Revista Plot 2.0 número 7: La muerte de Gwen Stacy

Portada de Plot 2.0
Portada de Plot 2.0

Pertenezco a la generación que descubrió a Spiderman en su camino a la edad adulta, muy lejos de los años de instituto que definieron al personaje en sus inicios. Los muñecos basados en Secret Wars llenaban los estantes de las jugueterías. El siguiente paso lógico era caer rendido al mundo de los superhéroes de Marvel. En esos tiempos, Peter Parker ya había dejado la universidad, se ganaba el pan como podía en la redacción de Daily Bugle, las pasaba canutas para pagar las facturas y la chica que le hacía ojitos era la despampanante Mary Jane. Esa es la chica que acabó en nuestros corazones de marvelitas convencidos como el gran amor del trepamuros. Ahora, Plot 2.0 revisita una saga definitoria en el carácter del personaje estrella de La Casa de las Ideas.

A pesar de ese encuentro con el personaje como veinteañero superviviente, una de las primeras aventuras que leí fue, precisamente, el famoso número 121 USA de la colección del trepamuros, en la infame edición de Bruguera, editada bastantes años antes. Esa clase de cosas que encuentras en mercadillos y kioscos, cuando el cambio de cómics era algo habitual (y única forma de encontrar según qué cosas para el fan de provincias). Por supuesto, en esa lejana primera lectura, se capta el dramatismo del momento, pero desde una perspectiva infantil. Son los años, las lecturas, las comparaciones, las conversaciones con otros auténticos creyentes, las que llevan al análisis intenso de uno de los episodios más importantes de la historia del cómic americano. Ahora, tantos años después, llega este regalo que es el número 7 de Plot 2.0 para recuperar sensaciones y, por supuesto, el descubrimiento de nuevas perspectivas.

Para los que no conozcan esta aventura editorial, lo único que puedo decir de la revista es que se trata de la publicación sobre cómics más completa del mercado. Incluso a nivel internacional, me atrevería a decir. El mimo con el que trata los temas escogidos, la exclusividad de sus contenidos, el cuidado de los detalles y el genial aspecto que luce cada número hacen de Plot 2.0 un indispensable en la estantería de cualquier seguidor de los cómics Marvel.

Hasta ahora, el indomable Ferran Delgado ha dedicado casi todas las revistas a distintos momentos de importancia de la historia mutante (y los que quedan), salvo dos magníficas incursiones en la obra de Walter Simonson. Es más, para este número 7, Delgado nos había prometido un monográfico acerca de los entresijos de la inmortal saga mutante ‘Días del futuro pasado’, pero finalmente se ha decidido por salir de la zona de confort mutante. Dedica este número, casi recién salido del horno, a la revisión de la muerte de un personaje que, a pesar de los años, sigue como parte fundamental de la mitología del trepamuros: Gwen Stacy

Momento clave en la historia del Trepamuros
Momento clave en la historia del trepamuros

Entre otras cosas geniales que ofrece Plot 2.0, a mí particularmente me encanta la posibilidad de, en cierto modo, viajar en el tiempo. Hay un maravilloso empeño por contextualizar la obra en su momento histórico; sus repercusiones, el ambiente general que rodeaba el mercado de los cómics en la época de la publicación de estas grandes historias.

Para la ocasión, Delgado nos traslada a mediados de los 70, atrapados como lectores en una fabulosa reconstrucción de esos años. Encontramos contenidos tan relucientes como una entrevista de Gerry Conway (que acabaría poco después como responsable de Spiderman) al mítico John Romita, ya consagrado como auténtica leyenda del cómic estadounidense. Además, viajamos al interior del Bullpen de Marvel en aquella gloriosa época, con una serie de fotografías que nos descubren el aspecto y la forma de trabajo imperantes en las famosas oficinas de Madison Avenue.

¿Necesitas más contenidos para convencerte? Pues llega el plato principal. El gran reclamo de este número de Plot 2.0 es la comparativa gráfica entre los bocetos originales de Gil Kane y los acabados de Romita, página por página. Una visita al interior de esta obra capital como nunca la habíamos visto. Las diferencias en algunos casos son más que notables; nos cercioramos de la gran importancia de John Romita en el aspecto final de cada una de las viñetas de un número que marcaría la historia del trepamuros.

Además, en un número dedicado a Spiderman, es de justicia la colaboración del que es, posiblemente, el mayor experto en la historia del cabeza de red en este país, Julián Clemente. Su flamante libro sobre la leyenda del personaje es de obligada lectura, y muchos de sus textos ganan fuerza con el acabado gráfico y el cuidado de Ferran Delgado. Pura historia del cómic en el mejor formato posible.

