Reseña de Batman: Caballero Oscuro, Ciudad Oscura

Tomo de ECC
El tomo publicado por ECC

Hace apenas unos días reseñamos en La Casa de El Batman: Gótico, un acercamiento a la mitología del Caballero Oscuro perpetrada por Grant Morrison. Como dijimos, en aquellos comienzos, el gusto por lo arcano formaba parte de las obsesiones particulares del escritor escocés, así que llenó las páginas de aquella obra con pactos mefistotélicos, arquitectura mística y elementos del cuento de horror gótico y victoriano, haciendo honor a su título. Años después, cuando recayó en las páginas de la colección regular de Batman, el gusto por lo mágico, mezclado con la habitual psicodelia de este particular autor, también hizo acto de presencia, dejando para el recuerdo una de las etapas más extrañas y fascinantes de la historia editorial del alter ego enmascarado de Bruce Wayne. De hecho, mucho del contenido esotérico de aquel viaje a través de las mil caras del murciélago tienen mucho que ver con el título que hoy os traemos; una serie de relatos, ideados por Peter Milligan, auténtico maestro de las tramas relacionadas con lo oculto y espectral.

Lo curioso  es que en ambos casos hemos de trasladarnos al año 1990, ya que tanto Gótico como estos cómics escritos por Milligan se publicaron a lo largo de ese año, incluso coincidiendo en el tiempo con algunos números. Mientras Morrison llenaba de contenido la recién estrenada cabecera Legends of the Dark Knight, Milligan hacía lo propio con los dos títulos esenciales si hablamos del Caballero Oscuro: Batman y Detective Comics.

En el número 452 de la colección regular del Hombre Murciélago se iniciaba el relato que da nombre al tomo publicado por ECC en sun línea Grandes Autores. Caballero Oscuro, Ciudad Oscura nos traslada a los albores de la historia de Gotham, ciudad indispensable para entender la mitología de Batman, y que Peter Milligan reescribe como un ente casi vivo, cimentada sobre los pecados y la ambición de sus padres fundadores. En el tiempo presente, Batman se enfrenta a Acertijo, presentado por Milligan como un psicópata terrorífico y sanguinario, bastante desatado respecto a versiones anteriores del personaje. De hecho, este espíritu destructivo hace sospechar a Batman que, en este caso, Acertijo actúa sometido a algo más fuerte y oscuro que él mismo, y, por supuesto, el detective no anda lejos de la verdad.

El pasado sacude el presente, y Peter Milligan se encarga de imaginar una Gotham distinta a la que estamos acostumbrados. La presencia del mal en cada rincón de este espejo distorsionado de todas las pesadillas urbanas es algo de sobras conocido por los lectores de Batman. En ocasiones, parece que la cruzada de Batman por el alma de esta ciudad imaginaria es una causa perdida. Milligan se aferra a lo oculto para dar sentido a este camino sin fin hacia la decadencia absoluta; una ciudad que habla, que exige, que prepara el camino hacia su eclosión final con paciencia y crueldad. La presencia de un ente sobrenatural, el demonio Barbathos, hace que el mismo Batman se haga preguntas sobre su propio origen, y la esencia de la ciudad a la que ha jurado proteger.

Batman de Peter Milligan
Gotham te llama

Barbathos y el espíritu totémico del murciélago, la idea de que Batman es una entidad de origen oculto por encima de los traumas de Bruce Wayne, es un camino que, como hemos dicho, recorrería Grant Morrison años después, recuperando muchos de los conceptos trabajados por Peter Milligan en las páginas de Caballero Oscuro, Ciudad Oscura.

Aunque éste es el grueso del volumen, la trama principal se complemente con el resto de historias que escribió Peter Milligan en su estancia como guionista de Batman y Detective Comics. En estos relatos, el escritor no abandona su gusto por el folclore y la magia, ahondando en temas relacionados con lo místico y espiritual. Desde los campos de la Irlanda sacudida por la hambruna a la leyenda judía del Golem, el escritor se adentra en lo desconocido, un camino que a Batman le sienta como un guante. El peso de Frank Miller en la proyección global del Caballero Oscuro condujo al personaje a una visión más realista y urbana, aceptada de manera reverencial por casi todos los autores que continuaron las labores creativas del héroe, pero todavía quedan, de cuando en cuando, autores con personalidad suficiente para romper las reglas sin hacer el ridículo, aunando los diferentes aspectos del justiciero. El contenido fantástico no es tan opuesto a la naturaleza de un personaje de tantas connotaciones nocturnas y mitológicas como es el Caballero Oscuro, empezando por el vampírico atuendo que ha elegido para su cruzada.

Batman por Michael Golden
Batman visto por Michael Golden

En los lápices encontramos al efectivo Kieron Dwyer en la saga inicial del tomo, un tipo que tiene la vista puesta en los clásicos indiscutibles de la colección. De hecho, su trabajo es deudor de Marshall Rogers y Norm Breyfogle, salvando las distancias de un autor mucho más limitado que estas dos leyendas. Pero cumple con su cometido, tiene un gran sentido del ritmo y, como narrador, ofrece alguna solución realmente brillante. Para el resto del tomo, un auténtico lujo de dibujante. Jim Aparo, en mi opinión uno de los mejores dibujantes en la historia de Batman. Clásico, sobrio, elegante… puede que hable el fan cuyas primeras lecturas relacionadas con el Caballero Oscuro estaban ilustradas por Aparo. Es más, incluso diré que, a principios de los 90, el estilo de Aparo se había quedado un tanto perdido en el tiempo. Lo único que puedo decir en mi defensa es que disfruto como un enano con este dibujante, y es precisamente su línea totalmente clásica (que no anacrónica) la razón de su grandísima personalidad en este cómic.

Comentario extra se merecen las portadas, que cuentan con pesos pesados como Mike Mignola y Michael Golden en estado de gracia para dar más valor al contenido de este tomo. Para los que gustan de un Batman que miraba al futuro pero que todavía mantenía el contacto con su magnífico pasado, el Caballero Oscuro se adentraba en una década contradictoria para el mundo del cómic, con dignidad y equilibrio entre lo viejo y lo nuevo. Peter Milligan apuesta por su visión mágica, y la jugada es más que notable.

Batman: Caballero Oscuro, Ciudad Oscura es editado por ECC en su línea Grandes Autores de Batman, en esta ocasión dedicado al autor Peter Milligan. Los seguidores de esta colección ya conocéis el formato; un tomo encuadernado en tapa dura, con 192 páginas a todo color en su interior, incluidas las portadas de los números recopilados. La edición no se acompaña por ningún tipo de extra, y el precio final del producto es de 19,50 euros.

Peter Milligan es imagen destacada de la hornada de guionistas ingleses que desembarcaron el mercado editorial estadounidense durante los años 80. A lo largo de su carrera ha introducido en el género de superhéroes cambios rotundos para dar cierta madurez a los esquemas de Marvel o DC, en colecciones tan rompedoras como X-Statix. En los últimos tiempos ha trabajado para DC, en colecciones como Liga de Justicia Oscura, o la creación de series propias como Blanco Humano.

El aclamado guionista Peter Milligan (Liga de la Justicia Oscura, Blanco Humano) ofrece en estas páginas un relato ya mítico que gira en torno al ocultismo y que logra redefinir por igual a Batman y a Gotham. Este volumen recopilatorio incluye, además, la estancia del guionista británico al frente de Detective Comics

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.