Marvel Saga 2: Jessica Jones

Vamos con Jessica Jones, chicos y chicas. El universo Marvel continúa su expansión fuera de las viñetas. A estas alturas es evidente el éxito de la aventura cinematográfica del estudio de La Casa de las Ideas, y estamos deseando ver que nos trae la atractiva fase tres del proyecto. Pero no se queda en las pantallas del cine el invento, y hace ya un tiempo que Marvel se lanzó a las televisiones de todo el mundo, con claras intenciones de exprimir la gallina de los huevos de oro. De primeras, nos encontramos con Agents of S.H.I.E.L.D, serie que aprovechaba el éxito de la primera parte de Los Vengadores. De primeras, resultó una decepción para los fans, pero, por suerte, los creativos de la franquicia se pusieron las pilas y han sabido remontar el vuelo a mitad de aquella irregular primera temporada.

El tomo de Marvel Saga
El tomo de Marvel Saga

A pesar de estos dubitativos comienzos televisivos, parece que Marvel apuesta fuerte por este universo televisivo, y ha encontrado un perfecto aliado en la plataforma Netflix. El reconocido operador de contenidos audiovisuales encontró un filón de categoría a la hora de lanzar series bajo su propia marca, y de esta alquimia inesperada ha surgido una serie que ha cambiado la perspectiva a la hora de plantearse un producto audiovisual basado en superhéroes: Daredevil. Esta magnífica serie ha propiciado el despegue definitivo de Netflix a nivel mundial, puesto que la seriedad con la que la productora se ha tomado su producto es de aplauso. Daredevil demuestra que si se apuesta por un formato adulto e inteligente, se trascienden los clichés y el resultado llama la atención incluso a aquellos que no se acercarían a un cómic ni por accidente.

Tras el éxito de Daredevil, Netflix siguió la búsqueda por el aspecto más sórdido y callejero del Universo Marvel tradicional, y, estaba claro, el encuentro con nuestra macarra favorita era cuestión de tiempo. La llegada de Jessica Jones al formato serie ha hecho que millones de personas descubran a esta particular heroína, que está en las antípodas del glamour de Los Vengadores u otros enmascarados de postín. Jessica Jones, al igual que las aventuras del Hombre sin Miedo han sido un éxito de público y crítica, y contarán con segundas temporadas (la de Daredevil, muy cerca). El origen del diablo guardían de la Cocina del Infierno, a estas alturas, está más que claro, pero no estoy tan seguro de que el gran público sepa a ciencia cierta de donde viene esta autodestructiva detective. Tranquilos, queridos lectores y lectoras, que para eso está La Casa de El. Vamos a poner en perspectiva la historia en viñetas de la señorita Jones, una de las colecciones de más impacto en una época en la que Marvel se aplicó el famoso dicho de renueva o muerte.

Jessica Jones nació en las páginas de Alias, un extraño experimento auspiciado por los aires de cambio que se respiraban en la redacción de Marvel. Durante muchos años, lo que un día fue una editorial pionera y arriesgada se había encajado en un periodo nefasto de malas decisiones editoriales y creativas. Durante los 90, el cómic USA se enfrentó a una encrucijada que definía el negocio para siempre, del que se ha hablado largo y tendido a lo largo de los años. El caso es que Marvel estuvo muy lejos de mantener el tipo y la categoría esperada.

Bendis y Gaydos en acción
Bendis y Gaydos en acción

Años de descalabro efectista se saldaron con enésima revolución interna en las oficinas de La Casa de las Ideas, que terminó con la llegada Joe Quesada, conocido por su habilidad en el tablero de dibujo, al sillón de mando. Quesada era consciente de la escasa credibilidad de Marvel como empresa en esos momentos, y decidió enfocar sus esfuerzos a la recuperación del estatus perdido tras esos años infames (en lo que no todo era infernal, por supuesto). Entre otros muchos riesgos editoriales, Quesada propuso la creación del sello Max, una suerte de versión adulta del universo Marvel ya conocido, donde explorar personajes y situaciones desde una perspectiva diferente, callejera y cotidiana; historias alejadas de las grandes épicas de las colecciones reconocidas de la editorial, destinadas a un público que pedía algo más que lugares comunes.

Alias fue la punta de lanza de este concepto, adentrándose sin tapujos en las intimidades de la comunidad de superhéroes de la Gran Manzana. Brian Michael Bendis era el encargado de traspasar esos límites, en apariencia inamovibles, del género superheroico marca Marvel. Bendis ya era conocido por trabajos en el mercado independiente, centrado en historias de serie negra y de contexto criminal, como Jinx o Torso. Por supuesto, a esas alturas, ya se había paseado por algunas de las editoriales más punteras del mercado USA, siempre armado con su sello personal y cierto aura de independencia. Esos rasgos personales se encuentran en Alias, serie convertida en un sorprendente laboratorio narrativo, en el que Bendis marcaba las fronteras entre el concepto tradicional de cómic Marvel y un nuevo tipo de historias que, sin abandonar del todo la continuidad tradicional de la editorial, buscaban un nuevo enfoque para esos tiempos de cambio.

