Reseña de ‘Superlópez en el laberinto’

Superlópez-en-el-laberintoUna de las historias más conocidas de la mitología griega clásica son los famosos doce trabajos que Hércules realizó como penitencia, al haber matado a su familia, debido a un ataque de locura provocado por Hera. Dicho mito ha sido homenajeado en numerosas ocasiones, siendo la película ‘Las doce pruebas de Astérix’ (1976) la más famosa de todas. Sin embargo, en este este artículo, analizaremos  la versión gráfica realizada por Jan en el tomo titulado ‘Superlópez en el laberinto‘.

Antes de comenzar con la reseña, conviene repasar el origen del protagonista de este artículo (por si aún queda algún rezagado que no conozca al héroe patrio por excelencia). Superlópez fue creado en 1973 como una evidente parodia de Superman. Ayudado por diversos guionistas anónimos (entre los que podemos destacar a Conti), Jan hizo evolucionar a su personaje, hasta 1979, año en que apareció el álbum de ‘El Supergrupo‘. A partir de entonces, todas las aventuras de Superlópez fueron tanto escritas como dibujadas únicamente por su creador, quien tuvo que acabar por modificar el logo del héroe para no meterse en problemas legales con DC Cómics. Más información sobre el personaje haciendo click aquí.

El tomo comienza con una frase supuestamente inventada por un tal Pikagoras Goras, que reza así:

Todos tendríamos que estar preparados para pasar nuestros doce trabajos de Hércules particulares. ¡Las trampas de la vida son infinitas!

Superlópez-y-la-trampa

Según se nos narra en el tomo, los enemigos de Superlópez están más que cansados de que el héroe estropee todos sus planes. Por ese motivo, deciden celebrar una reunión, en la que los lectores podemos  encontrar rostros tan conocidos como Refuller D’abastos, Escariano Avieso, la banda de Al Trapone, Lady Araña o los primos Chin Chao y Chin Cheta. El plan consiste en raptar a Luisa y Jaime y utilizarlos como señuelo para conseguir encerrar a Superlópez en un laberinto mortal (cuyo plano podemos ver los lectores, a gran escala, en la portada y la contraportada interiores del tomo y, con un tamaño inferior, en algunas viñetas interiores del tebeo), en el cual tendrá que enfrentarse a doce peligrosas pruebas: el león de Nemea, la hidra de Lerna, la cierva de Cerinea, el jabalí de Erimanto, los establos de Augías, los pájaros de Estínfalo, el toro de Creta, las yeguas de Diomedes, el cinturón de Hipólita, el ganado de Gerión, las manzanas del Jardín de las Hespérides el Can Cerbero. Por tanto, la supermedianía de acero (apodo despectivo con el que Luisa tiende a machacar a Superlópez) tendrá que poner a prueba toda su inteligencia y sus poderes para salir airoso de la situación.

Aunque en el tomo echamos de menos a algunos de los secundarios más conocidos, como el jefe de la empresa en la que trabajan Juan y sus amigos, el inspector Hólmez o su avispada hija Martha, no cabe duda alguna de que nos encontramos ante una aventura de Superlópez en estado puro, con todo su humor intacto, como se demuestra en el descacharrante y bochornoso himno con el que los villanos se jactan de su segura victoria contra el héroe, cuya letra no he podido resistir la tentación de transcribir aquí:

Cuando naciste,
¡oh, infausto día!
desastre trajiste
a nuestras vidas.
El tiempo ha pasado
y los desastres han aumentado.
Eres nuestro gran enemigo.
¡Al demonio imploramos
nos dé astucia para acabar contigo!
Cuando ese día llegue,
¡Oh, día feliz!
seremos poderosos,
seremos invencibles,
nuestra será la Tierra
y cuanto ella contiene.
Eres nuestro gran enemigo.
¡Al demonio imploramos
nos dé astucia para acabar contigo!
Cuando ese día llegue,
¡Oh, día feliz!
seremos poderosos,
seremos invencibles,
nuestra será la Tierra
y cuanto ella contiene.
¡Nuestra será, nuestra será, nuestra será!

En lineas generales, si decides comprar este cómic, está claro que eres fan incondicional de Superlópez, de modo que  no saldrás nada decepcionado, ya que el tomo ofrece lo que cualquier seguidor del hombre de acero español espera: acción, aventuras y, sobre todo, toneladas de humor.

El volumen está correctamente editado por Ediciones B, dentro de la colección ‘Magos del humor‘, a color, en tapa dura, cuenta con 48 páginas, su formato es de 21 x 19 centímetros y cuesta 12 euros.

JanJuan López (más conocido como Jan) nació en León en 1939. Ha trabajado como dibujante y guionista tanto en Cuba como en Barcelona. Aunque comenzó su andadura en 1959, alcanzó la fama actual en 1973, gracias a su personaje estrella: Superlópez, al que los lectores han conocido gracias a Bruguera y a Ediciones B. No obstante, Jan también ha trabajado para otras editoriales, como Norma o Forum. Además, es coautor del libro ‘Cómo se hace un cómic’, junto a Mª Dolors Alibés, publicado por Ondas en 1990.

Superlópez, el personaje más popular de Jan, lleva más de cuarenta años dando batalla, desde su primera publicación en 1973. Los mayores malvados que han pasado por las aventuras de Superlópez, trabajarán en equipo para vencer a nuestro héroe. Éste habrá de pasar por una serie de pruebas que le han preparado sus adversarios. Estamos seguros de que los poderes y la inteligencia de Superlópez le harán salir airoso una vez más. ¿Logrará Superlópez salir del laberinto?

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!