Crítica de ‘Victor Frankenstein’

“Ya conoces la historia”. Así comienza esta nueva versión de la obra de Mary W. Shelley: un científico que quiere ir más allá, un monstruo, un rayo… y el ayudante del científico.

Porque esta es la peculiaridad del Frankenstein dirigido por Paul McGuigan. Esta pretende ser una nueva visión del clásico centrándose en Víctor Frankenstein (McCavoy) pero,  y ahí reside la originalidad, contada a través de los ojos de Igor, interpretado por Radcliffe.

Comenzaremos conociendo la historia del famoso jorobado cuando aún no conocía al buen doctor y cuando, de hecho, ni siquiera tenía nombre. Nos encontramos ante una revisitación de este personaje en el que se le ha creado toda una vida anterior: vive en un circo (dada su deformidad es el lugar más obvio) y aquí veremos cómo sufre el desprecio por parte de los miembros, o su amor platónico por una bella funambulista, etc.

Pero todos estos tópicos, todos pretendidos por el director, no molestan por dos motivos principalmente: por su brevedad y por la poderosa fotografía de Fabian Wagner, que nos muestra, primero, un mundo circense que parece sacado de nuestros sueños, entre penumbras. Y, en segundo lugar, visitaremos un Londres cuyos escenarios parecen pinturas decimonónicas: “veremos” el óxido en la atmósfera, la suciedad de las calles embarradas, “respiraremos” ese ambiente cargado… Todo un logro en cuanto a la escenificación.

Las interpretaciones, por su parte, son más que notables. McCavoy construye un doctor Frankenstein mitad genio mitad loco con el que logramos empatizar pese a su verborrea y su hiperactividad, aunque tal vez esté algo sobreactuado en ocasiones. Está convencido de su objetivo como científico, pero no es objetivo: le mueve una tragedia ocurrida muchos años antes y que, realmente, importa bien poco en la trama. Es un científico cegado por sus investigaciones que no ve el peligro, aunque se lo pongan delante.

Crítica de 'Victor Frankenstein'

Radcliffe resulta cuando menos impresionante como el jorobado despreciado por todos, hasta que conoce a Frankenstein y su vida cambia radicalmente. Es una interpretación medida, muy cuidada y no solo en el plano físico. Consigue que veamos al deforme Igor y, como en tantas otras historias, su deformidad exterior encierra una gran belleza interior. Como dice en un momento de la obra, es difícil medir la crueldad de los demás cuando no has conocido otra cosa.

Crítica de 'Victor Frankenstein'

El tercer miembro importante del reparto es el inspector Turpin, interpretado por Andrew Scott (el famoso profesor Moriarty de la serie televisiva Sherlock, del que el McGuigan ha dirigido cuatro episodios). Scott interpreta a un policía inteligente y perspicaz. Se agradece que por fin nos presenten a un personaje de este tipo, un policía que, pese a sus firmes creencias religiosas, no está ciego ante lo que pretende el doctor Frankenstein, al contrario que el resto de Scotland Yard, más preocupados por no ofender a los poderosos que por resolver el caso.

Crítica de 'Victor Frankenstein'

El resto de personajes son, simplemente, meras comparsas del trío protagonista, en especial el inútil interés romántico interpretado por Jessica Brown Findlay, un papel del que perfectamente podría prescindirse y la trama no se resentiría lo más mínimo. Otro punto negativo podría ser la huida inicial, ligeramente excesiva y que tan solo tiene un valor estético. Porque ‘Victor Frankenstein’ bebe mucho de la plasticidad postmoderna del ‘Sherlock Holmes’ de Guy Ritchie, que le da un agradable toque steampunk.

En cuanto al guión, Max Landis toma los dilemas éticos de crear vida y enfrenta a la ciencia y la supuesta blasfemia que es un hombre jugando a ser Dios, incluso de la inmortalidad de Frankenstein, recordado bien como hombre o como monstruo. Pero son en su mayoría diálogos grandilocuentes y vacíos, más para cubrir el expediente que para hacernos reflexionar porque, como digo, se queda solo en la superficie.

Crítica de 'Victor Frankenstein'

En resumen, un buen ejercicio de estética, con un nuevo punto de vista del conocido clásico literario, que resulta un tanto original al centrarse en el personaje (obviado y ninguneado) de Igor. No pasará a la historia del cine pero es un buen entretenimiento y sus dos horas no se hacen aburridas, lo que al fin y al cabo es lo que buscamos en el cine ¿verdad?

Crítica de 'Victor Frankenstein'James McAvoy y Daniel Radcliffe interpretan esta visión de la legendaria historia. El científico radical Víctor Frankenstein (James McAvoy) y su protegido e igualmente brillante Igor Strausman (Daniel Radcliffe) comparten la noble visión de ayudar al mundo a través de sus revolucionarias investigaciones sobre la inmortalidad. Pero cuando los planes de Víctor entran en una espiral fuera de control con consecuencias espeluznantes, Igor es el único que podrá salvarle de sí mismo y de su monstruosa creación. Dirigida por Paul McGuigan, ‘Victor Frankenstein’ se estena el próximo 15 de abril.
Reseña
Atractiva visulmente
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.