Escapo: Paul Pope en construcción

Escapo es una mirada a una época en la que se gestaba el estilo de un tipo diferente, atrevido y excitante como pocos. Paul Pope, hoy en día un autor de éxito entre crítica y público, utilizó esta obra que hoy os comentamos como laboratorio artístico, en el que traspasó sus propios límites como dibujante y guionista. Nos asomamos pues a una época en la que Paul Pope tenía el cartel de “en construcción” sobre su propia obra.

Escapo, publicado por Norma
Escapo, publicado por Norma

Empezaré admitiendo que tengo una debilidad por este dibujante tan especial. Me declaro incondicional de su personal forma de entender el cómic, de su mezcla intencionada de colorido pop y cierto toque sórdido en la ejecución final de sus viñetas, de la habilidad de un artista excepcional para la exploración de su universo personal. Cada lectura de la obra de Pope ha resultado una auténtica experiencia que va más allá de las páginas. Es el juego con las sensaciones, con los colores, con las formas y las emociones que consigue a través de su particular trazo, que ponen los cómics firmados por este atrevido dibujante y guionista en un puesto muy elevado en mi lista personal. Por esta página ya hemos hablado de la divertida Battling boy que ha servido de origen a todo un universo de ciencia ficción y fantasía que ha continuado con las aventuras de Aurora West (que, cómo no, también os reseñamos por aquí).

Paul Pope es un autor atrevido, pero también inteligente y cuidadoso, que conoce la alquimia perfecta entre extravagancia y belleza en sus páginas. Es normal que un tipo con este nivel de atrevimiento llame la atención a todos los niveles, y el arte de Batman: Año 100 se vio reconocido con un Esiner. Pero todo ese riesgo narrativo tiene un enorme trabajo de aprendizaje y experimentación a sus espaldas, mucha tinta derramada en la búsqueda de esa combinación perfecta, inédita y rompedora. Escapo es, como decíamos al principio, uno de los primeros pasos de gigante, que establecía las bases del reconocible estilo de Pope. Por supuesto, estas acometidas con sentido artístico más que comercial, se dieron en el mercado del cómic independiente, sin más presión que la propia ambición del artista, olvidando las barreras estilísticas que predominan en el cómic comercial (y que tipos sin complejos como Pope rompen sin piedad con el aplauso de lectores que buscan algo más que posturitas). Es en esta tesitura donde nace Escapo, auténtico amalgama de influencias que dan como resultado algo único y especial.

El extraño mundo del circo
El extraño mundo del circo

Pope no se conforma; es un explorador del medio, aventurero que conforma su mundo sobre los firmes pasos de los maestros. Ha bebido de toda clase de escuelas y movimientos, y se cuenta entre los pocos occidentales que ha trabajado para el mercado japonés, en el reconocido sello Kodansha. Su periodo japonés se encontró con ese fabuloso mestizaje en el arte de Pope, en la que podemos ver el punto de encuentro entre formas tan distintas de entender el cómic como la europea y la americana: desde el trazo duro de Kirby o el dinamismo estilizado de Alex Toth, hasta momentos en los que Pope parece el la versión fantasmagórica de Hugo Pratt. A la mezcla, para Escapo, el artista añadía evidentes influencias del cine mudo, en especial evidentes efectos visuales extraídos de las mejores muestras del expresionismo alemán, gracias a esos escenarios tan cercanos a lo onírico, o la iluminación fantasmal que luce en la mayoría de las escenas de Escapo.

El resultado es una auténtica delicia visual, excepcional paseo por la frontera entre lo clásico y lo rompedor, que entusiasmará a los seguidores de este aventurero gráfico. El atrevimiento con cada aspecto de la narración es la nota dominante, e incluso la manera de introducir el texto en el dibujo da muestras del talento de Pope, que también enseña sus cartas como diseñador.

En Escapo, Pope nos traslada en el tiempo, a una época en la que el circo era el mayor espectáculo del mundo. Hombres y mujeres de una pasta especial se jugaban la vida en números que desafiaban las habilidades del común de los mortales. Escapo es el rey de las fugas, y cada noche ofrece un espectáculo en el que no hay lugar para el miedo.

Las trampas mortales de Escapo
Las trampas mortales de Escapo

Pope construye un mundo de barracas, de nomadismo, de atracciones imposibles, de viajes por la línea que separa lo real de lo fantástico, en un viaje en dirigido en la que la mismísima muerte marca el paso. El reconocido dibujante centra toda su atención en las posibilidades gráficas de la historia, pero no olvida que su arte se cimienta en una historia sencilla, pero contada con una sensibilidad especial. Pope construye una narración sobre cosas tan simples, pero tan potentes, como el amor, la muerte, la inocencia, el desengaño la esperanza y, sobre todo, la valentía y el miedo. En esa dualidad se centra la vida de Escapo, capaz de afrontar desafíos mortales cada día de su vida, pero que ve su mundo descompuesto cuando toma conciencia de su propia debilidad como simple ser humano.

A pesar de esa simpleza en esencia, el relato de Pope está repleto de pequeños detalles, de magnífica construcción de ambientes. Los personajes cumplen su papel, aunque los referentes a los roles clásicos del cine son el pilar sobre los que sostiene Pope a sus creaciones, y hace que rocen el cliché. Por suerte, Escapo es un gran personaje, espejo de contradicciones, que dan contenido a esta fábula de tanta belleza plástica. Las trepidantes trampas que Escapo convierte en simples pasatiempos se dan la mano con esos momentos en los que el héroe se humaniza, y enseña su cara más vulnerable.

Para los que nos emocionamos con el especial talento de Pope, Escapo es un auténtico regalo, que gana enteros con la preciosa presentación elegida por Norma para este tomo, que será de esos que ocupen un lugar visible en vuestra estantería. Gran oportunidad para el reencuentro con este gran artista, de los que hacen grande este medio y trasciende sus limitaciones narrativas y estilísticas de manera orgánica, divertida y valiente.

Escapo está editado por Norma Editorial, en un fabuloso tomo en tapa dura, que contiene 160 páginas a todo color. Esta edición recupera y mejora el material original publicado en origen en 1999, que se acompaña por una galería de grandes dibujantes, que rinden su homenaje a la obra de Pope, como David Rubín, John Cassaday o Yuko Shimizu. El precio de venta al público es de 24 euros.

Paul Pope es un dibujante, guionista y diseñador americano que ha centrado casi toda su carrera en el mundo del cómic. Ha trabajado incluso para el mercado japonés, y su particular estilo le ha granjeado aplausos de crítica y público. Este éxito se ha visto recompensado con premios tan importantes como el Eisner, que ganó por su obra Batman: Año 100.

LA OBRA QUE MARCÓ EL ESTILO CARACTERÍSTICO DE PAUL POPE

¡El desafío! Solo unos pocos viven por y para él. Y de esos pocos, aún menos sobreviven. Para Escapo el desafío lo es todo. Se halle en el miedo, la muerte o el amor, Escapo aceptará el reto. ¿Os atrevéis a ser testigos?

En esta edición ampliada y remasterizada de la obra que marcó su estilo artístico tan característico, Paul Pope se inspira en los escapistas de circo para ofrecer una hermosa fábula sobre la mortalidad, la vida, el miedo y el amor. Entraremos junto a Escapo en las ingeniosas trampas de las que debe escapar para disfrute del público, y conoceremos sus miedos y pasiones mientras saltamos por encima de dientes afilados, aguantamos la respiración bajo el agua y nos zafamos de pesadas cadenas. ¡Bienvenidos al espectáculo!

Ver en Whakoom

Reseña
Dibujo
Guión
Édición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!