Reseña de ‘Capitán Midnight’, el gran héroe de Dark Horse

El primer volumen publicado por Aleta
El primer volumen publicado por Aleta

Si hay algo que define el mundo editorial en el cómic USA es la diversidad. No existe esa dicotomía eterna entre las dos grandes, Marvel y DC, aunque siguen manteniendo su puesto en lo más alto del pedestal. Son decenas de sellos los que disputan el trono, o, por lo menos, ofrecen una alternativa a la oferta evidente de las grandes. Esto se traduce en una cantidad enorme de propuestas, que han enriquecido hasta niveles increíbles el medio. Entre tanta tendencia y experimentación, lo cierto es que los clásicos no pierden fuelle, y todo el mundo quiere su parte del pastel. Los superhéroes viven un momento dulce, así que Dark Horse, hace ya tiempo, recuperó su universo de enmascarados de un eterno limbo. De ahí se escapa este auténtico clásico renovado, que responde al nombre de Capitán Midnight.

En tiempos pretéritos, Dark Horse era la eterna tercera en discordia del mercado americano. Muy lejos de la idea editorial de las dos grandes, esta veterana editorial centraba su catálogo en títulos de autor y franquicias tan potentes como Alien o Terminator. Personajes legendarios como Hellboy nacieron bajo el acomodo de este sello que siempre apostó por el riesgo contra el previsible rumbo del cómic USA. Incluso grandes nombres, como Frank Miller, encontraron en Dark Horse el apoyo para sacar adelante alguna de sus obras más personales. En un momento dado, se adentró en el mundo de los superhéroes con intenciones claras de comer el pastel a Marvel y DC, pero el proyecto quedó en eso, en un intento loable, pero fallido, bastante alejado del espíritu de la editorial.

En esta segunda oportunidad, Dark Horse recupera alguno de esos personajes y los renueva, al mismo tiempo que fabrica un mundo cohesionado, con algunas tramas en común, que une a personajes tan dispares. Por esa página ya se paseó X, la parte bestial y callejera de la propuesta, o su lado mágico con El Ocultista . Con Capitán Midnight, se introduce el concepto más básico de superhéroe, con las miras puestas en el pulp, mezclado con el ritmo del mejor serial de espías.

Nadie dijo que sería fácil
Nadie dijo que sería fácil

El Capitán Midnight no es una creación propia de Dark Horse y de hecho procede de la tradición de la que vienen todos los superhéroes. La primera vez que el mundo conoció a este héroe científico fue en los seriales de radio de los años 40. Ahora, vuelve en forma de cómic, con algunos cambios significativos en espíritu y forma, adaptados a los gustos del siglo XXI. Para esta colección en manos de Joshua Williamson, el héroe de la segunda guerra mundial acaba, en extrañas circunstancias, viajando en el tiempo hacia el futuro.

Jim Albright, el hombre tras la máscara, durante la contienda mundial, entró en contacto con una tecnología imposible, que el desarrolló hasta los límites de la imaginación. La sociedad del siglo XXI bebe de aquellos inventos, que, tras perderse por el tiempo, han acabado en toda clase de manos. Durante aquellos días, Albright luchó contra los nazis, en especial el inventor Ivan Shark. Ambos intelectos se enfrentaron en multitud de ocasiones, hasta que el desquiciado genio de Hitler murió de manera bastante aparatosa. Su perturbada hija, Fury, clama venganza, y se convierte en el mayor quebradero de cabeza del héroe. Tato es así, que al llegar a nuestro presente, descubre que Fury sigue viva, joven y lozana, controlando la mayoría de la tecnología que el creó y, por supuesto, sacando réditos económicos de ello.

Capitán Midnight rinde tributo al espíritu pulp original del personaje, gracias a continuos flashbacks que nos devuelven a la época de gloria de Jim Albright y sus compañeros. Tiempos más inocentes, ingenuos y de claro blanco y negro moral, que tiene muy poco que ver con el complejo mundo de intereses que encuentra en su nueva realidad. Midnight es un hombre de acción, y se toma con ironía algo macarra su situación, pero, claro está, en el fondo es un anacronismo, una pieza fuera de su tiempo, y los problemas de adaptación a esta época son una de las constantes de la serie. Pero no nos confundamos: las reflexiones sesudas y el humanismo no son, precisamente, el punto fuerte de la colección.

