Reseña de ‘Orbitador’, de Warren Ellis y Colleen Doran

Orbitador portadaYa he comentado en algunas reseñas que el impulso para leerme un cómic parte de lugares muy diversos. Una gran portada, un título atractivo o unos autores en los que confío pueden ser suficientes para darle una oportunidad a una obra. A veces, claro está, me equivoco. Otras veces, como esta, disfruto de la maravilla de acertar. Y es que aquí era difícil el error: ECC Ediciones publica ‘Orbitador‘, escrita por un autor tan reconocido como Warren Ellis, y dibujada por Colleen Doran, una artista a la que sigo desde que la descubrí en las páginas de ‘The Sandman‘. Y no se puede negar que la portada es una auténtica maravilla. Todo esto configura una obra que se publicó hace ya 13 años, pero por motivos que no comprendo, no nos ha llegado hasta ahora.

Adentrémonos en ‘Orbitador’. No os dejéis engañar por las primeras viñetas: no es una historia de misterio, aunque lo haya, ni de terror lovecraftiano, a pesar de que también estén presentes esas referencias y por momentos lo parezca. Aquí, un Warren Ellis tan bueno como de costumbre cambia de tono y de registro para contarnos una historia de amor. Amor por el espacio, por el universo, por la ciencia ficción, y por la ciencia real, la que no lleva el apellido de ficción pero sueña siempre con dar un paso más. Ellis lo explica al final, en un epílogo que no podéis dejar de leer y que no dejará a nadie indiferente.

Orbitador 1Volviendo a la historia, el autor sabe guardar muy bien la tensión hasta el final, mientras nos va llevando de un personaje a otro, permitiéndonos ver lo que ocurre a través de sus ojos. Colleen Doran pone su estilo al servicio de la historia y nos lleva desde los planos cortos que reflejan perfectamente las expresiones del rostro, hasta los dibujos a toda página para mostrarnos la nave o el Centro Espacial Kennedy. Precisamente las cuatro o cinco primeras páginas son muy impactantes y no precisamente por los diálogos, sino por lo que nos muestran.

Ha habido una decadencia en la humanidad. ¿Crisis económica? ¿Algún desastre natural, quizá, alguna guerra? No lo explican y probablemente no necesitemos saberlo, basta mirar las imágenes del Centro Espacial Kennedy. Lo que fuera un símbolo de progreso y de avance se ve aquí abandonado, dañado y rodeado por un auténtico mar de chabolas habitadas por gente que malvive en la más absoluta miseria. Imposible no acordarse de una película tan reciente como ‘Interstellar‘, de Christopher Nolan, que también presenta un panorama complicado en la Tierra, el abandono de los viajes espaciales, la vuelta a la esperanza. ¿Quizás Nolan leyó ‘Orbitador’? Me parece altamente probable.

Pronto el cómic nos pone en situación en tan solo cuatro viñetas, imágenes televisivas que nos informan de lo que es, al fin y al cabo, el argumento de ‘Orbitador’:

El programa espacial tripulado se canceló por culpa del transbordador Venture. También es el mayor misterio de la historia de los vuelos espaciales tripulados. No en vano, desapareció de la órbita terrestre hace 10 años con una tripulación de siete personas. El último desastre de la NASA hizo que la tierra se centrará solo en programas de vuelos de exploración con robots. Hace una década que no va ningún humano al espacio. El Venture ha regresado a la tierra 10 años después.

El mundo ha abandonado el espacio y con ello ha perdido la esperanza. Nos presentan aquí un paralelismo: el deterioro físico del Centro Espacial, el deterioro social de la humanidad y el deterioro metafísico del pensamiento y las ideas. Vamos a ver la decadencia a lo largo de toda la historia y desde el punto de vista de todos los personajes, aunque solo dure unos segundos. La humanidad ha perdido el rumbo, al abandonar los viajes espaciales hemos perdido nuestro destino en las estrellas. Tenemos aquí a un Warren Ellis siendo más emocional y psicológico que nunca, siendo ambiguo para jugar con los simbolismos todo el tiempo.

Orbitador 2

Los personajes se presentan con pinceladas de carácter pero resulta algo muy efectivo: la antigua astronauta y bióloga Michelle Roberson, el joven genio e investigador Terry Marx, y la psiquiatra Anna Bracken, que trabajó en la evaluación psiquiátrica de la NASA, serán los tres principales. Por breve que sea su presentación y sus escenas, todos son personajes complejos: cada uno tiene su personalidad, sus traumas y sus propias motivaciones ante la tarea que les encargan (motivaciones que la psiquiatra disecciona en varias frases certeras en las páginas 89 y 90).

