Crítica de ‘El libro de la selva’

Vuelve a nuestras pantallas la conocida historia de Mowgli, el cachorro humano criado por lobos en la selva. El mayor problema de estas historias, tan conocidas por todos, es hacerlas atractivas al espectador que conoce toda la trama y el final de la aventura. Y ‘El libro de la selva‘ lo consigue.

Dirigida por Jon Favreau (‘Chef’, ‘Iron Man’, ‘Elf’), y basada en las historias de Rudyard Kipling,’El Libro de la Selva (The Jungle Book)’ es una nueva epopeya de acción real mezclada con animales y entornos fotorrealistas generados por ordenador sobre Mowgli, interpretado esta vez por el debutante Neel Sethi que lo hace sorprendentemente bien.

Crítica de 'El Libro de la Selva'

Favreau es consciente de que en la memoria colectiva persiste la versión animada de Disney a pesar de que ya han pasado 49 años desde su estreno. Por eso, el director ha incluido esperadas secuencias y homenajes a aquella versión como dos de las canciones más populares o la mítica secuencia en la que Mowgli y Baloo flotan despreocupadamente por el río. El mismo director afirmó que quería darle un nuevo enfoque a la historia “pero hemos dejado espacio para lo que recordamos de la película del 67 y conservar esos aspectos tan maravillosos”. Lo que ocurre es que este humor “choca” con el aspecto realista de la película.

Crítica de 'El Libro de la Selva'

Este es, sin duda, el mejor aspecto de esta nueva versión del libro de Kipling, la técnica. Han conseguido una interacción fantástica entre el pequeño Neel y los animales y plantas animados que le rodean. Excepto por dos secuencias (debido, seguramente al gran número de animales que aparecen en pantalla), los efectos digitales están tan bien integrados que parece realmente que Mowgli esté hablando, jugando, luchando y montando a los diferentes animales que encuentra en su camino.

Pero esta técnica no abruma los ojos del que está viendo la película, sino que pasa inadvertida, como debe ser, formando parte de la historia y dejándonos disfrutar de la aventura de Mowgli. Llegamos realmente a olvidarnos de que estamos viendo animales generados por ordenador. Y eso se agradece porque una película debe ser una experiencia emocional, debemos identificarnos con el protagonista para poder sentir la historia y emocionarnos con ella, y esto no se puede conseguir con unos efectos que nos saquen de la historia.

Crítica de 'El Libro de la Selva'

Por eso ‘El libro de la selva’ es una buena versión: adapta libremente el clásico libro, respeta (e incluso vuelve a traernos) la encantadora historia animada que conocemos, y consigue emocionarnos y mantenernos atentos y en tensión en una historia que conocemos al detalle, en la que sabemos cuándo y cómo van a ocurrir todos los hechos. Sabemos cómo terminará el enfrentamiento entre Mowgli y Shere Khan, pero aún así temblamos con el pequeño cachorro y suspiramos aliviados cuando consigue zafarse de sus garras.

Crítica de 'El Libro de la Selva'

De esta manera, los responsables de la película han conseguido crear una nueva versión a caballo entre la traslación literal del libro y la copia plano a plano de la película animada, manteniendo en gran parte la alegría de vivir y el humor que transmite la versión de Disney, pero añadiendo algunos toques realistas tomados de Kipling. La selva deja de ser un lugar divertido para convertirse en algo maravilloso pero también muy peligroso y, a veces, tenebroso y oscuro.

En resumen, una vieja historia contada de una forma nueva pero con la sensibilidad y emoción que esperamos de la historia de Mowgli y sus amigos, porque nos volvemos a reencontrar con este pequeño y joven amigo. Porque volvemos a recuperar a los Bagheera y Baloo de nuestra niñez, volvemos a temblar con Shere Khan y, sobre todo, las nuevas generaciones podrán redescubrir la película de Disney… ahora en imagen (casi) real. Una buena película con la que disfrutará toda la familia unida.

Crítica de 'El Libro de la Selva' Dirigida por Jon Favreau (‘Chef’, ‘Iron Man’, ‘Elf’), ‘El libro de la selva‘ está basada en las historias de Rudyard Kipling e inspirada en el clásico animado de Disney. Es una nueva versión de acción real mezclada con animales y entornos fotorrealistas generados por ordenador sobre Mowgli, un niño al que cría una manada de lobos. Mowgli comprende que debe dejar la selva ya que el tigre Shere Khan, que lleva las cicatrices del Hombre, promete eliminar lo que considera una amenaza. El cachorro humano se ve obligado a abandonar el único hogar que ha conocido en toda su vida y se embarca en un fascinante viaje de autodescubrimiento. Sus guías son la pantera Bagheera, convertida en su mentor, y el oso Baloo, un espíritu libre. ‘El libro de la selva’ se estrena el 15 de abril de 2016
Reseña
Altamente disfrutable
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!