¡Acrobacias mortales!
¡Acrobacias mortales!

Lo que prima en la propuesta de Capitán Midnight es la acción, el viaje de un punto a otro con toneladas de explosiones, puñetazos, tecnología completamente loca y giros imprevistos. El retorno del héroe tras su perderse en el tiempo implica muchos intereses y facciones peleando por los conocimientos de un hombre que cambió el mundo. Tan peleón como ingenuo, los descubrimientos acerca de las circunstancias de su regreso son el gran aliciente de una serie que vive de la mezcla entre nostalgia y la intriga del mejor espionaje y ficción política. Lo bueno de este universo de Dark horse es que, como decía hace unas líneas, hay ciertos puntos en común en sus tramas. En general, todo gira alrededor del misterioso proyecto Black Sky, del que el Capitán Midnight tiene mucho que decir sobre su creación.

El desarrollo de la acción es de esos que dejan sin aliento, y Williamson conoce muy bien el tono desenfadado y directo con el que enganchar al lector. Lo cierto es que en estos primeros números de la colección hay pocos altibajos narrativos, porque Capitán Midnight no es una serie que busca trascendencia o cambiar el mundo de la viñeta. Hay muchas ganas de diversión sin complejos. Está muy lejos de ser perfecta, pero, en sus términos, es todo lo que buscamos en un cómic de superhéroes al estilo clásico.

Villanos pintorescos, ¿cómo no?
Villanos pintorescos, ¿cómo no?

En el apartado artístico, mucha presencia española, con Fernando Dagnino como punta de lanza. El problema es que hay demasiado baile de artistas, de muy diferentes habilidades, y en ese sentido sí se pierde cierta continuidad visual. Ninguno de los implicados estropea el resultado, pero una apuesta más potente en este aspecto hubiese redondeado la colección.

Capitán Midnight es diversión con aire pulp, lleno de intriga, de contrastes, de ritmo e ingenio. Lo he pasado en grande, aunque admito que el rollo retro, con la mirada puesta en esos héroes prototípicos de los seriales de radio, me tiene ganado de antemano. Quitando filias personales, creo que los lectores de cómics con más afinidad por el espíritu clásico. Eso sí, Williamson se las apaña para conectar con nuevos seguidores, que encontrarán en las páginas de esta colección un tebeo de superhéroes sin complejos.

Capitán Midnight se publica en España de la mano de Aleta. Hasta el momento tenemos en las librerías dos volúmenes de las aventuras de este héroe científico, en los que se recopilan los 7 primeros números del original USA. El precio al que podrás encontrar estos cómics es de 11,95 el número 1 y 12,95 el segundo. A disfrutar de una excelente lectura veraniega.

Joshua Williamson ha desarrollado su carrera como guionista creando series propias para Image, como Ghosted, o Muerdeuñas. Para otras editoriales, Williamson se encargó de Illuminati, serie recogida en el contexto de Secret Wars, y, por supuesto, Capitán Midnight para Dark Horse.

Fernando Dagnino es un ilustrador y dibujante de cómics nacido en Madrid. Se ha dado a conocer a nivel internacional gracias al trabajo que lleva desarrollando desde 2009 para DC, con intervención en varias de sus colecciones. Además, ha colaborado con Dark Horse en los primeros compases de la colección Capitán Midnight, y ha ilustrado cuentos para niños.

JIM ALBRIGHT era una de las mentes más brillantes del mundo y la mayor esperanza de la ciencia norteamericana. Al serle prohibido alistarse en el ejército, ya que su inteligencia era demasiado valiosa para arriesgarla, Albright se convirtió en el Capitán Midnight, un misterioso héroe que aparecía en el momento preciso para ayudar a los aliados en su batalla contra los nazis…

 

En 1944, desapareció…

 

En la actualidad, un bombardero de la Segunda Guerra Mundial aparece en el Triángulo de las Bermudas, pilotado por un hombre vestido como el Capitán Midnight. Considerado como un riesgo para la seguridad si es quién afirma ser, será retenido en un portaviones de los EEUU, del que huirá en un jet robado.

Ahora, la cacería del Capitán Midnight está en marcha.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!