El Videoclub: Ted

TedEn 1995 cambió la forma de ver el cine y la televisión, ya que fue en ese año cuando Pixar estrenó en la gran pantalla el largometraje ‘Toy Story’, que revolucionó la historia del celuloide al ser la primera película hecha absolutamente por ordenador. No obstante, más allá de los aspectos técnicos, fue su argumento lo que cautivó a los espectadores de la época, ya que la premisa del filme era el hecho de que los juguetes cobran vida cuando no los estamos mirando. Dicha idea gozó de tanto éxito que dio el juego suficiente para dos secuelas (más una tercera, cuyo estreno se espera para 2018, además de diversos cortos).

Pero, ¿qué es lo que sucedería si los muñecos de nuestra infancia demostraran estar dotados de vida delante de nosotros? Tuvimos que esperar hasta el año 2012 para conocer la respuesta a dicha pregunta. ‘Ted‘, dirigida por Seth McFarlane y protagonizada por Mark Walhberg (como John Bennet) y Mila Kunis (en el papel de Lori Collins), es un filme de humor gamberro y politicamente incorrecto, que cuenta con 106 minutos de duración, del que  podemos destacar el curioso hecho de que los famosos Nora Jones, Sam J. Jones, Tom Skerrit y Ted Danson se interpretan a sí mismos. Además, en la lengua materna del filme, Patrick Stewart se encarga de narra la historia y es el propio director el encargado de poner voz al oso de peluche en dicha versión original.

La introducción, de la que omito las frases más desagradables e incorrectas, comienza así:

Dicen que la magia desapareció hace mucho tiempo de nuestro mundo. Y que la humanidad ya no puede lograr sus sueños con el poder de los deseos. Para aquellos que han perdido la maravillosa visión de los ojos de la infancia, he aquí la historia de un niño y un deseo de navideño mágico que cambió su vida… para siempre. Todo empezó en 1985, en un pueblo a la afueras de Boston. Era Nochebuena y todos los niños estaban muy contentos. […] John ansiaba de todo corazón tener ese amigo único y verdadero que pudiera considerar suyo y sabía, que si algún día conseguía encontrarlo, no dejaría que se fuera jamás. Bueno, igual que todos los años, por fin llegó la mañana de Navidad. Todos los niños abrían sus regalos con alegría navideña. Y para el pequeño John Bennet ese día de Navidad llegó una novedad muy especial.

Es en ese preciso momento cuando los espectadores conocemos a Teddy, un pequeño oso de peluche que, como sucede con otros muchos muñecos, habla cuando le presionas un parte concreta de su cuerpo

John se encariño de Teddy al instante. Aquel osito tenía algo especial que le hacia sentir, por fin, que tenía un amigo con el que podía compartir sus secretos más profundos. Pero, si hay algo de lo que podemos estar seguros, es de que no hay nada más fuerte que el deseo de un niño. […] Bueno, al final resultó que John eligió la noche perfecta para pedir un deseo […].

No hay que ser ningún lumbreras para imaginar cuál era la mayor ilusión del pequeño. Y, en efecto, el oso de peluche cobró vida. Aquel hecho, que  revolucionó el país, acabo por quedar relegado al olvido con el paso del tiempo. No obstante, los años pasaron y John fue creciendo, pero nunca abandonó a su oso, ya conocido como Ted, al que había hecho la promesa de tener a su lado durante toda su vida. Pero, ninguno de los dos tuvo en cuenta que las cosas serían más complejas cuando John se echase novia. Y, por si el asunto no estaba suficientemente liado, la complicación aumentó con el desconcertante secuestro de Ted.

Resulta bastante curioso comprobar que, con el paso de los años, el oso de peluche demuestra un fuerte deseo sexual, sobre todo si tenemos en cuenta que se deja bien claro que Ted puede tener óptimas relaciones con mujeres del sexo opuesto pese a carecer de órganos genitales.

La película está cargada de varios elementos que harán disfrutar a los fans de los filmes que estamos acostumbrados a reseñar en esta web, ya que se hace referencia a las malas críticas que recibió en 2006 ‘Superman returns: El regreso‘ (mientras nos muestran una foto de Brandon Routh embutido en el traje del héroe) y Sam J. Jones (que, como todos sabemos, interpretó a Flash Gordon en la película homónima de 1980) hace algo más que un simple cameo, como muestra la fotografía.

Sam-j-jones

El éxito del filme fue suficiente para que el largometraje contase con una secuela, cuyo estreno tuvo lugar el año pasado. La crítica se puede leer en este enlace.

Sin duda, si ves la película con mentalidad abierta, lo que implica no tener perjuicios con el humor gamberro y políticamente incorrecto, no hay duda de que disfrutarás con este filme que, sin ser una obra maestra ni pretenderlo, te hará pasar un rato bastante entretenido.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.