Hay referencias más o menos sutiles a las obras clásicas de ciencia ficción, y la historia tiene un aire familiar en muchos de sus elementos. Desde ‘Crónicas Marcianas‘ de Ray Bradbury hasta ‘Solaris‘ de Stanislaw Lem, pasando por el optimismo y el amor por la exploración del espacio que destilaba la serie televisiva ‘Star Trek‘: “El espacio, la última frontera”. Precisamente este cómic trata de eso, como Ellis dice en el epílogo, “de volver al espacio y de afrontar el miedo y la adversidad”.

Orbitador 4

Si puede atribuirse un defecto a esta obra es que parece el capítulo piloto de algo más. Me hubiera comprado varios tomos más de ‘Orbitador’: conocer las historias de cada uno de los personajes, saber qué ha ocurrido en el mundo, y, especialmente, averiguar lo que pasa tras el final, ya que no está cerrado. Te quedas con ganas de más, de mucho más, y por eso da pena saber que la historia está acabada, que es solo esto y ya está. Pero quizá era esa la intención de Ellis y Doran: darte las pinceladas de la historia para que la continúes tú en tu cabeza. Hacerte soñar, hacerte mirar al cielo.

En conclusión, y dentro de las subjetividad que caracteriza a cualquier reseña, creo que estamos ante una maravilla, y solo siento que nos la hayamos perdido durante los últimos 13 años. Un cuento de hadas espacial, una advertencia sobre el futuro muy propia de la ciencia ficción, que al mismo tiempo nos ofrece un resquicio de esperanza. Uno de estos casos en el que guionista y dibujante se compenetran perfectamente, saben lo que quieren ofrecer y lo consiguen. Muchos tratan ‘Orbitador’ como una obra menor de Warren Ellis: no lo es. Es profundamente personal, y es brillante.

La edición que nos trae ECC Ediciones es muy buena. Un tomo en cartoné de 112 páginas a todo color, con una portada que como ya he dicho me parece espectacular. La contraportada también merece la pena y los textos que aparecen en ella, así como los de las primeras páginas del libro, presentan un diseño a juego. No falta tampoco en este caso el apartado de extras, breve pero muy interesante: un epílogo de Warren Ellis y algunos diseños de personajes y bocetos de Colleen Doran. Por un precio recomendado de 13,50 euros, no puedo poner ni una sola pega a esta edición.

Orbitador 3

Warren Ellis

Nacido el 16 de febrero de 1968 en Essex, Inglaterra, Warren Ellis es un guionista de cómics y escritor de novelas que se ha convertido en todo un referente de la cultura popular americana del siglo XXI. Su especialidad es la mezcla de crítica sociocultural, tecnología y ciencia ficción, y muchos comparan su estilo con el gore de Garth Ennis.

Pese a haber pasado por la mayoría de las más famosas editoriales americanas (DC Comics, Avatar, Image o Wildstorm), su trabajo más reconocido en la temática superheroica está en Marvel, donde ha guionizado colecciones como ‘El motorista fantasma’ (‘Ghost Rider’), ‘Thor’ o ‘Iron Man’. Además de sus cómics de superhéroes, se hizo muy famoso gracias a ‘Transmetropolitan’ y otras series propias como ‘Global Frequency’, ‘Planetary’ o ‘Nextwave’.

Colleen Doran

Nacida en 1964, esta dibujante y guionista estadounidense ha ilustrado cientos de cómics, siendo considerada una de las 25 mejores creadoras de cómic de todos los tiempos, tanto en la categoría de guionista como en la de dibujante, en la lista elaborada por CBR. Ha trabajado en títulos como ‘Wonder Woman’, ‘Legión de Superhéroes’, ‘Jóvenes Titanes’ o ‘The Vampire Diaries’, pero es especialmente reconocida por su trabajo con Neil Gaiman en ‘The Sandman’. También ha sido muy aclamada por el arte de ‘Gone to Amerikay’, escrita por Derek McCulloch, y por su space opera ‘A Distant Soil’, publicada como autora completa. Más recientemente ha trabajado en la novela gráfica autobiográfica del editor y guionista Stan Lee (‘Amazing Fantastic Incredible Stan Lee’), y en la adaptación del relato de Neil Gaiman ‘Troll Bridge’.

Orbitador portadaORBITADOR

Por fin se publica en España esta novela gráfica de Warren Ellis (Planetary, Transmetropolitan) y Colleen Doran (Gone to Amerikay, Sandman), que versa sobre el regreso del transbordador espacial Venture a la Tierra tras haber desaparecido hace 10 años…

El equipo creativo de Orbitador rinde su particular homenaje a los exploradores espaciales a través de esta obra que combina misterio y ciencia ficción. ¿Qué sucedió con la tripulación del Venture? ¿Por qué su piloto está sumido en un estado catatónico? ¿Cuál es el origen del nuevo instrumental y de la película orgánica que recubre a la nave? Las sorprendentes respuestas, en las páginas de esta espectacular novela gráfica.

Orbitador

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.