivo del gore ni la presencia de horripilantes monstruos para hacernos pasar el peor de los miedos: el psíquico. No en vano, estamos analizando una película del mismo creador que la exitosa serie ‘Historias para no dormir’.

Foto-de-la-residenciaSi bien ya hemos dado suficientes datos para demostrar por qué esta película debe figurar en un lugar destacado dentro del cine patrio, también cabe resaltar que, hasta aquel momento, no se había filmado en España ningún asesinato tan explícito mediante el uso de la cámara lenta, lo que debió suponer toda una revolución para los espectadores de la época. De hecho, la película supero la censura de entonces por muy poco y, aún así, se tuvieron que eliminar un par de escenas.

Palacio-de-ComillasTambién resulta curioso el hecho de que, mientras que los exteriores del filme fueron grabados en el municipio cántabro de Comillas (concretamente en la zona donde se encuentra el Palacio de Sobrellano), los interiores se rodaron en un plató que se encontraba contiguo a otro en el que se llevaba a cabo la película ‘Carola de día, Carola de noche’, protagonizada por Marisol, así que nadie debe extrañarse si ve este filme y encuentra el pequeño cameo de Narciso Ibáñez Serrador que, aprovechando uno de los descansos de ‘La residencia‘, realizó en él.

Teresa Hurtado y María Gustafson, que interpretan a dos de las internas de la residencia, también participaron en el mítico programa ‘Un, dos, tres’, que, como todos sabemos, se trata  de otra de las ideas surgidas en la mente de Narciso Ibáñez Serrador. En el concurso, la primera de ellas (que también había colaborado en un capítulo de ‘Historias para no dormir’) se metía en la piel de una de las Tacañonas, mientras que la segunda trabajó de azafata la primera temporada bajo el nombre de Britt.

Por si todo esto fuera poco, también cabe destacar que ‘La residencia‘ fue la primera película española que se rodó por completo en inglés.

Como suele suceder en todos los ámbitos de la vida, siempre hay muchos radicales y extremistas que, con sólo oír que se trata de un largometraje del cine patrio, ya la echan por tierra sin darle la más mínima oportunidad al producto. Mi consejo es que, sea cual sea el concepto que tengas sobre las películas españolas, le des una oportunidad a este filme. Si eres de los que piensa que nuestro cine no merece la pena, cabe la posibilidad de que Narciso Ibáñez Serrador y su siniestra residencia te hagan cambiar de idea.

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.