Punto de inflexión
Punto de inflexión

Otras muestras del trabajo casi arqueológico realizado en Plot es la presencia de detalles como avances de prensa y noticias de aquel periodo. La contextualización de muchas de las polémicas que se generaron tras la muerte de Gwen son parte esencial del contenido. Es curioso ver las reacciones de los lectores en los correos recuperados por Delgado. Uno no para de pensar qué hubiese ocurrido hoy en día, en plena era de las redes sociales o foros públicos. Ya entonces, encontramos desde airados comentarios de ira y decepción a otros que daban por supuesto el papel de Gwen Stacy como amor estacional de un joven Parker con toda la vida por delante.

Como digo, muy curioso, que ya entonces había gente que se tomaba las cosas demasiado en serio. La propia naturaleza de la muerte de la joven dio para ríos de tinta a lo largo de décadas. ¿Murió por la acción del Duende? ¿Fue Spiderman el causante último de la lesión mortal de Gwen? En Plot 2.0 se analiza la evolución de este conflicto entre lectores, guionistas y editores acerca de la que es, quizá, la muerte más impactante de la historia del cómic. Incluso se añade una divertida, y algo destructiva, tira acerca del incidente, escrita por el siempre incisivo Fred Hembeck, publicada en 1998. El autor, sin pelos en la lengua, deja muy clara la naturaleza de esta saga, y las consecuencias desastrosas a nivel creativo de años posteriores (saga del clon noventera y resurrección de Norman Osborn mediantes, y otras sandeces). Impagable.

La muerte de Gwen Stacy significó un cambio radical en la concepción del héroe del cómic. No era la primera vez que Spiderman afrontaba la muerte y la tragedia. De hecho, su propio origen está ligado al asesinato de su tío Ben. Aquello fue producto del ego desmedido de un chaval que aprendía muy deprisa lo que es la responsabilidad. La muerte de Gwen nos dejaba una idea terrible sobra la naturaleza de Spiderman, o de cualquier otro héroe desde entonces. Son falibles. El caballero de brillante armadura que siempre salva a la damisela en apuros desaparece de un plumazo, y a cambio recibimos un personaje extraordinariamente acorde al espíritu Marvel, siempre con un ojo puesto en la realidad. Gwen Stacy muere y Spiderman puede hacer poco por evitarlo, salvo llorar la pérdida y aprender, con los años, a vivir con su propia humanidad.

Plot 2.0 es ya un referente de la divulgación del cómic. No sólo es un regalo visual por su cuidado diseño, o los inéditos contenidos que ofrece número tras número. Es un canto a la nostalgia, a las cosas bien hechas, al amor absoluto por el medio. Nos ofrece una nueva lectura de historias que hemos revisado decenas de veces, desde novedosas perspectivas, dese el respeto máximo por los autores y por los lectores. Invita a la reflexión, al mismo tiempo que da identidad al cómic como forma narrativa única e incomparable. Un auténtico lujo disponer de esta publicación, chicos y chicas.

Otro momento clave de la saga
Otro momento clave de la saga

La muerte en el cómic, a día de hoy, es una anécdota sin importancia. Parece que los personajes son incapaces de quedarse en sus tumbas por mucho tiempo.El eterno retorno ya resulta pesado y falto de sorpresas. Pero hubo una época en la que la muerte significaba, a todos los niveles. Era trascendente y definitiva, dejaba el vacío y la soledad anclada en los corazones de los supervivientes. sometía el resto de sus vidas a las consecuencias de la pérdida. Con los años, hemos visto como historias míticas, definitorias, eran mutiladas en esencia por la falta de habilidad de autores sin ideas, demasiado esclavos del pasado.

Al final, Gwen Stacy ha sido maltratada de mil maneras absurdas incluso después de muerta. Exactamente igual que el otro gran secundario de la historia, Norman Osborn. Sus regresos o malabares con el pasado han estropeado sin miramientos gran parte de su encanto. Todo parece apuntar a que Gwen no ha dicho su última palabra, por los avances que nos llegan del otro lado del Atlántico. Gracias a este número 7 de Plot 2.0, ignoramos con alegría las maniobras editoriales y miramos al pasado con nostalgia. Con mirada crítica, armados de nuestro ejemplar, sea en la edición que sea, del mítico número 121 de Spiderman. Las grandes historias permanecen. Iniciativas como Plot 2.0 las engrandecen, todavía más.

Plot 2.0 se edita en formato revista gracias al tesón y trabajo casi unipersonal de Ferran Delgado. El número 7 consiste en 96 páginas en blanco y negro, con momentos de excelencia en diseño y presentación como pocas publicaciones en España. Calidad de papel acorde a lo sobresaliente de su contenido, y un interior que es un auténtico regalo a la vista. Imprescindible, la encontrarás en las mejores librerías especializadas al precio de 7,50 euros.

Ver en Whakoom

Reseña
Puntuación general
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!