Reseña de ‘Firefly: El juego’ y la expansión ‘Entrando a la atmósfera’

Firefly El Juego

Firefly: El juego

La puerta de embarque comienza a abrirse con un sonido metálico que demuestra que la nave ya tiene unos cuantos años a sus espaldas. Hemos invertido 8.000 créditos en esta “vieja chatarra” de clase Firefly a la que hemos bautizado con el nombre ‘Serenity’ y ahora necesitamos rentabilizarla. Pero, ¿cómo? La respuesta la hallaremos jugando al juego de mesa basado en la serie de televisión ‘Firefly’ que Devir ha editado en castellano en nuestro país: ‘Firefly: El juego’.

¿Quién no ha querido encarnar al capitán Malcolm Reynolds y viajar por el Verso? Ahora tenemos oportunidad de hacerlo en un juego que transmite a la mesa la esencia de lo visto en pantalla. La dinámica es muy sencilla: al inicio de la partida elegiremos una carta de objetivos que tendremos que ir cumpliendo para ganar el juego. El primero que lo consiga, se convertirá en el campeón.Firefly El Juego

Para alcanzar esos objetivos tendremos que ir haciendo misiones legales o ilegales a lo largo de la galaxia. Estas las adquiriremos en los planetas o lugares en los que residen los contratistas Harken, Niska, Patience, Badger o Amnon Duul. Las misiones pueden ir desde tener que alcanzar un número mínimo de habilidades, hasta llevar un alijo de un punto de la galaxia a otro. Las más sencillas nos pedirán pocos requisitos para iniciarlas, pero las más difíciles, y por ende mejor pagadas, nos obligarán a tener que contratar una tripulación mejor preparada o ciertos recursos en alguno de los bazares o tiendas espaciales.

Y así iremos viajando por el mapa, deteniéndonos en algunos planetas para comerciar o para permitir que los pasajeros bajen a distraerse y por tanto que estén más felices y sean menos proclives a abandonarnos. También podemos trabajar y ganar 200 créditos en el caso de que andemos cortos de efectivo, o comprar combustible y suministros para hacer más factible nuestro próximo viaje. Cada nave tiene unas características diferentes que unidas al líder, harán que cada partida sea diferente.

Firefly El Juego

Pero como en todo juego que se precie, tiene que haber algo de dificultad extra, ya que no solo va a ser viajar de un punto a otro. Es aquí donde entra en acción el crucero de la Alianza o la nave de los Reavers. Ambas miniaturas están situadas por el escenario y son movidas por los jugadores cada vez que sale alguna de las cartas que lo permite. Un encuentro con la Alianza supondrá tener que pagar multas en el caso de llevar material de contrabando o contar con una ficha de orden judicial, mientras que si son los Reavers quienes nos contactan, tendrá como efecto la muerte de alguno de nuestros tripulantes. Esta opción nos permitirá también dificultar el juego de nuestros adversarios u obligarnos a pensar muy bien nuestros movimientos para evitar enfrentamientos.

La legalidad o ilegalidad de las misiones influirá en los objetivos a completar, que en el caso de ser ilegales nos pedirán alcanzar un número de cartas de mal comportamiento que se obtienen realizando fechorías. Esto nos obligará a tener que evitar a la Alianza a toda costa, pero por contra nos haremos con el favor de algunos contratistas que nos exigen sí o sí este tipo de acciones. Una vez adquirida la confianza de alguno de estos procuradores de misiones podremos venderles recursos en cualquier momento desplazándonos a su planeta.

Firefly El Juego

La tripulación de las Firefly podrá ser honesta, deshonesta e incluso fugitiva, otro punto a tener en cuenta a la hora de contratarles, aunque como siempre, los peligros suponen mayores recompensas. En los planetas que disponen de la opción de comercio se podrán comprar además armas y objetos que nos ayudarán a completar algunas misiones de una forma más rápida y segura.

