Reseña de ‘Batman: Año 100’

Batman es, probablemente, el personaje de cómic americano más popular de la actualidad. Este fama le genera ingentes beneficios a su editorial, DC Comics, y este hecho provoca que el personaje sea continuamente explotado hasta la saciedad. No solo figura en un montón de colecciones albergadas dentro de la continuidad del Universo DC, sino que además se publican montones de versiones alternativas del personaje que no tienen cabida en sus series habituales, muchas de ellas realizadas sin ningún tipo de mimo ni cariño. Por suerte, ‘Batman: Año 100’, publicado entre febrero y mayo de 2006, no se encuentra entre estas…

Batman 100

El cómic nos sitúa en un futuro distópico del año 2039 (año en el que el personaje de Batman cumpliría el siglo, ya que su primera aparición en los cómics fue en 1939) en el que Gotham City se ha convertido en un estado policial, muy al estilo ‘V de Vendetta’. Los ciudadanos viven sumidos en el miedo, sujetos a toda clase de abusos provenientes de las fuerzas del orden, y los agentes federales se ocupan de perseguir a un ser conocido como “Batman” por su supuesta relación con el asesinato de uno de los suyos. Esta leyenda es una anomalía en esta sociedad, ya que el concepto de superhéroe ya no existe sino que es cosa del pasado. Entre las fuerzas locales se encuentra el capitán de la policía Gordon, nieto del comisario Gordon al que todos conocemos. Este está tratando de descubrir quién se encuentra tras la máscara de este Batman mientras investiga el asesinato del agente federal.

Batman 100

Por su parte este Batman tiene, cómo no, a un Robin (que en esta ocasión se llama realmente Robin). Se trata de un adolescente al que adoptó en su juventud y que le sirve de compañero de aventuras y suplente ocasional. El Batmovil es ahora una motocicleta de tecnología punta, similar en cierta manera al Batpod que vimos en la posterior película de Christopher Nolan ‘El Caballero Oscuro’. Además, este Caballero Oscuro se aproxima más al concepto de infundir terror que la mayoría de encarnaciones de este personaje, o eso podemos deducir si nos fijamos en el momento en el que el protagonista se pone una dentadura postiza compuesta por colmillos de aspecto dantesco. Evidentemente, este Batman es inocente del crimen del que se le acusa y ocupa su tiempo investigando el caso.

Batman 100

La pregunta sobre la identidad de la persona que se esconde bajo la capucha de esta leyenda no solo se la plantea Gordon y los federales, sino que el lector es el primer interesado en el tema. La mezcla de realidad y ficción en el que se introduce la trama acompañada de ciertos toques de metalenguaje hacen por momentos que esta cuestión sea lo más intrigante de la historia que se nos plantea en este tomo. Por lo demás, el guion de Paul Pope acaba resultando una gran promesa incumplida. Al comienzo nos podemos hacer ilusiones y pensar que nos encontramos ante una de las mejores historias de Batman, una que pasará a formar parte del panteón de grandes obras del personaje, pero a medida que nos aproximamos al final nos vamos percatando de que la cosa no era para tanto. Estamos ante un gran cómic, eso sí, pero lamentablemente se va a quedar muy lejos del podio. Aunque puede que esta no sea una opinión generalizada, ya que hay que recordar que ‘Batman: Año 100’ ganó en 2007 dos premios Eisner por “Mejor Serie Limitada” y “Mejor Escritor/Artista”.

Batman 100

Donde la obra sí destaca de forma absoluta es en el aspecto gráfico. Si bien el guion podría ser mejor, difícilmente podemos decir lo mismo del dibujo. Cada página dibujada por Pope y coloreada perfectamente por José Villarrubia es todo un disfrute para la vista. El autor nos presenta a un Batman duro, muy físico, que lleva un traje que es más bien un mono de trabajo. El dinamismo visual que Pope imprime en las escenas de acción es totalmente sublime. Bien es cierto que el estilo underground de esta obra pueda ser demasiado grotesco y feísta para el lector de cómics mainstream típico, pero si se le da una oportunidad es probable que haga cambiar de opinión a cualquiera. En alguna parte del trazo de Pope en ‘Batman: Año 100’ se pueden encontrar influencias del manga de forma muy sutil, lo cual tiene su explicación si nos fijamos en los inicios de este autor. Sin embargo sería injusto definir el arte visual de este cómic con unas cuantas etiquetas, ya que se pueden ver influencias de todo tipo, tantas que sería más correcto decir que Pope tiene su propio estilo, y es algo maravilloso.

Batman 100

En definitiva, estamos ante un cómic de lo más recomendable con un dibujo absolutamente fantástico que nos presenta una historia muy alejada de lo habitual cuando hablamos de Batman, con una mezcla de estilos muy variopinta que es todo un soplo de aire fresco en lo que a cómics de superhéroes se refiere. Será difícil para un lector que se acerque por primera vez a Paul Pope con ‘Batman: Año 100’ resistirse a buscar más obras de este autor a posteriori, y eso es prueba suficiente de su calidad.

En lo referente a la edición, hay que decir que este volumen presentado por DeBolsillo viene en formato de tapa blanda con un tamaño de página de 15 x 21 cm. El tomo se puso a la venta en octubre de 2014, contiene 200 páginas a color e incluye los cuatro números de la edición americana de ‘Batman: Year 100’, así como las portadas originales de todos ellos. El precio de venta recomendado es de 14,95 €.

Batman 100

Paul Pope

Nacido en 1970, se trata de un guionista y dibujante de comics estadounidense, reconocido generalmente por su prolífica carrera como artista independiente y transgresor, aunque también ha trabajado en las dos grandes editoriales americanas del medio, Marvel Comics y DC Comics. Sus trabajos más destacados hasta la fecha han sido ‘Batman: Año 100’ (con el que ganó dos premios Eisner en el año 2007), ‘Battling Boy’, ‘The Rise of Aurora West’ y ‘The Fall of the House of West’.

Entre sus grandes influencias, Pope destaca a Daniel Torres, Bruno Premiani, Jack Kirby, Alex Toth, Tony Salmons, Hugo Pratt, Silvio Cadelo, Vittorio Giardino y Hergé.

Batman 100

‘Batman: Año 100’

Gotham City, año 2039. La población vive sometida bajo un estado policial que continuamente vulnera sus derechos.

Un agente federal es asesinado y el sospechoso es un icono del pasado, un personaje que parece haber caído en el olvido. Es Batman. En medio de este caos, el capitán Gordon, nieto del comisario Gordon, se da cuenta de que probablemente el hombre al que buscan no debería existir.

El lector no sabe si este Batman es Bruce Wayne o bien otra persona que ha heredado la responsabilidad de proteger Gotham –incluso de sí misma–. Pope, un artista hábil y visionario, nos presenta a un Batman del futuro que vive en un mundo más oscuro, distópico y corrupto que nunca. Un mundo en el que no hay lugar para una identidad secreta… excepto para Batman. El autor construye un futuro de ciencia ficción que no es tan lejano, y que tiene referentes como 1984, Blade Runner o V de Vendetta. En este futuro Batman ya no es el héroe de la ciudad sino un rebelde del sistema.

Guion: Paul Pope

Dibujo: Paul Pope y José Villarrubia

‘Batman: Año 100’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.