Crítica de ‘Election: La noche de las bestias’

Crítica de ‘Election: La noche de las bestias’

Volvemos a ese futuro próximo y aterrador en el que los Nuevos Padres Fundadores de América han declarado doce horas seguidas de anarquía desenfrenada para purgar al país y mantener así su grandeza.

Tras una primera parte sorprendente donde vimos cómo se asediaba a una familia en su propia casa, y una segunda entrega en la que recorrimos las calles junto a una serie de personajes viendo el horror y la degradación a la que es capaz de llegar el ser humano, llega esta tercera película que nos sitúa dos años después, en plenas elecciones.

Hace dos años que Leo Barnes decidió no cometer un lamentable acto de venganza en la Noche de las Bestias. Ahora es el jefe de seguridad de la senadora Charlie Roan y debe protegerla durante la campaña presidencial, además de sobrevivir el ritual anual en el que pobres e inocentes son purgados. Pero una traición inesperada les deja en las calles de Washington D.C. durante la única noche en la que nadie puede ayudarlos. Deben sobrevivir hasta el amanecer… o ser sacrificados por el bien del Estado.

Hay dos vertientes argumentales claras en esta saga de películas: la batalla entre gladiadores y locos que da lugar a una orgía de sangre, y la más diluida crítica a los poderes fácticos que sacrifican a personas inocentes para seguir manteniendo su status quo. Cuando la primera purga llegó a los cines en 2013, se convirtió en una sorpresa gracias a su original y perversa premisa. En todo caso, la idea era mucho más inteligente que la película que se escindió de ella.

Crítica de ‘Election: La noche de las bestias’

Un año después llegó la continuación, ‘Anarchy, la noche de las bestias’ y abrió un nuevo mundo ultraviolento que, con un movimiento lateral, salió de la casa para ampliar la visión y mostrarnos cómo se vive esa noche en toda la ciudad.

La película sigue mostrándonos la misma historia de sangre y degradación socio política que hemos visto en las dos anteriores, pero ha decidido seguir el camino de la segunda: mismo protagonista, misma historia (estamos en las peligrosas calles y debemos cruzar la ciudad) y la misma crítica, aunque ligeramente amplificada.

Crítica de ‘Election: La noche de las bestias’

En ‘Election: La noche de las bestias’ dado que estamos en año de elecciones (también en la realidad, por lo que era muy tentador tocar esta idea), la segunda trama ha sido aumentada en tiempo, pero no en detrimento de la línea argumental sangrienta, claro atractivo para una gran parte del público.

Así, conoceremos algo más a los Nuevos Padres Fundadores, sus métodos y algunos amigos (mercenarios profesionales con una demasiado evidente imaginería neo nazi). Los gobernantes están dispuestos a hacer cualquier cosa para que la nueva senadora no consiga ganar las elecciones, por lo que el desencadenante de la trama es completamente previsible: consiguen llegar a ella a pesar del fuerte sistema de seguridad de nuestro conocido Leo Barnes gracias a su poder, dinero y contactos.

El resto también es lo que esperamos: nos han ido mostrado una serie de personajes que sabemos que encontraremos más tarde, en la Noche de las Bestias, en alguno de los dos bandos. Obviamente, los “buenos” acompañarán en su periplo nocturno a la senadora y su jefe de seguridad y, obviamente también, algunos no llegarán vivos. Una de las muchas cosas que hace DeMonaco bien es llevar juntos todos estos personajes, haciendo que lo veamos de una forma natural, y no resulte algo forzado.

A pesar de ello la historia mantiene bien toda la tensión que esperamos de esta historia los que hayamos visto las dos entregas anteriores: seguiremos teniendo algunos sobresaltos muy típicos, y varios personajes aleatorios que encontraremos por la calle, pero la historia nos lleva bastante bien por la historia de huida hasta llegar al final, con alguna que otra sorpresa por el camino.

Crítica de ‘Election: La noche de las bestias’

Esto se debe, en gran parte, a la dirección de James DeMonaco, director de las dos anteriores y que parece que le ha cogido bien el pulso a esta historia. Ayudado de la fotografía de Jacques Jouffret (responsable de varias de las entregas de Transformers), cuyos desenfoques y movimientos de cámara intentan desestabilizar emocionalmente al espectador, haciendo que estemos inquietos durante toda la película.

Las interpretaciones son correctas, bastante medidas y creíbles, aunque tal vez echemos de menos al “Punisher” que vimos en la entrega anterior ya que Frank Grillo, aunque cumple con su papel de soldado más que eficiente, resulta ligeramente más frío e inexpresivo, aunque sea lo que pide su papel.

De cualquier manera, ‘Election: la noche de las bestias’ es lo que los aficionados a la saga de ‘The Purge’ esperan: una noche de sangre y locura con algunos toques de crítica política, todo bañado en una estética de violencia algo fetichista.

election3

Election: La noche de las Bestias’ es la tercera entrega de la saga ‘The Purge’. Hace dos años que Leo Barnes (Frank Grillo) decidió no cometer un lamentable acto de venganza en la Noche de las Bestias. Ahora es el jefe de seguridad de la senadora Charlie Roan (Elizabeth Mitchell) y debe protegerla durante la campaña presidencial, además de sobrevivir el ritual anual en el que pobres e inocentes son purgados.

Dirigida por James de Monaco, está protagonizada por Frank Grillo, Elizabeth Mitchell y Mykelti Williamson entre otros. La película se estrena el 15 de julio.

Reseña
Intensa
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.