Reseña de ‘Marvel Gold: Longshot’

El tomo de Panini
El tomo de Panini

La nostalgia es un arma poderosa, bien los saben en el mundillo de la viñeta. La cantidad de reediciones que encontramos en nuestras librerías favoritas dice mucho de cómo funciona hoy en día el mercado, para desgracia de nuestros bolsillos. Especialmente Panini está haciendo una labor de recuperación de sus clásicos bastante importante, con gran cantidad de material que hace años no se asomaba a las estanterías de las librerías. Longshot vuelve a la palestra con todo su sabor ochentero, a pesar de que hace años que perdió el brillo de antaño. La miniserie que nos presentó al personaje, auténtico clásico de culto, se presenta ahora recopilada en el formato Mavel Gold, para disfrute de los muchos fans de la Marvel de mediado de la década de los 80.

Y es que hablar de este tipo suertudo es hacerlo de la época que lo vio nace. El aspecto que luce, la forma de sus aventuras iniciales, los autores implicados, e incluso su edición original son buena muestra de cómo se hacían las cosas en aquel lejano 1985. De hecho, para conocer la génesis de Longshot toca un recuerdo a uno de los personajes claves de la historia de Marvel: Jim Shooter.

Shooter pasó a la historia como un tipo lleno de luces y sombras, tan aplaudido en las reformas iniciales que introdujo en La Casa de las Ideas como odiado por su última etapa al frente de la editorial. A pesar de sus sonados enfrentamientos con autores de primera línea y su puño de hierro a la hora de dirigir el cotarro, lo cierto es que también apostó por nuevos autores y formatos. La aparición de las miniseries permitían tentar el mercado con las posibilidades de algunos personajes con brillo propio en series grupales, al mismo tiempo que jóvenes artistas  escritores encontraban su primera oportunidad. Este es el caso de los dos siguientes protagonistas de esta historia: Ann Nocenti y Arthur Adams.

Nocenti llegó al mundo del cómic un poco por casualidad. De hecho, no era una gran fan del medio en sus comienzos, pero pronto encontró en las viñetas una forma de narrativa con la que se sentía muy cómoda. Nocenti siempre ha sido una autora bastante guerrera, de fuertes convicciones sociales. Su posicionamiento político siempre está presente en sus historias, siempre con el ojo puesto en las problemáticas urbanas y las desigualdades. Al mismo tiempo, la escritora también ha mostrado interés en los argumentos de contenidos mágicos y sobrenaturales, todo un ejercicio de contradicción que, al contrario de lo que se puede pensar, ha dado muchos buenos momentos a Nocenti.

Artista invitado: Spiderman
Artista invitado: Spiderman

Arthur Adams, en el momento en que se edita este cómic, tenía 19 años. Todo un caso de precocidad, y más si tenemos en cuenta que toda su formación como artista era completamente autodidacta. Longshot fue la serie que descubrió a este dibujante al mundo y le puso en el ojo de los lectores, gracias al increíble trabajo realizado en las páginas de esta miniserie.

Dos autores jóvenes, con hambre, imaginativos y dispuestos a romper moldes, apoyados por el editor más contradictorio y polémico de la historia de Marvel. Ese es el caldo de cultivo del que nace el carismático personaje que hoy protagoniza nuestros espacio.

Longshot se presentó como una serie limitada a seis números, donde Nocenti y Adams introdujeron una cantidad ingente de nuevos conceptos y personajes que han terminado como parte fundamental del universo Marvel, sobre todo en el círculo mutante. En este origen del personaje, Nocenti jugó hábilmente con el misterio que rodeaba a su protagonista. Sin pasado, perseguido por enemigos desconocidos, totalmente encantador por ese aire de inocencia algo bobalicona producida por la desconexión total entre Longshot y su mundo adoptivo…

Todas las piezas encajaban para la construcción de un tipo destinado a encandilar a los fans. Además, el diseño ideado por Adams era carne de aplausos en aquella época. El peinado y el llamativo atuendo acercaban más a Longshot a la apariencia de un miembro de Duran Duran más que al tipo en pijama predominante. Su aspecto físico era tan extraterrestre como reconocible, y, a pesar de esa imagen de guaperas insoportable, lo cierto es que la propia inocencia de Longshot hacía casi imposible que odiases al personaje.