Bendis se centraba en las peculiaridades de su protagonista, Jessica, una malhumorada detective con muy malas pulgas, y con graves problemas de autoestima a las espaldas. Solitaria, agresiva y con cierto gusto por el alcohol, Jessica no era, para nada, la clase de heroína que espera uno en un cómic bajo el sello Marvel. Todo este bagaje a las espaldas tiene su origen en el pasado de la aguerrida detective, y es que la señorita Jones, durante un breve espacio de tiempo, fue toda una heroína, a punto de ingresar en Los Vengadores. Pero algo truncó ese sueño, algo quebró el espíritu de la que en otro tiempo fue una alegre luchadora contra el crimen. Ahora malvive aceptando casos de moralidad cuestionable y agarrada a una resaca constante. Claro está, sus lazos con los brillantes héroes del Universo Marvel son los culpables de que, de cuando en cuando, los casos que llegan a su mesa sean de una naturaleza diferente. A veces hay que lidiar con el lado oculto de estos seres por encima del común de los normales, y esa es la especialidad de Jessica Jones, quizá a su pesar.

Invitados especiales
Invitados especiales

En esta primera tanda de las aventuras de Alias (rebautizada como Jessica Jones para esta nueva edición, aprovechando la coyuntura televisiva), veremos a nuestra protagonista atrapada en un caso trampa, con cierta leyenda viviente implicada, y cerraremos el tomo con un caso bastante extraño, en el que Bendis medita de manera brillante sobre la fama, la identidad y la obsesión con ser algo más en un mundo en el que lo increíble es cotidiano.

Pero lo cierto es que las tramas, por muy elaboradas que sean (que lo son) quedan en segundo plano gracias al auténtico talento de Bendis: la creación de personajes y la exploración de sus psicologías. Los casos de Jessica no pasarían de una serie negra bien planteada si no fuera por la humanidad de la protagonista. Jessica es un personaje lleno de matices y miserias que la hacen reconocible y cercana, muy lejos de las tribulaciones típicas del héroe de turno. Cuando se arrastra por el fango moral, cuando, incluso, se odia a sí misma, vemos la reacción de una mujer al límite; nos creemos sus devaneos entre la tristeza y la ira. Bendis dota de un contexto magistral a la protagonista, en el que juega con inteligencia entre las bambalinas del Universo Marvel. Las intimidades bajo la máscara quedan al descubierto.

Bendis encontró la visión adecuada para su obra en Michael Gaydos, dibujante extraño, oscuro, y extremadamente personal. El guionista propone una obra compleja, caracterizada por los densos textos y los diálogos como base de la narración. Gaydos se acopla al estilo de Bendis con absoluta dedicación, ofreciendo soluciones visuales de primer orden, que hacen excitante y dinámico hasta el más agotador intercambio de palabras. La repetición de viñetas y el impactante trabajo con los primeros planos hacen de Alias, a pesar de los años transcurridos desde su publicación, una lectura sorprendente y exigente. El realismo sucio se acrecienta por el trazo duro de Gaydos, que da a Alias las hechuras de un cómic independiente en lo estético, algo bastante valiente para la época.

Las portadas de David Mack son un lujo
Las portadas de David Mack son un lujo

Alias generó polémica, claro. El lenguaje directo, rudo y malsonante se conjugaba con una protagonista que era tan libre como deslenguada. Además, estaba la cuestión sexual. La horripilante doble moral en los cómics al respecto del sexo y la violencia ha sido un debate encendido durante décadas, y con Alias se rozaron límites de hipocresía repugnantes. Si hay una escena que trascendió el medio es esa en la que la señorita Jones mantiene relaciones con Luke Cage, en un par de páginas bastante explícitas y directas. Por supuesto, no faltaron los inevitables defensores de la moral metiendo el hocico en un concepto que se les escapaba, puesto que Alias se dirigía a un público adulto. Vieron la “pureza” de su universo infantil mancillada, o a saber, pero en el fondo, había otro debate todavía más chusco, y es que había mentes muy lejos de estar preparadas para ver en viñetas una escena de tal calibre entre una mujer blanca y un hombre negro.

Los debates de este tipo todavía están muy lejos de haberse cerrado en el cómic, pero este momento es uno de esos episodios lamentables que te dejan descolocado. Cuando uno piensa que el cómic se merece cierta identidad como medio adulto, siempre hay alguien que se encarga de hacernos retroceder 30 años.

Quitando anécdotas, Alias, o Jessica Jones, es un gran cómic de serie negra en un contexto superheroico. Ha mantenido el tipo, y tiene su importancia dentro de la historia de Marvel gracias a  esa apuesta necesaria por contenidos dirigidos a un público que reclamaba cambios. Ahora, gracias al éxito de la contrapartida televisiva, es una buena oportunidad para recuperar la colección que cambió tantas cosas.

Marvel Saga: Jessica Jones. Alias, recoge los 9 primeros números de la colección original Alias, publicada en 2001. Para esta nueva edición en formato de lujo, se ha completado el contenido con una buena colección de extras, que hacen indispensable este volumen para los nuevos fans de esta particular detective. El precio de venta al público es de 15 euros.

¡Nueva línea editorial! ¡Las grandes etapas modernas de significativos personajes, en volúmenes autoconclusivos con papel de alta calidad y tapa dura! En este volumen, comienza la aclamada serie en que se basa el último fenómeno televisivo de Netflix. Te presentamos a Jessica Jones. Hubo un tiempo en que fue una superheroína… pero ese tiempo ha pasado y ahora es la propietaria de Investigaciones Alias, una pequeña firma de detectives especializada en casos superhumanos.

Ver en Whakoom

 

¡No te vayas sin comentar!