Por último, en lo que a la jugabilidad respecta, ‘Firefly: El juego de mesa’ permite el juego de entre 1 a 5 personas, aunque se aprecia que no está orientado a un solo jugador. Como curiosidad hay que destacar que la versión de Devir ha incluido una quinta nave que la versión americana no tenía (Artful Dodger) y una nueva carta de objetivos. Aun así, algo que se echa en falta es la interacción con el resto de jugadores, ya que salvo comerciar, reclutar a la tripulación desmotivada y perjudicar moviendo la nave de la Alianza o de los Reavers, no hay más acciones con las que interactuar con nuestros oponentes.

Firefly El Juego

La calidad de los componentes, salvo la de las naves, es muy buena: los billetes están perfectamente ilustrados, las cartas, tarjetas y fichas tienen muy buena calidad y el mapa es suficientemente grande y claro. Aun así, las naves del juego, sin ser de mala calidad, no mantienen el nivel observado en el resto de componentes.

‘Firefly: El juego de mesa’ es un juego divertido, más cercano al género “ameritrash” que al “eurogame”. Con una dinámica sencilla y grandes opciones de rejugabilidad, estamos ante un juego que encantará sobre todo a los amantes de la serie, que verán en todo momento localizaciones y personajes sacados de ella. Su “gran pega”, la poca interacción con otros jugadores, ha sido solventada con la expansión ‘Pirates & Bounty Hunters’ que aún no ha salido en castellano. Esta consigue paliar ese problema y hacer que el juego sea mucho más interactivo y competitivo, por lo que se ha convertido entre los poseedores del juego original en una compra segura. Aun así, en su versión “básica” es un juego muy recomendable para todos los públicos.

En Firefly, basado en la mítica serie de televisión Firefly creada por Joss Whedon, los jugadores asumen el papel de capitanes de sus propias naves mercantes, viajando a través del universo conocido con una escogida tripulación de mercenarios, mecánicos y otros profesionales. Siempre necesitados de dinero para pagar a la tripulación y mantener la nave en condiciones de vuelo, los capitanes se verán obligados a aceptar cualquier trabajo, sea o no legal, mientras reporte beneficios. Clientes traicioneros, patrullas de la Alianza o piratas merodeadores serán encuentros cotidianos en el día a día de una nave mercante.

Firefly es un juego de tablero con una fuerte carga temática que transportará a los jugadores al unvierso de esta mítica serie.

Firefly: Entrando en la atmósfera

Firefly El Juego Entrando en la atmosferaDevir también ha sacado al mercado español la primera expansión del juego, ‘Firefly: Entrando en la atmósfera’, que contiene en su interior 50 cartas nuevas. Estas se dividen en 5 cartas para cada contratista y 5 cartas de recurso para cada zona de comercio, todas ellas diferenciadas con un pequeño icono.

En el caso de las misiones, esta nueva expansión decide centrarse más en los contratos ilegales, encontrando así 8 cartas de carácter legal y 17 ilegal. Como novedad se ha añadido que los encargos tienen una recompensa que varía en función de las habilidades que se tengan, otorgando más créditos en función del número de estas.

Las cartas de compra se dividen entre 9 cartas de tripulación y 16 cartas de objeto y habilidad, como son los chalecos, los enlaces de red, la carabina de Two-Fry o la colección de pistolas de Nandy entre otras.

Firefly: Entrando en la atmósfera es una expansión para el juego Firefly que contiene 25 cartas de trabajo y 25 cartas de suministros. Los nuevos trabajos presentan nuevos desafíos para los capitanes y sus tripulaciones, con recompensas en base a sus niveles de habilidad, mientras que las nuevas cartas de suministro ofrecen nuevas ofertas de miembros de tripulación y equipo especial para ayudar a los capitanes a conseguir sus objetivos.

Reglamento de ‘Firefly: El juego’

Reglamento en ‘Firefly: Entrando en la atmósfera’

Reseña
Muy interesante
Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais.

1 Comentario

  1. Lo recomiendo 100% a todos los fans de la serie. Hable con Devir hace poco y me dijeron que la expansión de Piratas y Cazarrecompensas saldría al castellano durante este año.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.