Un hombre sin pasado
Un hombre sin pasado

Una vez introducido el protagonista, Nocenti no se durmió en los laureles. No basta con una imagen rompedora. La autora creó todo un universo alrededor de Longshot, tan brutal y violento que contrastaba de manera notable con el caracter alegre y pícaro del protagonista. Veíamos por primera vez el Mojoverso, el despiadado mundo dirigido por este gusano inmundo, donde la raza de Longshot sirve como esclavos a la raza dominante. Nocenti describía una fuerte crítica al mundo de los medios de comunicación y entretenimiento, así como a la sociedad de consumo. El uso de los medios como forma de idiotizar a base de contenidos facilones presagiaba la evolución del espectáculo televisivo en el que hoy estamos inmersos (para desgracia nuestra).

El dibujo de Art Adams se conserva majestuoso e impactante. A pesar de los años, y de lo mal que han envejecido en el aspecto visual muchos cómics de esa época, el trabajo de este imprescindible artista es una delicia en pleno 2016. Detallista hasta la obsesión, maestro en el diseño de los personajes, capaz de dotar de dinamismo a la acción más intrascendente, imaginativo en el diseño de la página, auténtico maestro de la narración gráfica… ¿Se nota mucho que es uno de mis dibujantes favoritos? Es impresionante el grado de madurez que hay en Longshot a nivel visual, si tenemos en cuenta que se trata prácticamente de un debut.

El toque conseguido por Adams para estrellas de la casa como Spiderman, doctor Extraño o Hulka (brillante) es de aplauso. Da la sensación de que Adams es un punto de inflexión, el momento en el que se marca la diferencia entre lo viejo y lo nuevo. En mi opinión, se puede hablar de él como auténtica punta de lanza para toda la generación posterior, que en unos años daría la campanada. Hablamos de los Silvestri, Jim Lee, Mcfarlane…

Nocenti es una escritora muy particular. Densa, con tendencia hacia la reflexión, con gran cantidad de texto en sus cómics, no es una autora típica. No se amedrenta a la hora de marcar el territorio, y su estilo es notable a lo largo de estos seis números. Desde luego, lidiar con la tendencia a la literatura de Nocenti no tuvo que ser nada fácil para Adams, que consigue otro de sus aciertos en el manejo de esta cantidad de texto como parte fundamental de su propuesta gráfica.

Adams a tope desde la primera viñeta
Adams a tope desde la primera viñeta

Es curioso que Panini apueste por un personaje que hace mucho no es de los personajes más aplaudidos hoy día. Desde luego, es de agradecer la iniciativa, tanto para los lectores veteranos que hace mucho no tienen una edición en condiciones de esta serie, como de los nuevos lectores que descubran ahora al héroe exiliado de Mundo Mojo. Los lectores de X-Men verán por estas páginas el nacimiento de villanos como Espiral, y otros tantos elementos que se convertirían en clásicos de la etapa de finales de los 80 de la colección. Y, sobre todo, podremos disfrutar del arte de Arthur Adams pletórico de juventud y dinamismo. Un lujo.

La miniserie de Longshot vuelve en el formato Marvel Gold de Panini. En este libro con solapas de 216 páginas, encontramos los seis números originales de la edición USA de 1985. Además, como extra se incluye la propuesta original de Ann Nocenti, así como una selección de diseños y bocetos de Adams, que dan idea del proceso creativo de la colección. El precio recomendado es de 19,95 euros.

Ann Nocenti comenzó a trabajar en el Bullpen de Marvel a principios de los 80. Ha trabajado como editora y guionista, con etapas importantes al frente de Daredevil. En 1985, crea Longshot con Arthur Adams a los lápices, y se ganan el aplauso de los lectores en una serie considerada de culto. Como editora, ha estado al frente de cabeceras como Uncanny X-Men y Nuevos Mutantes.

Arthur Adams es uno de los artistas más importantes de su generación. Su estilo detallista e impecable le ha alejado de los grandes títulos, por la necesidad de largos tiempos para presentar sus trabajos, incompatibles con las exigencias de la industria. Aún así, se ha ganado el aplauso del medio por sus famosas portadas, y por sus etapas como autor completo de X-Force o los 4 Fantásticos. Fue uno de los fundadores del sello Legend, de Dark Horse.

La miniserie en la que Longshot se presentó en el Universo Marvel, en un único volumen con incontables extras. Descubre a un hombre sin pasado que posee una increíble buena suerte. Ahora debe aceptar su destino de héroe, pero no será fácil.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!